Alejandro Valverde, ciclista

Acaba de ganar su cuarta Flecha Valona (récord en la historia del ciclismo) y es uno de los mejores ciclistas españoles del momento. En mayo arranca el Giro de Italia y este murciano, nacido en Las Lumbreras hace 35 años, luchará por estar en el podio. Lleva unos quinientos mil kilómetros en sus piernas y prefiere, por razones obvias, la playa a la montaña.

Javier del Castillo
 | 
Foto: Victoria Iglesias

A este veterano ciclista le resulta un poco extraño tener que responder a preguntas que quedan al margen de su carrera deportiva. Sin embargo, acaba reconociendo que está bien cambiar de discurso y hablar de los paisajes y escenarios que ha recorrido a golpe de pedal. Desde los Alpes franceses a La Toscana italiana, pasando por los desiertos de Abu Dhabi, los Lagos de Covadonga en Asturias o las montañas de Richmond, en Virginia (Estados Unidos), la bicicleta le ha servido de mirador y de una buena excusa para conocer lugares increíbles.

Una curiosidad: ¿se ven mejor los paisajes subiendo los puertos o bajándolos?

Aunque parezca mentira, se ven mucho mejor subiendo. Vas más tranquilo, aunque fatigado, mientras que bajando solo estás pendiente de la carretera.

En mayo se corre el Giro de Italia, pero antes ha disputado clásicas como la Strade Bianche, la Milán-San Remo y la Tirreno-Adriático... ¿Conoce bien Italia?

He estado en Roma en varias ocasiones y conozco muy bien La Toscana, Milán, Lombardía... Me gustaría tener más tiempo para disfrutar de esos lugares. Desde la bici, cuando vas rápido, no ves nada. En la Strade Bianche se corre por caminos de tierra, entre viñedos, y es muy bonito.

¿Tanto como los Campos Elíseos de París?

París es fenomenal, me encanta, pero como ciudad prefiero Roma. Se dice que París es la ciudad del amor, pero Roma es todavía más bonita. Me entiendo mejor con los italianos que con los franceses, porque son más parecidos a nosotros. Pero respetando a los franceses, por supuesto.

¿Los Pirineos o los Alpes?

Las dos cordilleras son espectaculares, aunque, si tengo que elegir, prefiero los Alpes. Los Alpes son montañas más abiertas, más escarpadas. Me encanta el Galibier, subir a dos mil quinientos metros y ver abajo el valle y todo lo que le rodea.

Hablando de valles, ¿qué recuerdos guarda de Las Lumbreras de Monteagudo, en Murcia, donde pasó su infancia y adolescencia?

El recuerdo imborrable que tengo es el del Cristo de Monteagudo, que se parece bastante al Cristo de Corcovado en Río de Janeiro. La primera vez que subí a verlo me impresionó.

¿Cuántos kilómetros llevará recorridos sobre una bicicleta?

Unos quinientos mil. Habría quemado ya unos cuantos coches. Y les habría tenido que cambiar varias veces los pistones y la junta de la culata.

¿Es el cicloturismo un deporte en auge?

Siempre ha habido mucha afición, pero creo que ha aumentado. En una ruta de 60 kilómetros tienes tiempo suficiente para disfrutar de zonas de una gran belleza natural. Durante el Tour de Francia hay excursiones de cicloturistas que salen unas horas antes de la etapa y hacen el mismo recorrido que luego hacemos los profesionales. Los anglosajones y los americanos hacen muchas excursiones de estas. Participa bastante gente. Disfrutan como aficionados viendo todo lo que rodea a una gran carrera.

Ha competido en Abu Dhabi, Dubai, Qatar... ¿Qué recuerdo guarda de esos viajes?

Cuando sales de las ciudades, solo ves carreteras con rectas de cien kilómetros. Es un mundo muy distinto al nuestro, pero tiene su encanto. Yo aconsejo verlo por lo menos una vez en la vida, para romper con nuestros hábitos. He estado dos veces en Dubai y luego en Abu Dhabi. Conozco además Omán y Qatar. El problema es que en bici ves demasiada arena.

Tantos kilómetros y tantos días seguidos en la bicicleta... No le deben de quedar muchas ganas de viajar.

Cuesta trabajo hacer las maletas, sí, pero a finales de octubre procuro siempre realizar un viaje con mi mujer y mis hijos. Hay meses enteros que no les veo. Tengo mellizos de ocho años, otro de seis y una niña de año y medio. Con mi mujer he viajado tres o cuatro veces a Nueva York. Parece que estás en una película, pues muchos de los sitios ya los conoces por el cine. El año pasado estuve en Virginia, en la ciudad de Richmond, donde se disputó el Mundial de Ciclismo, pero no me gustó mucho. Es una ciudad muy comercial.

Supongo que después de haber subido puertos tan duros, preferirá la playa a la montaña.

Sin lugar a dudas. Pero no me gustan las playas solitarias, como las de Bora Bora. Prefiero las playas de Cancún, donde además de bañarte puedes distraerte haciendo otras cosas.

Y de tanto ir de hotel en hotel, será un maestro haciendo maletas...

Es lo que menos me gusta de mi trabajo. En una carrera como el Tour o la Vuelta cambias catorce o quince veces de hotel. Procuras sacar de la maleta las menos cosas posibles, pero al final tienes que abrirla y cerrarla.

¿Qué sitio elige de España para descansar?

Me gustan mucho las Islas Baleares. Toda la zona de Deià, en Mallorca, y también Ibiza. En Ibiza hay zonas de marcha, pero también tienes rincones muy bonitos para relajarte y descansar.

¿Conoce Colombia, el país de algunos de sus compañeros de equipo?

En Colombia no he estado nunca. Nairo Quintana quiere que vaya, pero todavía no me he animado a hacerlo.

¿África es otra asignatura pendiente?

No. He estado en Ciudad del Cabo y en Johannesburgo. Me sorprendió Ciudad del Cabo. Y Johannesburgo tampoco está mal, aunque me pareció un poco más pobre.

¿Se trae recuerdos de los lugares que visita?

No me gusta. Como viajo tanto, tendría la casa llena de cosas. Tampoco soy de hacer fotos... Solo con el móvil hago alguna.

Este verano participará en sus cuartos Juegos Olímpicos, que se celebran en Brasil. ¿Qué recuerda de los primeros, en Atenas?

Fue una experiencia inolvidable. Además, pude visitar las ruinas de Olimpia y otros monumentos. Brasil no lo conozco y seguro que será otra experiencia bonita.

Aunque sea por deformación profesional, ¿es partidario de reivindicar las carreteras secundarias en España?

Por supuesto. Ahora, con las autopistas y autovías, las carreteras secundarias están más tranquilas que antes. Me gusta viajar en coche, me encanta desviarme y también entrenar con la bici por esas carreteras. Mi mujer también es de Murcia y suelo hacerlo por rutas de nuestra Comunidad.

¿Le queda algún sitio de nuestra geografía peninsular por conocer?

La verdad es que conozco casi todo: las capitales y también los pueblos más pequeños. Llevo muchos años corriendo la Vuelta a España, aunque seguro que me quedan algunos rincones interesantes por descubrir.

// Outbrain