'Allemansrätten' o el derecho sueco a disfrutar de su naturaleza: ¿está todo permitido?

El país escandinavo invita a disfrutar libremente de las actividades al aire libre siempre que se cumpla la regla de oro: no molestar y no destruir.

Beatriz Pérez
 | 
Foto: luza studios / ISTOCK

La naturaleza sueca es variada, única y, sobre todo, libre. Y esta libertad la asegura el derecho al acceso público a la naturaleza o 'Allemansrätten'. Con esta filosofía Suecia invita a todos los interesados a explorar el país libremente y disfrutar de todo tipo de actividades al aire libre. Pero, ¿hasta dónde llegan los límites de este derecho?

Frank and Helena / ISTOCK

Caminatas por los bosques escandinavos, paseos en bicicleta o en caballo, acampadas bajo las estrellas… Son muchas las opciones para disfrutar libremente de la Suecia natural. Incluso, gracias al 'Allemansrätten', se permite recolectar flores o frutos y setas y saborear los productos naturales de manera gratuita. Eso sí, algunas flores como las orquídeas están protegidas en todo el país y se prohíbe su recogida, al igual que en los parques nacionales, donde queda prohibida cualquier recolección.

Zbynek Pospisil / ISTOCK

En cuanto a las acampadas, también existen algunas normas, por ejemplo, las tiendas de campaña no pueden colocarse cerca de casas, en tierras de cultivo o en ciertos parques nacionales o parques de reservas naturales. Además, aunque no haya nada más idílico que disfrutar de una fogata a la luz de la luna, hay que tener en cuenta las prohibiciones de hacer fuego que entran en vigor en algunos lugares del país cuando el riesgo de incendio es alto.

luza studios / ISTOCK

Estas libertades también se extienden de la tierra a los bellos lagos dispersados por todo el país. Así, desde practicar natación hasta navegar con un barco está totalmente permitido… con ciertas limitaciones. Está prohibido navegar y nadar en santuarios de aves y reservas naturales, así como amarrar un bote en un embarcadero que se encuentra dentro de los terrenos de una casa.

janiecbros / ISTOCK

Por lo tanto, todas las limitaciones son lógicas y fáciles de cumplir: vigilar las fogatas para evitar que se propague el fuego, evitar molestar a la fauna del lugar o respetar el 'Hemfridszonen', traducido como 'zona de paz en casa'. Y es que el 'Allemansrätten' ofrece las suficientes libertades para disfrutar de la naturaleza sueca siempre que se siga la regla de oro: no molestar y no destruir.