Air New Zealand ‘se desnuda' para informar de la seguridad a bordo

Las tripulaciones de Air Ne w Zealand presentan el vídeo de seguridad a bordo totalmente desnudos y con el uniforme pintado sobre su piel, una iniciativa que forma parte de una campaña titulada "Nothing to Hide" (nada que ocultar).

J. Casado

Desnudarse es algo infalible para llamar la atención. Pero Air New Zealand ha dado un giro a este recurso con su nueva campaña publicitaria y su vídeo de seguridad a bordo, que ya suma más de 12,5 millones de visitas en Youtube. Los viajeros de sus vuelos dentro de Nueva Zelanda no podrán apartar la vista de los monitores mientras informan de las salidas de emergencia, de cómo colocarse el cinturón, del lugar donde se encuentra el chaleco salvavidas... Tanto el citado cinturón como el chaleco ocultan estratégicos puntos de la anatomía de una simpática azafata cubierta únicamente con pintura corporal que simula el uniforme de la compañía. Otros tres miembros de la tripulación completan las explicaciones al ritmo de una chispeante canción pop, Under My Skin, del neozelandés Gin Wigmore.

Air New Zealand usa la misma música y el mismo vestuario en su campaña titulada Nothing to Hide (nada que ocultar), con la que pretenden diferenciarse de otras aerolíneas que cobran por servicios como la comida y bebida a bordo, la reserva de asientos por Internet o la cantidad de equipaje permitido. "El precio que pagas incluye todo", explican en esos anuncios los auténticos pilotos, azafatas y demás personal sin más ropa que una capa de pintura. El propio presidente ejecutivo de la compañía, Rob Fyfe, votado recientemente como "el hombre de negocios más sexy de Nueva Zelanda", también aparece pintado con el uniforme de mozo de equipajes.

La idea es brillante, pero no tan nueva. La farmacéutica irlandesa Ovelle lanzó en 2007 un anuncio en Internet con el mismo eslogan, Nothing to Hide. Las virtudes de sus productos de belleza eran ensalzadas por actores y actrices que interpretaban, totalmente desnudos, a profesionales de laboratorio. El vídeo aún puede verse en http://theinspirationroom.com/daily/ 2007/elave-has-nothing-to-hide. La misma Air New Zealand usó el cuerpo como soporte publicitario el año pasado, con gente a la que pagó para afeitarse la cabeza y lucir tatuajes temporales con la leyenda: "¿Necesitas un cambio? Gira la cabeza hacia Nueva Zelanda".