5 puentes, 5 estilos

Repartidos por medio mundo, estos puentes no dejan indiferente a nadie.

Viajar
 | 
Foto: Alija / GETTY

Se dice que los puentes han servido durante siglos para unir a civilizaciones muy diferentes. Hay puentes de todo tipo: de madera, colgantes, de piedra, construidos en la Edad Media o hace apenas unos meses. Pero todos tienen en común que salvan algún obstáculo.

Hay 5 puentes en el mundo que nos han llamado especialmente la atención, no por ser los mejores ni los más bonitos sino por ser muy diferentes los unos de los otros. El primero de ellos es el Puente de Vizcaya, también conocido como Puente Colgante de Portugalete. Declarado Patrimonio de la Humanidad en 2006, se inauguró el 28 de julio de 1893, siendo el primero de su tipología en el mundo. Y es que este puente se caracteriza por ser un transbordador, es decir, un vagón colgante que se desplaza sobre el agua.

Por su parte, en Isfahán (Irán), el Puente Khaju o puente Baba Roknoddin, es un puente de dos pisos construido en el siglo XVII con el objetivo de salvar el río Zayandeh uniendo el barrio de Khaju con el Zoroástrico. Llama la atención por sus 24 arcos y por las piedras utilizadas en su construcción: piezas de más de 2 metros de largo.

Especial también es el Puente de Chengyang, en la región china de Guangxi que se caracteriza por ser un puente de madera construido sin un solo clavo, sólo con piezas de madera ensartadas entre sí. Finalizado en 1912, en realidad es un puente cubierto que hace las veces de corredor y de pabellón chino y muchos los consideran el puente más bonito del mundo.

En Lohmen, Alemania, en 1851 se construía el Puente de Bastei en piedra arenisca. La particularidad de este puente reside en su ubicación, sobre un barranco de 40 metros de profundidad, el Mardertelle. Formado por siete arcos, las vistas de la zona desde él son impresionantes.

Por último pero no por ello menos llamativo, encontramos el Puente de la Capilla, o Kapellbrücke, de Lucerna. Este puente cubierto atraviesa el río Reuss y uniendo las dos zonas de la ciudad. Construido por primera vez en 1365, al ser de madera ha sufrido varios incendios a lo largo de la historia, lo que ha provocado que sufra modificaciones y restauraciones, la última en 1994.