5 ideas (muy locas) de turismo retrofuturista que no se hicieron realidad

Un crucero por tierra, una autocaravana anfibia o un autobús turístico subacuático son solo algunas de las ideas retrofuturistas que, desgraciadamente, no hemos podido presenciar en la actualidad. Te enseñamos como serían...

Redacción Viajar
 | 
Foto: Budget Direct

Es 2020, pero en ocasiones parece que nuestros sueños futuristas se han quedado estancados en los años 50 y 60. Y hay una buena razón que lo avala.

El periodo comprendido entre 1958 y 1963 se podría describir como la ‘Edad de oro’ del futurismo estadounidense. Y es que estos años estuvieron llenos de algunos de los sueños tecno-utópicos más salvajes que nos podían ofrecer estos soñadores que creaban verdaderas maravillas.

Algunos de estos futuristas (o soñadores, como quieras), profundizaron en las industrias del turismo y la hospitalidad, indagando en conceptos que han sido los que nos han intrigado.

Por eso, Budget Direct Travel Insurance se ha propuesto encontrar alguna de las mejores visiones de estos ‘viajes futuristas’ y hacerlas realidad para que podamos verlas con nuestros propios ojos.

¿Estas preparado para cinco ideas realmente locas que pensaban los retro-futuristas? Aquí van…

Crucero campo a través (1957)

¿No te gusta la idea de estar atrapado en un barco durante semanas? No pasa nada… prueba con un crucero ¡por tierra!

Así debió pensarlo el legendario ilustrador de ciencia ficción Frank Tinsley, que creó este innovador crucero cross-country con neumáticos blandos con forma de salchicha que pueden manejar cualquier terreno.

Ideas retrofuturistas, turismo | Budget Direct

Lo creó para la revista Mechanix Illustrated en 1957 como un verdadero sueño para el futuro turismo. Pero… lamentablemente hoy en día aun no podemos ver esta disparatada y loca idea que, a decir verdad, nos encantaría probar. ¿A ti no?

Autocaravana anfibia (1947)

Fue el diseñador industrial Robert Zeidman el que inventói este “anfibio civil” después de ver vehículos experimentales emergiendo del mar durante la Segunda Guerra Mundial.

Esta autocaravana de lujo de 34 pies cuenta con una barra incorporada, espacio para equipos marinos y compartimento que se abre a ambos lados para convertirse en una cabina de pesca. ¿Menuda ideaza no?

Budget Direct

¿Eres más de ver la televisión o el mar mientras te conducen? No te preocupes porque también tiene un hueco para el chofer-piloto. Lujo desde luego no le faltaba…

Autobús turístico subacuático (1932)

¡Las maravillas del océano vistas desde un autobús submarino! Si que tenían buenas ideas si… este bus turístico pretendía rodar sobre tractores debajo de la superficie de aguas poco profundas.

Budget Direct

Su creativo inventor era un ingeniero de Niza que creía que los viajes turísticos como este eran el camino a seguir para un futuro turismo. Pero no fue lo único que desarrolló… también un ferrocarril submarino para carruajes tirado por cables. Una maravilla, vamos.

Casa de vacaciones del futuro (1957)

Así era la visión de James R. Powers de una casa de lujo junto al océano amurallada con vidrio y protegida del sol con un imponente dosel. Increíble es… desde luego. Esta casa contaría con una plataforma de observación submarina y una combinación de balcón/helipuertos para comer.

Budget Direct

El celebre diseñador creó la casa como telón de fondo de sus ideas sobre los vehículos que conduciríamos para llegar hasta allí. Incluso trabajó con Ford imaginando futuros vehículos sin obstáculos por las convenciones de esos tiempos.

Vacaciones en una colonia espacial (1977)

A finales de la década de los 70, la NASA estaba segura de que la colonización de las estrellas sería su nuevo gran reto, y por eso, la agencia espacial encargó al artista Rick Guidice que ilustrara sus informes sobre hábitats espaciales a gran escala.

Budget Direct

Así, creo ilustraciones tan inspiradoras (y creativas) como esta en la que las colonizas espaciales se utilizarían para la minería interespacial y la fabricación de naves espaciales gigantes de gravedad cero.

Así, esta ciudad orientada al ocio de Guidice está rodeada de vegetación por todas partes, con estanques, edificios flotantes y enormes cúpulas de vidrio que aumentan la sensación de amplitud y relajación en el espacio.