8 pistas útiles para viajar a Hong Kong

Más de 7 millones de habitantes llenan de bullicio oriental y glamour europeo esta metrópolis asiática que no ha cambiado esencialmente en su paso del dominio británico al chino. La bahía Victoria separa sus polos principales: la península de Kowloon y la isla de Hong Kong, en cuyo Distrito Central emergen los rascacielos. 

Fermín Labarga
 | 
Foto: ISTOCK

Cuándo ir

Entre septiembre y febrero el clima es suave. A partir de mayo aprietan el calor, la lluvia y la humedad. La aerolínea Cathay Pacific aumentará este año la frecuencia de su conexión semanal entre Madrid y Hong Kong, que a finales de octubre pasará a contar con cinco vuelos por semana con respecto a los cuatro que operan actualmente. Y esta aerolínea ha anunciado nueva ruta directa entre Barcelona y Hong Kong, que operará cuatro veces por semana a partir del 2 de julio y hasta el 27 de octubre. Los españoles no necesitan visado para estancias inferiores a 90 días. El cambio de moneda es de 1,21 euros por cada 10 dólares de Hong Kong (HKD).  

Llegar a la ciudad

Desde la terminal del aeropuerto (diseñada por Norman Foster) el Airport Express de alta velocidad cuesta 100 HKD y llega a la ciudad en 24 minutos. Incluye autobuses lanzadera a hoteles de la península y de la isla. En el aeropuerto conviene hacerse con la tarjeta Octopuss (150 HKD, recargable y con un depósito reembolsable de 50 HKD), que da acceso a la red MTR: subterráneo, metro ligero, autobuses y tranvías de Hong Kong... ¡y descuentos en los McDonald’s!

Dónde instalarse

La península de Kowloon, animada las 24 horas, y el Distrito Central en la isla, más tranquilo de noche, tienen precios parecidos. Es divertido vivir la inmersión total de las Chung King Mansions en Nathan Road, corazón de Kowloon. Son 80 hostales y casas de huéspedes económicas rodeadas de vibrante vida callejera. Si el presupuesto es más desahogado, la mejor opción es Tsim Sha Tsui, en el extremo sur de Kowloon, donde están los hoteles modernos y lujosos.

Kowloon | ISTOCK

Cómo permanecer conectados

¡Ojo! Los enchufes y tomas de corriente son del tipo G (con tres clavijas), y el voltaje es de 220 en vez de los 230 españoles. ¡Hay que hacerse con un adaptador! Según el precio del roaming, puede compensar comprar una tarjeta telefónica de prepago, muy fácil de encontrar. La Discover Hong Kong Tourist SIM Card incluye llamadas de voz y servicios de datos móviles locales. Hay wifi gratis en el aeropuerto, los edificios públicos, muchas cafeterías, y en las estaciones MTR. Los hoteles suelen ofrecer acceso a banda ancha, que puede ser de pago.

Moverse en Hong Kong

La modélica red de metro y trenes ligeros es segura y está bien señalizada. (ojo, está multado comer en los trenes). Los transportes públicos funcionan de 6 a 1 de la madrugada a intervalos de entre 2 y 8 minutos. Los taxis son de tres colores: verdes para los Nuevos Territorios, azules en Lantau y rojiblancos para Kowloon y la isla, que son los que más se usarán normalmente. Una placa indica si son de 4 ó 5 plazas (además del conductor). Algunos taxistas no hablan inglés, por lo que conviene llevar el hotel y el destino escrito en chino o un mapa para señalarlo. La bajada de bandera (20 HKD) incluye dos kilómetros del trayecto. Atención: ¡Microbuses y tranvías son una grata experiencia!

El dim sum no es la única dieta

Están en todas partes, pero para comer los mejores dim sum hay que ir al Maxim’s Palace City Hall, al Fu Sing Seafood Restaurant o al Tim Ho Wan, el restaurante con estrella Michelin más barato del mundo. La cocina hongkonesa de vanguardia está en el Bo Innovation, del chef Alvin Leung. Y los nostálgicos de Europa pueden refugiarse en el afrancesado Bibo o en el italiano Ammo.

Dos detalles únicos:

Pasión por el 8. No es un número cualquiera, sino su número de la suerte. Se verá en las matrículas de coches (casi todos los Rolls-Royce del hotel Peninsula llevan uno), los apartamentos en pisos con un 8 cuestan más, e incluso al comprar una tarjeta SIM, si se elige un número telefónico con ochos, será más caro que los demás.

La escalera mecánica más larga del mundo. Mide 800 metros, es cubierta y une en 20 minutos el Distrito Central con el barrio de Mid-Levels. Hay varios apeaderos intermedios desde Central Market hasta Conduit Street, que permiten bajar y patearse buena parte de Hong Kong. Las escaleras suben de 10 de la mañana a 11 de la noche, y bajan de 6 a 10 de la mañana.

Central Mid-Levels escalator | ISTOCK

Disfrutar de los “must see”

En HK está claro lo que hay que ver: las zonas de compras, el Gran Buda de Lantau, Disneyland, la Symphony of Lights desde la Avenue of Stars a las 8 de la tarde; un pueblo de pescadores o islas cercanas y playas como la de Shek-O... Pero lo importante es elegir cuándo hacerlo.

Cruzar la Bahía Victoria en el Star Ferry, que la transita desde 1880, es un placer. Pero hacerlo en horas punta (de 8 a 9.30 de la mañana y de 6 a 7 de la tarde) estropeará la experiencia porque miles de hongkoneses lo usan para sus traslados cotidianos.

La gran densidad de la ciudad (6.544 hab/km²) aconseja visitar las zonas más concurridas (como Mong Kok, Tsim Sha Tsui y Causeway Bay) entre semana, cuando los hongkoneses trabajan, y evitar en lo posible su hora del almuerzo (de 1 a 2 de la tarde).

• Por último, un consejo: subir en funicular al Victoria Peak y disfrutar de la vista desde la montaña más alta de Hong Kong. Pero basta con pagar el billete de 45 HKD y no los 33 HKD adicionales del mirador Sky Terrace. Al lado está la Green Terrace del centro comercial Peak Galleria, gratuita y mucho más despejada.