El amor está en el aire

1 de cada 50 personas encuentran el amor de su vida en un avión.

VIAJAR
 | 
Foto: izusek / ISTOCK

En muchas ocasiones el amor se encuentra en los lugares más insospechados. Uno puede estar buscándolo durante meses sin resultado alguno y, de repente y sin previo aviso, hallarlo sin querer, sin pretenderlo. Y sorprendentemente el interior de un avión puede llegar a ser uno de los lugares más propicios para enamorarse. Esto es lo que confirma un estudio del banco HSBC que asegura que una de cada 50 personas conocen a su alma gemela durante un vuelo.

La encuesta elaborada por el banco británico, cuyos resultados salieron a la luz el pasado mes de julio, se ha realizado a través de una entrevista a 2.150 personas de 141 países diferentes en la que se les preguntaba sobre las posibilidades de conocer a su futura pareja durante un viaje en avión.

Amor, amistades y socios de trabajo

AleksandarGeorgiev / ISTOCK

El estudio revela que el 50% de las personas han entablado una conversación con un extraño durante un vuelo en alguna ocasión, algo que explica que el 16% de los viajeros hayan creado contactos laborales durante un viaje por el aire y que el 14% de ellos hayan salido de un aeroplano habiendo hecho una sólida amistad para toda la vida. Así las cosas, parece claro que un vuelo resulta el evento propicio para que suceda algo relevante en nuestra vida.

Por otro lado, y ya no por encontrar el amor de nuestra vida sino simplemente por ser educado y tratar de mejorar la convivencia en vuelo, es importante conocer qué acciones pueden molestar o incomodar a nuestros compañeros de viaje. En concreto, el estudio indica que el 48% de los pasajeros no les gusta que otros se quiten los zapatos, mientras que el 65% de ellos ve con malos ojos que alguien trate de forma grosera a las azafatas o azafatos. Además, el 37% se irrita si otro pasajero ocupa demasiado espacio con sus maletas y el 32% odia cuando su compañero ocupa los apoyabrazos que no le corresponden.

Asimismo, para facilitarnos las cosas existen apps que nos conectan con otras personas durante un viaje o incluso en el aeropuerto. Takecoffe, por ejemplo, es una aplicación muy útil porque pone en contacto a viajeros que se encuentran en la terminal esperando su avión y quieren hacer tiempo charlando y tomando un café con un alguien. Inflighto, a su vez, es una app con una función de chat que permite la comunicación entre el piloto y el pasajero y que también promueve las conversaciones entre los viajeros a bordo.