Alicia Sornosa nos chiva sus destinos favoritos: "Monkey Bay es un trocito del paraíso”

Se cumplen 10 años de su vuelta al mundo en solitario en moto, un hito que la convirtió en la primera mujer de habla hispana en lograrlo. Desde entonces, Alicia noha dejado de viajar: Tanzania, Alaska, Mongolia, Ecuador... lugares y experiencias que forman parte de su último libro, toda aventura comienza con un sí.

María Escribano
 | 
Foto: Alicia Sornosa

LA VUELTA AL MUNDO

Mi gran viaje comenzó en 2011, en menos de tres meses tenía todo solucionado y estaba dispuesta a salir desde Madrid rumbo a Italia. Allí metía mi moto en un carguero hasta desembarcar en el puerto de Alejandría (Egipto). Recorrí este país en medio de un ambiente hostil, a una semana de la explosiva Primavera Árabe. Y los países se sucedieron en África: Sudán, Etiopía y Kenia. En avión hasta India y de allí a Australia, USA, Canadá, México (donde sufrí un terremoto de 7,5 sobre mi moto), Centroamérica y desde Colombia hasta el fin del mundo en Ushuaia. Regresé tras un año y medio desde Uruguay.

Alicia Sornosa.  | Alicia Sornosa

INDIA Y NEPAL

Dos países que conozco desde el interior hasta sus costas o montañas, como los Himalayas o los Annapurnas. Su tráfico es caótico como la vida cotidiana, sobre todo en India, un subcontinente lleno de contrastes, de ricos y pobres y mítico por sus especias y té. El picante siempre está ahí y los colores de los saris de sus mujeres, de las cosas más bellas que he contemplado. Nepal es el hermano pobre, aunque estar allí produce siempre mucha paz, no hay que dejar de comer sus momos, base de la alimentación en el país montañoso, ¡uno de mis platos favoritos!

Con niños en Nepal.  | Alicia Sornosa

CARRETERA AUSTRAL

Siempre encuentras un paisaje al que quieres volver y formar parte de él. A mí me ocurre con la Carretera Austral (Chile). Un lugar lleno de fiordos, glaciares, lagos, salmones y mucha niebla. No hay carreteras y el paisaje de plantas prehistóricas te permite soñar con ser uno de esos primeros exploradores que cortaron árboles para vivir allí. Cada enero viajo con un grupo por este camino, regresando por la mítica Ruta 40 de Argentina.

Carretera Austral, Chile | Alexis Gonzalez / ISTOCK

DE ESPAÑA A JAPÓN

Uno de los viajes por tierra más largos que he hecho, desde Madrid hasta Tokio recorriendo la inmensa Transiberiana, Kazajistán y su población joven y vibrante, Mongolia y el gran desierto de Gobi, la caótica Ulán Bator, la inmensa estatua del Gengis Kan… para visitar al norte y ya en Rusia el lago Baikal y llegar en ferry, a través de la isla rusa de Sakhalin, hasta Honshū. Japón es una mezcla de modernidad y tradición increíble. Y la conciencia de comunidad es tan inmensa que a una española como yo le costó comprenderlo. Si algo tiene Japón que encandile a cualquiera es, sin duda, su gastronomía.

En Cabo Home, Pontevedra.  | Francisco Guitián

DE ETIOPÍA A CIUDAD DEL CABO

Fue un viaje por la espina dorsal africana, siete países en los que destaco Malaui con un trocito del paraíso: Monkey Bay. Me gustó tanto la tranquilidad en ese lago cristalino que estuve más de una semana allí. Durante este viaje de 15.000 km por África recaudé fondos para la perforación de pozos de agua y descubrí lo importante que es para la educación de las niñas. Lesoto y la bajada del puerto de montaña Sani Pass fue lo más temerario que hice y disfrutar de la Costa Salvaje sudafricana, uno de los mejores recuerdos que tengo. Este viaje me valió el premio Mejor Viaje del Año por la Sociedad Geográfica Española, que me entregó D. Felipe VI.

Monkey Bay, Malaui | Nektarstock / ISTOCK