9.289 kilómetros de lectura viajera

Los 9.289 kilómetros de vía férrea que unen Moscú con Vladivostok, por los que circula el Transiberiano, son un evocador viaje que sirve para celebrar el Año Dual Rusia-España que se celebra en 2011.

Pablo Fernández

"En aquel tiempo yo era un adolescente./ Apenas tenía dieciséis años y ya no recordaba mi infancia./ Estaba a 16.000 leguas del lugar de mi nacimiento./ Me hallaba en Moscú,/ en la ciudad de los mil tres campanarios y las siete estaciones./ Y no me bastaban las siete estaciones y las mil tres torres". Inspirado en un viaje real, Blaise Cendrars, padre de la poesía contemporánea e incansable aventurero, escribió en 1913 Prosa del Transiberiano y de la pequeña Jehanne de Francia. Utilizando como excusa el periplo en tren, el autor relataba un viaje iniciático de su juventud.

Inaugurado el 21 de julio de 1904, el Transiberiano recorre, en poco más de seis días, los 9.289 kilómetros que separan Moscú de Vladivostok, en la costa del Pacífico. A pesar de la fascinación que ha levantado en los grandes viajeros, los libros en español dedicados a este viaje son escasos. El más reciente es Guía del Transiberiano, escrito por Marc Morte. Esta obra aúna el dietario, que narra el viaje del autor y su acompañante durante más de dos meses por Rusia, y la guía práctica. Hoteles, consejos prácticos... toda la información resultará muy útil para los que planeen ocupar alguna de sus literas. Otro escritor fascinado por esta aventura es Fernando Martínez Lainez. En El tren más largo: de Moscú a Vladivostok en el Transiberiano, el periodista recuerda un viaje realizado en 2003, desvelando situaciones, personajes y paisajes de la antigua Unión Soviética.

Para dar por concluido el recuento de escritores de habla hispana afectados por el embrujo de este tren conviene recuperar al añorado periodista argentino Germán Sopeña. La libertad es un tren recoge las experiencias del cordobés en los más famosos ferrocarriles del mundo: el Orient Express, el San Francisco Zephyr, las locomotoras a vapor de Sudáfrica y, por supuesto, el Transiberiano.

Entre los escritores de viajes de la actualidad, Paul Theroux quizás sea el que más amor ha mostrado hacia los ferrocarriles. Prueba de ello son títulos como En el Gallo de Hierro, El viejo expreso de la Patagonia, El gran bazar del ferrocarril... Este último es una divertida crónica de las andanzas ferroviarias del autor por Europa, Oriente Medio, la India, el sudeste asiático, Japón y China. La última parte de su trayecto, que realizó en 1975, relata su paso por el Transiberiano desde Vladivostok hasta Moscú. Recientemente se ha publicado en España Tren fantasma a la estrella de Oriente, una curiosa propuesta en la que el autor realiza el mismo viaje 33 años después. Una interesante reflexión sobre el inexorable cambio de nuestras vidas.

Uno de los principales atractivos de este tren es recorrer Siberia. Colin Thubron mostró En Siberia su fascinación por esta zona. A bordo del Transiberiano, Thubron atravesó estas gélidas tierras donde, en su opinión, se esconde "el verdadero espíritu ruso".

Lecturas para el avión
Agentes dobles, disidentes cubanos, infiltrados soviéticos, científicos que experimentan con LSD... todos los elementos imprescindibles de las teorías conspirativas están presentes en Sólo para tus ojos. Los responsables de esta novela de intriga y acción son Tim King, creador de la serie Héroes, y Dale Peck. La intención de los autores es crear una trilogía alrededor de tres momentos esenciales en la historia de Estados Unidos: el asesinato de JFK (que corresponde con la novela ahora publicada), el caso Watergate y el 11-S.

Título: Sólo para tus ojos
Autor: Tim Kring, Dale Peck
Edita: Ediciones B
Precio: 19 €