17 conductas (muy) irritantes en los aeropuertos

El tránsito y la espera antes de volar lleva implícito un cierto grado de estrés al viajero, que puede verse incrementado por la irritante actitud de otros viajeros. Estas son algunas de las conductas ajenas que más nos irritan en los aeropuertos, recopiladas por la publicación norteamericana Budget Travel. Seguro que usted conoce alguna más.

Luis Uribarri

1. Atascar las cintas para caminar.

Las cintas sirven para caminar más rápido en los traslados por el aeropuerto; los grupos parados entorpecen la movilidad.

2. Sacar la ropa

Que no siempre huele a recién lavada de la maleta frente al mostrador de facturación y traspasarla a otro bulto porque se sobrepasa el límite de peso. Justo cuando nos iba a tocar facturar tras esperar media hora...

3. Indignarse en el control

Porque les confisquen la botella de agua, o por tener que sacar el portátil. A estas alturas...

4. Saltarse la cola de seguridad

Con la excusa de que pierden su vuelo. Algunos lo hacen ya por sistema.

5. Discutir en el control de seguridad.

Es aburrido y monótono trabajar en el control de seguridad, pero eso no da derecho a recriminar con dureza al pasajero por no quitarse el cinturón...

6. El acoso comercial.

Ese empleado del duty free que te persigue para rociarte con perfume cuando solo quieres comprar un poco de chocolate.

7. Los cuenta-monedas.

Hay dos maneras de liberarse de las monedas de divisa extranjera: haciendo un donativo... o atascando la caja de la tienda mientras se descubre algo cuyo precio iguale el importe de las monedas que sobran.

8. Ocupar varias butacas en la zona de espera antes de embarcar, con maleta, abrigos, etcétera.

Y si consigues un buen asiento, reza para que no te revienten la espera tranquila con supuestos vídeos graciosos que atruenan por doquier en tabletas y móviles cercanos.

9. La obvia:

Los únicos niños que nos parecen majos cuando corren, saltan y chillan son... los propios.

10. El amigo brasa del bar.

Por qué a la hora del desayuno surge un amigo perfumado en cerveza que quiere comentar contigo el partido de anoche o lo que pone la tele en ese momento... Esto es un aeropuerto, no el bar
de la esquina.

11. Acaparar los enchufes.

Le conoces, seguro. Lleva un kindle, un laptop, un iPhone y un iPad en su mochila-bolso. Y necesita cargarlos antes de volar, todos, en el único enchufe cercano...

12. Los pies descalzos.

Sin comentarios...

13. El aroma de la sala de fumadores.

Ya en el finger, antes de subir a bordo, se reconoce rápidamente en el vecino fumador el aliento de su pitillo recién exprimido, como si fuera el último de su vida.

14. La piña en la puerta de embarque.

De ese grupo que toma por asalto el inicio de la cola de la puerta de embarque con la esperanza de entrar como pasajero preferente o porque sí, aunque su fila no haya sido llamada.

15. Ganar la posición en las cintas de recogida de equipaje.

Algunos parecen estar defendiendo a muerte la posición frente a la última canasta en la final de la NBA.

16. Olvidar rellenar el formulario

O no llevar la documentación en regla logra que los mostradores de aduanas y de inmigración sean aún más desagradables para todos los demás.

17. Y la pelea final.

Tras un vuelo de doce horas y arribar a un destino por primera vez, llegan las disputas y el acoso de los taxistas por hacerse contigo, ofreciéndote además un precio cuatro veces mayor de lo normal. Feliz viaje.