15 esculturas que hay que ver una vez en la vida

Bellas, históricas, famosas y poco conocidas: hacemos un recorrido por todas las esculturas que, al menos, debemos ver una vez en la vida.

Álvaro Martínez Fernández y María Escribano
 | 
Foto: JMN / GETTY

Auguste Rodin, padre de la escultura moderna. Miguel Ángel Buonarroti, el genio del Renacimiento. Gian Lorenzo Bernini, el creador del estilo escultórico barroco. Son tres de los artistas que nos han legado algunas de las esculturas más increíbles del mundo. Las recorremos, junto con muchas otras, en este artículo.  

1. Esculturas de Miguel Ángel: el David/la Piedad/el Moisés

No podemos hablar de esculturas que hay que ver una vez en la vida sin mencionar a uno de los escultores, pintores y arquitectos más célebres de Italia. Hablamos de Miguel Ángel Buonarroti (Michelangelo), una de las grandes figuras del Renacimiento italiano. De este artista podemos destacar tres obras que, sí o sí, hay que ver una vez en la vida:

David

Famosa donde las haya, esta escultura está hecha en mármol blanco y mide la friolera de 5,17 metros de altura. Su peso es de, nada más y nada menos, que 5.572 kilos. Fue un encargo de las Opera del Duomo de la catedral de Santa María de Fiore, realizada entre 1501 y 1504. Hoy en día podemos admirarla en la Galería de la Academia de Florencia, aunque hay una réplica a la entrada.

Escultura David Miguel Ángel entrada Galería Uffizi, Florencia
Réplica del 'David' de Miguel Ángel en la entrada de la Galería Uffizi, Florencia. | VittoriaChe / ISTOCK

La Piedad

Otra de las esculturas de este flamante artista realizada entre 1498 y 1499 sobre mármol. La podemos admirar en la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano y tiene una peculiaridad: es una obra de bulto redondo, lo que nos permite que se pueda ver desde todos los ángulos, aunque el punto de vista preferente siempre es el frontal.

Just_Super / ISTOCK

El Moisés

Se encuentra en San Pietro in Víncoli, en Roma. Es una escultura centrada en la figura bíblica de Moisés y realizada sobre mármol blanco. Fue encargada en 1505 y realizada entre 1513 y 1536.

ISTOCK

2. La esfinge de Giza

Nos vamos hasta Egipto, concretamente hasta Guiza (a unos veinte kilómetros al suroeste del centro de El Cairo), para admirar una de las esculturas monumentales más famosas de todo el planeta.

Esfinge de Giza. | ocipalla / ISTOCK

Se estima que esta famosa esfinge, según los egiptólogos, fue esculpida entorno al siglo XXVI antes de Cristo, formando parte del complejo funerario del rey, durante la dinastía IV de Egipto.

3. El Cristo Redentor

Esta gran escultura, que acaba de celebrar su 90 aniversario con una restauración para darle un mejor aspecto, está situada en Río de Janeiro, Brasil. Es de estilo art déco y representa a Jesús de Nazaret.

dislentev / ISTOCK

Tiene una altura de, nada más y nada menos, 38 metros sobre un pedestal de 8 metros y es la tercera estatua de Jesús de Nazaret más grande de todo el mundo. Fue construida por los arquitectos Paul Landowski, Gheorghe Leonida, Heitor da Silva Costa y Albert Caquot.

4. Los guerreros de Shihan

En este caso no hablamos de una sola escultura, sino de una colección de más de 8.000 soldados diseñados a escala industrial hace 2.200 años para defender al primer emperador de China de la Dinastía Qin en el más allá.

Museo de los Guerreros de Terracota y Caballos de Qin Shihuangwww.bmy.com.cnXi''an, ChinaMás de 8000 figuras de guerreros y caballos de terracota descubiertas en 1974 es lo que se puede ver en el interior de este museo. |

Es un tipo de arte funerario enterrado en una formación de batalla compuesta por tres fosas de entre cuatro y ocho metros de profundidad, situadas a kilómetro y medio al este de la tumba del emperador.

5. Esculturas de Rodin: Los burgueses de Calais/El pensador/El Beso

Auguste Rodin es otro de los escultores más célebres de todos los tiempos, por eso no podemos quedarnos solo con una de sus piezas. Fue un escultor francés, considerado el padre de la escultura moderna y cuya importancia en la historia se debe a la ruptura con el canon académico que imperaba en el siglo XIX en Francia.

Los Burgueses de Calais

Es una de las esculturas más famosas de Auguste Rodin, un conjunto escultórico que representa a los seis burgueses que, en 1347, al inicio de la Guerra de los Cien Años, se ofrecieron a dar sus vidas para salvar a los habitantes de la ciudad de Calais, en Francia. Esta escultura la podemos encontrar en el jardín de esculturas del Museo Rodin.

'Los burgueses de Calais' de Rodin. | TonyBaggett / ISTOCK

El Pensador

Esta pieza es otra de las más famosas del artista. El escultor concibió esta escultura entre 1881 y 1882 para decorar el tímpano del conjunto escultórico ‘La Puerta del Infierno', encargado en 1880 por el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes de Francia. En un principio, de hecho, el nombre que se le dio no fue el El Pensador, sino El Poeta. La podemos disfrutar en el Museo Rodin, en París.

Escultura El Pensador de Rodin
'El Pensador' de Rodin.  | davidf / ISTOCK

El Beso

Es, sin duda, una de las obras cumbres de este escultor. Inspirada en el infierno del poeta italiano Dante Alighieri, está considerada como la escultura que contribuyó a la afirmación de Rodin como un artista reconocido. El beso representa a Paolo malatesta y Francesa da Rimini, dos personajes históricos marcados por la tragedia de Dante. La podemos disfrutar en el Museo Soumaya, en Ciudad de México.

Escultura
'El beso' de Rodin. | Tylwith Eldar

6. La Venus de Milo

Es conocida como Venus de Milo, pero también como la Afrodita de Milo. Fue esculpida por Alejandro de Antioquía y es una de las estatuas más representativas del periodo helenístico de la escultura griega. No solo eso, pues también es una de las más famosas esculturas de la antigua Grecia. Fue creada en algún momento entre los años 130 a. C. y 100 a.C. Se cree que representa a Afrodita, diosa del amor y la belleza. La encontramos en el Museo del Louvre, en París.

Escultura Venus de Milo
Venus de Milo. | Gary Todd/Wikicommons

7. La Victoria alada de Samotracia

Esta pieza, realizada en mármol blanco y con 2,75 metros de altura que alberga el museo del Louvre, es también conocida como Niké de Samotracia. Es una escultura perteneciente a la escuela rodia del periodo helenístico y representa a Niké, la diosa de la victoria.

Una imponente escultura de mármol de 2,45 metros, que fue esculpida hacia el año 190 antes de Cristo y que está considerada una de las más espectaculares y acabadas muestras del arte helenístico. | Marie-Lan Nguyen

Esta escultura fue descubierta en 1863 en la isla de Samotracia por el cónsul francés Charles Champoiseau, un aficionado arqueólogo. Su autoría es desconocida.

8. El Éxtasis de Santa Teresa de Bernini

Gian Lorenzo Bernini era el artista total: escultor, arquitecto y pintor, llenó Roma de obras increíbles, como la iglesia de Sant’Andrea en el Quirinal o el famoso baldaquino de San Pedro en la basílica del Vaticano.

Escultura
Escultura 'Éxtasis de Santa Teresa' de Bernini en Santa Maria della Vittoria en Roma.  | Anna_Pakutina / ISTOCK

En esta ocasión nos centramos en su faceta como escultor y en su fascinante ‘Éxtasis de Santa Teresa’, realizado en mármol blanco y que se puede admirar en la capilla Cornaro de la iglesia de Santa Maria della Vittoria de Roma. Realizada entre 1647 y 1652, refleja el momento en que un ángel le retira el dardo de oro que le había clavado a la monja carmelita en el corazón, una mezcla de dolor y placer que Bernini clavó en la cara de su escultura.

9. El discóbolo de Mirón

El escultor griego Mirón se hizo famoso a mediados del siglo V a. C., sobre todo por su gran representación del cuerpo humano en movimiento, como da fe su conocido Discóbolo.

Reproducción del
Una de las reproducciones del 'Discóbolo' de Mirón. | habari1 / ISTOCK

Por desgracia, no se ha conservado el original de este lanzador de disco, pero sí muchas copias que los romanos hicieron de él. Una de las más conocidas es el Discobolus Lancellotti, ya que fue la primera copia que se descubrió, en 1781. Actualmente se puede ver en el Palazzo Massimo del Museo Nazionale Romano.

10. La sirenita de Eriksen

Diseñada por Edvard Eriksen, La Sirenita es el símbolo de Copenhague. Situada en el muelle Langelinie de la bahía del puerto de la capital danesa desde 1913, su escultor quiso hacer un homenaje al famoso cuento que Andersen escribió en 1837.

La Sirenita de Copenhague, Dinamarca. 
La Sirenita de Copenhague, Dinamarca.  | Remus Kotsell / ISTOCK

Para ello, tomó como modelo el rostro de la bailarina danesa Ellen Price, que había estrenado un ballet basado en el cuento. Sin embargo, como la bailarina se negó a posar desnuda para él, finalmente usó el cuerpo de su esposa como modelo.

11. La estatua de la libertad

El regalo más famoso de Francia a los Estados Unidos es sin duda uno de los símbolos de la ciudad de Nueva York. Inaugurada en 1886 en la Isla de la Libertad (solo se puede acceder a ella en barco desde Low Manhattan), desde la parte inferior del pedestal mide 46 metros y está realizada en cobre.

Estatua de la Libertad, con Nueva York al fondo. 
Estatua de la Libertad, con Nueva York al fondo.  | mshch / ISTOCK

Una curiosidad es que Gustave Eiffel diseñó la estructura interior de la estatua entre 1879 y 1883. El escultor del monumento, Frédéric Auguste Bartholdi, modeló el rostro de esta dama de la libertad inspirándose en la cara de su propia madre.

12. Estatua ecuestre de Gengis Kan

Situada a unos 50 kilómetros de Ulán Bator, la capital de Mongolia, la imagen del famoso guerrero y conquistador mongol a caballo es la estatua ecuestre más alta del mundo.

Escultura ecuestre de Genghis Khan
Escultura ecuestre de Genghis Khan. | saiko3p / ISTOCK

Realizada en acero inoxidable, mide 40 metros. Los visitantes pueden subir en ascensor por el interior de la estatua, las vistas desde la cabeza del caballo son increíbles, con una gran panorámica de la estepa.

13. La fuerza de la naturaleza

Inspirado en el destrozo causado por los huracanes en varias partes del mundo, el escultor Lorenzo Quinn inició su serie de esculturas titulada ‘Fuerza de la naturaleza’, que se pueden admirar en varias ciudades, como Shanghái, Nueva York , Doha y Londres.

Escultura
Escultura 'Fuerza de la naturaleza' en Doha. | Dominique BERBAIN / GETTY

Hechas en bronce, acero inoxidable y aluminio, las esculturas representan a la madre naturaleza lanzando círculos sobre el planeta tierra. 

14. Escultura de Lincoln en Washington D. C.

100 años cumple este 2022 el famoso Monumento a Lincoln, situado en el extremo occidental del National Mall de Washington D. C.

Lincoln Memorial en Washington DC.
Lincoln Memorial en Washington DC. | Stephen Emlund / ISTOCK

El templo dedicado al decimosexto presidente de Estados Unidos incluye la famosa estatua de Lincoln tallada por los hermanos Piccirilli. Pesa 170 toneladas, mide más de 15 metros (incluido el pedestal) y está compuesta por 28 bloques de mármol blanco. Se puede visitar los 365 días del año las 24 horas.

15. Gran Buda de Leshan

Es la estatua esculpida en piedra de Buda más alta del mundo, con 71 metros de altura. El Gran Buda de Leshan, así como el monte en el que se encuentra ubicada, son Patrimonio de la Humanidad.

Escultura Gran Buda de Leshan, China. 
Gran Buda de Leshan, China.  | luxiangjian4711 / ISTOCK

El bello paisaje del monte Emei, en la provincia china de Sichuan, en el suroeste de China, fue el lugar donde se edificó en el siglo I el primer templo budista del país. Con el paso de los siglos se convirtió en uno de los sitios más sagrados del budismo y fue acumulando nuevos tesoros culturales, entre ellos, la estatua del Gran Buda, esculpida en el siglo VIII.