50 años tras la disolución de The Beatles, volvemos a la calle donde dieron su último concierto

Tocaron juntos por última vez en la azotea de una casa de Savile Row, una de las zonas más distinguidas de Londres

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: WILLSIE / ISTOCK

A muy poca distancia de la internacionalmente conocida intersección de vías londinense de Picadilly Circus, en el barrio de Mayfair se encuentra Savile Row, una céntrica calle que discurre por una de las zonas más distinguidas de la capital inglesa. En la azotea del número 3, donde estaban los estudios de Apple Corps, The Beatles dieron su último concierto y desaparecerían como banda poco después, un 10 de abril de 1970.

Savile Row se encuentra en un antiguo sector de la ciudad que tuvo sus inicios ligado al mercadeo popular pero que, con el paso de los años, se ha casado con la élite londinense mediante el comercio y el lujo. El barrio de Mayfair, donde nació Isabel II, ha dado toda una identidad a Savile Row, que rezuma historia por todos sus rincones. Una calle de portada con mucho que contar…

Sastres de lujo y mucho viaje

Orbon Alija / ISTOCK

Savile Row se ha convertido con el tiempo en una de las calles de referencia de la costura en Londres gracias a sus sastrerías. Aquí fue donde se comenzaron a confeccionar los «trajes a medida», un concepto completamente asumido en la actualidad pero que en su momento supuso una ruptura con el saber hacer anterior. Sastrerías de lujo y con mucha solera que empezaron a ocupar la calle a finales del siglo XVIII. 

phaustov / ISTOCK

Pero en los diversos edificios - herederos de las primeras construcciones del siglo XVIII en Savile Row bajo la influencia de una arquitectura inspirada en los cortes clásicos -, no sólo se asentaron negocios de sastrería a lo largo de los años. Mientras los bajos eran ocupados por este tipo de establecimientos, algunos de los inmuebles eran adquiridos por instituciones tan insignes como la Royal Geographical Society, la referencia mundial del mundo de la Geografía y las grandes expediciones. 

tupungato / ISTOCK

De 1870 a 1912, la célebre sociedad recaló en el número 1, albergando las ideas de exploración de los mundos por explorar que aún quedaban en la Tierra. De aquí surgieron algunas de las más grandes expediciones de todos los tiempos, ligando indisolublemente a Savile Row con el universo de los viajes.

La Apple Corps y el fin de los Beatles

Pero si hay un hecho que ha hecho célebre a esta calle es el famoso concierto que los Beatles hicieron en la azotea del número 3 el 30 de enero de 1969, que significó la última vez que tocaron juntos los legendarios componentes de la popular banda británica, aunque no fue hasta el 10 de abril de 1970 cuando se produjo el anuncio oficial de la separación del grupo. 

En el número 3 de Savile Row estaba la sede de Apple Corps. Y en su azotea, The Beatles dieron su último y antológico concierto. | Misterweiss

Justo hoy, cincuenta años después de aquel adiós oficial, soñamos con aquel concierto en lo alto de este edificio que significó la despedida real del considerado grupo de pop-rock más famoso de la historia de la música. Todo comenzó en 1968, cuando The Beatles trasladaron a Savile Row su recién estrenada empresa llamada Apple Corps, ubicando al principio en el sótano de este edificio – el Apple Building - su nuevo estudio. Medio millón de libras fue el precio de adquisición de este inmueble de 1.300 metros cuadrados construido en 1735.

El estudio, que sirvió para grabar el disco Let It Be, sirvió de caldo de cultivo para la idea que venían fraguando para la última actuación. Finalmente, y como reconocería George Harrison posteriormente, para evitar trasladarse a otro lugar con todos los instrumentos decidirían aprovechar la azotea de su edificio. 

Apple Records

El grupo, que no había tocado frente al público desde 1966 en su gira por Estados Unidos, interpretó en lo más alto del Apple Building y ante tan solo algunos miembros de su equipo técnico y los transeúntes de la calle y vecinos que pudieron escucharlos, las últimas canciones de su carrera como banda, ensayadas previamente para Let It Be. Fueron 42 minutos de espectáculo que coincidían con la hora de la comida, que fueron interrumpidos por la policía debido a las quejas del vecindario. Según cuenta la tradición, las últimas palabras que se pronunciaron salieron de la boca de John Lennon, quien con mucha sorna dijo «espero que hayamos pasado la audición».

Varias canciones se incluirían tal cual en Let It Be, y si bien otras se tuvieron que grabar al día siguiente como consecuencia de la irrupción de la policía durante la actuación en la azotea, ese extraño y peculiar concierto está considerado el Good Bye (así, con mayúsculas) del inolvidable cuarteto de Liverpool. 

 

Usa nuestro código descuento Maisons Du Monde y decora tu hogar con un aire londinense