Las 15 calles que hay que pasear, al menos, una vez en la vida 

Paseamos por las calles más bonitas y especiales del mundo. Un recorrido con la arquitectura, la originalidad y la historia como guía. 

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: solarisimages / ISTOCK

Son los lugares donde se gesta la vida de las ciudades. Espacios para hablar, pasear, admirar, comprar o alucinar. Son las calles que componen el imaginario de todas las ciudades del mundo, esas repletas de museos o mercadillos vociferantes, donde el pasado glorioso y el futuro prometedor se dan la mano. 

Lugares tan iguales pero, a su vez, tan diferentes: amalgamas de estilos completamente dispares, formas de vida opuestas y un fiel reflejo de la vida de las ciudades y pueblos de todo el mundo. Todas las calles, por una razón u otra, merecen ser pisadas. Pero estas tienen un componente superior: son algunas de las más bellas del mundo. 

1. Lombard Street (San Francisco, Estados Unidos) 

Es, sin duda, una de las calles más reconocibles y famosas de San Francisco. Lo es por su componente ‘zigzageante’ capaz de embelesarnos a pie de calle, y también por su carácter cinematográfico y reconocible. De hecho, podríamos considerar que esta calle es una de las más emblemáticas de la costa oeste de Estados Unidos. Tanto, que cada año multitud de turistas se acercan a ella para captar la instantánea perfecta. 

Lombard Street, San Francisco
Lombard Street, San Francisco | Eloi_Omella / ISTOCK

2. Callejón de los ciegos (Jerez de la Frontera, Cádiz) 

No podía faltar una calle española entre una de las que debemos pisar, al menos, una vez en la vida. Es difícil quedarse solo con una, pues nuestro territorio está plagado de calles de una belleza sublime. 

Callejón de los ciegos (Jerez de la Frontera, Cádiz) 
Callejón de los ciegos (Jerez de la Frontera, Cádiz)  | HomoCosmicos / ISTOCK

De hecho, según un estudio que analizaba el tiempo que se quedaba parada la gente mirando determinadas calles del mundo, esta calle fue considerada la más bonita de toda España. Aunque, lo cierto, es que aquí la belleza rezuma a través de su coqueto emparrado y las ventanas de reja. 

3. Calles de Spello (Spello, Italia) 

Belleza floral, así podríamos definir las decenas de calles que componen este bello municipio italiano. Un afán de sus ciudadanos por mantener sus calles floridas que se deja ver en su concurso anual ‘Finestre, Balconi e Vicoli Fioriti’, una especie de festival de los balcones a la italiana. 

Calles de Spello (Spello, Italia) 
Calles de Spello (Spello, Italia)  | Buffy1982 / ISTOCK

Su pasión por las flores y por el embellecimiento de sus calles también se hace patente en verano cuando celebran el festival ‘Le infiorate’, en el que se cubre la calle principal con una alfombra de dos kilómetros de largo dibujada con pétalos de flores. ¿El resultado? Verdaderas obras de arte floral. 

4. Washington Street (Brooklyn, Nueva York) 

Pasear por la calle adoquinada del barrio de Dumbo, en Brooklyn, es una de esas experiencias que debemos vivir una vez en la vida. Lo es por su belleza, pero también por la sorpresa que aguarda. Y es que al llegar a la intersección de las calles Washington y Water, como si de magia se tratase, se puede ver una de las panorámicas más bellas del puente de Manhattan: enmarcado entre dos edificios prácticamente simétricos que nos dejan una instantánea perfecta. 

Washington Street (Brooklyn, Nueva York) 
Washington Street (Brooklyn, Nueva York)  | FilippoBacci / ISTOCK

5. Rua do Bom Jesus (Recife, Brasil)  

Nos vamos hasta la ciudad más al este de Brasil, donde nos encontramos una de las calles más orientales de Recife. Estamos en la Rua do Bom Jesus, una preciosa valle flanqueada por altas palmeras con mucha historia. 

Rua do Bom Jesus (Recife, Brasil)  
Rua do Bom Jesus (Recife, Brasil)   | FerreiraSilva / ISTOCK

Esta preciosa calle data del siglo XV, y es el lugar donde se encontraba la primera sinagoga construida en todo América: la Kahal Zur Israel. Un edificio completamente histórico que se puede visitar en la actualidad y que cuenta la historia de esta parte de Brasil. 

6. Calles de Montmartre (París, Francia) 

El barrio parisino de Montmartre es, ante todo, arte. Lo es porque fue el hogar de los mayores nombres de la cultura mundial: Renoir, Modigliani o Picasso fueron algunos de los habitantes de este precioso barrio bohemio. 

Calles de Montmartre (París, Francia) 
Calles de Montmartre (París, Francia)  | KavalenkavaVolha / ISTOCK

En la actualidad sigue presente el arte, pero ahora inundado también de elegantes tiendas que han convertido a este barrio en uno de los más bellos y encantadores de París. Sus calles deben pisarse por maravillarse con sus coloridos edificios y sus paredes de hiedra, un sueño fotográfico donde los haya. 

7. Calles peatonales de Águeda (Águeda, Portugal) 

Es una de las panorámicas más famosas y reconocibles de Portugal. No lo es por su arquitectura, lo es por los famosos paraguas que inundan su cielo. Un proyecto llamado “Cielo de Paraguas” que empezó en el 2011 como parte del Festival de Arte Ágitagueda y que se han quedado para siempre como “aliviadores” del calor veraniego. 

Calles peatonales de Águeda (Águeda, Portugal) 
Calles peatonales de Águeda (Águeda, Portugal)  | Luis Fonseca / ISTOCK

8. Royal Mile (Edimburgo, Escocia) 

Es una de las calles más conocidas de Edimburgo, y también una de las más reconocidas por su sublime belleza. Su nombre ya da una pista... pues hace honor a su tamaño, exactamente una milla escocesa (o lo que es lo mismo: 1,8 kilómetros). En esta calle se suceden varios sitios de interés: desde su antigua explanada dedicada a la quema de brujas a ‘The Hub’, una iglesia con una torre en forma de aguja reconvertida en sede del Festival de Edimburgo. 

Royal Mile (Edimburgo, Escocia) 
Royal Mile (Edimburgo, Escocia)  | jenifoto / ISTOCK

9. Heerstrasse (Bonn, Alemania) 

Una calle bella, pero efímera. Y es que esta preciosa zona de Bonn, al llegar la primavera, se convierte en un lugar que parece sacado de un cuento de hadas. Esta estación hace que los cerezos florezcan, cubriendo la calle de un cálido color rosado de una impresionante belleza. 

Heerstrasse (Bonn, Alemania) 
Heerstrasse (Bonn, Alemania)  | Iurii Buriak / ISTOCK

10. Calle del Mercado de Molivos (Lesbos, Grecia) 

 Esta calle de Lesbos fue, según una macroencuesta de Bored Panda, elegida como la calle más bonita del mundo. No es dificil entender las razones: pues esta calle representa una de las muchas zonas empedradas de la ciudad, flanqueada por antiguas casitas de pescadores de tejado rojo reconvertidas en preciosos cafés, restaurantes y galerías de arte. 

Calle del Mercado de Molivos (Lesbos, Grecia) 
Calle del Mercado de Molivos (Lesbos, Grecia)  | Giorgos Kritsotakis / ISTOCK

Una belleza que se mantiene por orden de unas estrictas leyes municipales, que apuestan por su conservación desde lo más general hasta el más mínimo detalle. Unas ordenanzas que nos permiten poder revivir las calles tal y como eran hace cientos de años. 

11. Ishibe-Koj (Gion, Kioto) 

Pasear por el famoso barrio de Gion, en Kioto, es escuchar un constante zapateo proveniente de los zapatos de madera de las geishas que pasean por sus calles. Un distrito repleto de estas musas japonesas que confieren a sus calles un ápice de misticismo que acompañan a sus edificios históricos, sus Ryokan y sus grandes losas de piedra. 

Ishibe-Koj (Gion, Kioto) 
Ishibe-Koj (Gion, Kioto)  | tawatchaiprakobkit / ISTOCK

12. Campos Elíseos (París, Francia) 

 Es el gran bulevar de París, que nos lleva desde el famoso Arco del Triunfo hasta la plaza de la Concordia en un recorrido de casi dos kilómetros. Un emplazamiento que ha sido históricamente el marco de los grandes acontecimientos de la ciudad. 

Campos Elíseos, París
Campos Elíseos, París | Marc Bruxelle / ISTOCK

Una calle que es, sin duda, una de las más bonitas estampas repartidas alrededor del mundo que se diferencia en dos partes: la alta, con un perfil más comercial repleta de tiendas de lujo, y la inferior, más elegante y sofisticada rodeada de zonas ajardinadas. No puedes ir a París sin patear esta bellísima calle. 

13. Calles azules de Chefchaouen (Chefchaouen, Marruecos) 

 ¡Todo al azul! Tanto... que todas su calles tienen un intenso tinte de color cielo que nos lleva hasta un mundo monocolor. Un precioso pueblo en el norte del país, a poca distancia de Tetuán, que se ha convertido en uno de los reclamos más populares en una visita al país. 

Calles azules de Chefchaouen (Chefchaouen, Marruecos) 
Calles azules de Chefchaouen (Chefchaouen, Marruecos)  | StefanoZaccaria / ISTOCK

Pero lo curioso de este lugar, y de sus azuladas calles, es que no existe una posición unánime para determinar cuál es el origen de su cromatismo. También es curioso que es una ciudad en la que no hay moscas. ¿Será por su intenso color? 

14. Caminito (Buenos Aires, Argentina) 

Caminito es ante todo color. Lo encontramos en La Boca, Buenos Aires, y es uno de los lugares imprescindibles en una visita a la ciudad. Una preciosa calle que se sitúa en la desembocadura del Río de la Plata que sirve como recuerdo a los inmigrantes llegados desde Europa a finales del siglo XIX. 

Caminito (Buenos Aires, Argentina) 
Caminito (Buenos Aires, Argentina)  | SamyStClair / ISTOCK

Este rincón, además de su belleza e historia, es un lugar que rezuma tango, olor a asado y fútbol. Un rincón multicultural con casas de chapa que es, en sí misma, un auténtico museo al aire libre. 

15. Rúa Augusta (Lisboa, Portugal)  

Es la calle principal del barrio de Baixa, ubicado en Portugal. Es una calle que une la Praça do Comércio con la Praça do Rossio, a través del famoso Arco Triunfal portugués. Esta calle es uno de los centros neurálgicos de toda la ciudad de Lisboa, puesto que en este barrio se encuentran algunas de las tiendas más grandes y transitadas de toda la ciudad. O lo que es lo mismo: belleza portuguesa en todo su esplendor. 

Rúa Augusta (Lisboa, Portugal)  
Rúa Augusta (Lisboa, Portugal) | Sohadiszno / ISTOCK