Las 10 reglas de oro del buen viajero

El Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF) ha elaborado el decálogo del buen viajero.

VIAJAR
 | 
Foto: Mekhamer / ISTOCK

Porque ser turista no está reñido con cuidar la naturaleza y el medio ambiente, el Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF) acaba de publicar sus "10 reglas de oro del buen viajero". A través de este decálogo pretende concienciar a los turistas sobre las buenas prácticas a la hora de viajar a países exóticos y la compra de souvenirs en ellos. Según ellos mismos afirmas son "diez reglas de oro que todo viajero responsable debe conocer para proteger la naturaleza".

Así, a través de estas reglas, animan a viajar con responsabilidad y a que los turistas piensen dos veces qué souvenirs adquirir. Este decálogo aconseja no comprar productos de origen animal y vegetal, ya que al ignorar su procedencia real se puede estar dando apoyo a las mafias que trafican con especies, algunas de ellas al borde de la extinción.

Además, avisan de que hay productos que pueden estar fabricados con partes de animales o plantas protegidas cuyo comercio es un delito, lo que puede suponer un verdadero problema para el turista a la hora de regresar a casa, ya que en la aduana podrían ser sancionados hasta con penas de cárcel.

Así, el decálogo WWF insta a poner especial atención en estos diez productos:

Tortugas marinas: todas las especies de tortugas marinas están amenazada por lo que hay que evitar joyas y bisutería hechas de carey -caparazón de tortuga- así como productos derivados: sopas, cremas, pieles...

Marfil: más de 20.000 elefantes son asesinados al año sólo por sus colmillos, pero también instan a evitar marfil proveniente de ballenas, morsas, focas y narvales o hipopótamos.

Pieles: felinos salvajes como tigres, jaguares, leopardos u ocelotes están protegidos por lo que importar pieles o pelaje de estos animales está prohibido, como también lo está la piel de focas, osos polares y nutrias.

Cueros y pieles de reptiles: aunque es cierto que reptiles como cocodrilos y caimanes, varanos o serpientes se crían en granjas autorizadas, muchos otros son capturados de forma ilegal.

Coral:  además de coral, hay que tener cuidado con al almejas gigantes, determinadas especies de caracolas y otras conchas que pueden estar protegidas.

Plantas: particularmente orquídeas, cactus y plantas tropicales pueden necesitar permisos a la hora de pasar la aduana. Y es que algunas especies están prohibidas por ser invasoras. Además, souvenirs como los palos de lluvia pueden estar prohibidos ya que se fabrica con un tipo de cactus protegido.

Medicina tradicional asiática: estos productos pueden contener ingredientes o extractos provenientes de animales por lo que hay que revisar las etiquetas.

Mascotas: en algunos mercadillos se venden animales vivos como aves (loros, cacatúas, guacamayos o pinzones) o reptiles (lagartos, iguanas, tortugas terrestres o de agua dulce) que son a menudo especies protegidas, que serán incautadas en la aduana, previa sanción, y terminarán en centros de rescate.

Maderas talladas: maderas como el ébano o el palo de rosa han de tener FSC que certifica su origen legal,

Caviar: todas las especies de esturiones están gravemente amenazadas por lo que la importación de caviar está muy regulada. Tan sólo se puede transportar 125 gr.

// Outbrain