10 preguntas para entender lo que está pasando en el Mar Menor

Hace apenas cuatro décadas esta laguna era una los espacios naturales más bellos del mundo. Ahora, se está muriendo poco a poco. Un experto nos da las claves de lo que está pasando

Beatriz Pérez
 | 
Foto: Juan Miguel Cervera Merlo / ISTOCK

La agricultura intensiva, el mal uso del agua y el turismo excesivo son algunas de las causas que han provocado el desastre medioambiental en el Mar Menor. El exceso de nutrientes que llega a esta laguna ha provocado unas condiciones totalmente incompatibles con la vida de muchos de los organismos que viven en ella. Para entender con más detalle lo que está ocurriendo en este ecosistema, el experto en el programa marino de WWF, Óscar Esparza, nos responde a diez preguntas clave:

1. ¿Cuál es el principal problema del Mar Menor en estos momentos?

El principal problema de las consecuencias que estamos viendo es el mal uso y la mala gestión del territorio que se hace desde hace décadas. Todo empezó con el trasvase Tajo-Segura, cuando se empezaron a arraigar zonas que eran de secano, se traspasaron a regadío y a un cultivo intensivo. Y al final, este cambio de usos de suelo sin un control y sin tener en cuenta el ecosistema del medio en el que se encontraba ha producido lo que se ha venido denunciando desde hacía ya años: un goteo diario que no ha parado de vertidos, nitratos y fertilizantes a la laguna del Mar Menor.

JOSE MIGUEL FERNANDEZ / ISTOCK

2. ¿Qué otros factores han incidido?

El Mar Menor era originalmente un sistema oligotrófico, es decir, un sistema con poca entrada de nutrientes y con aguas transparentes. Así que al mal uso del territorio se suma el mal uso del agua, hinchando acuíferos en momentos de sequía que luego se mantenían abiertos e incluso se seguían abriendo otros. Además, ese exceso de contaminación por el uso intensivo de los acuíferos y del agua, se une a otras causas como el tema del urbanismo de la zona, que también ha hecho que las avenidas de agua de forma natural no entraran por el cauce natural, sino que estuvieran concentradas en determinados puntos.

AlexKazachok2 / ISTOCK

Por lo tanto, ha sido un cúmulo de circunstancias donde la agricultura, por ser la que más superficie ocupa, es una de las principales responsables de lo que ha pasado. Esto ha sucedido por no querer mirar lo que estaba pasando, pensando que esto no iba a pasar nunca hasta que al final ha colapsado.

3. ¿Cuáles son las consecuencias si no se actúa de inmediato?

Las consecuencias futuras son las consecuencias presentes, es lo que estamos viendo ahora mismo. Las consecuencias de esta mala gestión del territorio y de esta situación de la ilegalidad han sido el colapso ecológico de los sistemas naturales y los sistemas de amortiguación que permiten soportar estas alteraciones. Cuando estos llegan a un cierto límite, a un umbral, el sistema colapsa, y una vez que ocurre es muy difícil reanimarlo.

Europa Press News / GETTY

El Mar Menor ahora mismo sería como un paciente que está en la Unidad de Cuidados Intensivos: está muy mal y cualquier mínima alteración lo que hace es que provoque episodios como el que estamos viendo, donde se generan condiciones totalmente incompatibles con la vida de muchos organismos. Entonces se produce una mortalidad masiva, pues el exceso de nutrientes lo que hace es que proliferen fitoplancton y algas, organismos que ven mucha comida disponible, se ponen a comer sin parar, crecen y consumen todo el oxígeno. Al mismo tiempo, generan una capa de biomasa que impide que la luz llegue a atravesar la columna de agua, con lo que las plantas que viven en el fondo no pueden hacer fotosíntesis y tampoco pueden oxigenar las aguas. Al final lo que produce es que sea una zona que puede ser incompatible con la vida de muchas especies.

4. ¿Qué soluciones hay para reparar este desastre ecológico?

Las soluciones tienen que pasar por atajar las causas y no las consecuencias. Las soluciones no pueden estar mirando únicamente a tener efectos que maquillen la situación o que solucionen el problema a muy corto plazo, sino que tienen que ser soluciones profundas que aborden las causas reales del problema, sobre todo reducir la concentración de nitratos por hectárea, o sea, reducir la superficie de regadíos, cumplir con la legalidad y cambiar el modelo de gestión del territorio. Estas serías las medidas más radicales que tendrían que hacerse ya. Y junto a eso, también se debería trabajar en la naturalización del borde litoral, es decir, hacer restauraciones para que haya un filtro verde, que son sistemas naturales que filtran todo el exceso de nutrientes que proviene de la actividad agraria aguas arriba.

Europa Press News / GETTY

5. ¿Cómo afecta este problema al resto de la región?

Esto no hay que hay que mirarlo como un problema del Mar Menor, sino como un problema mucho más amplio de toda la comarca que vierte al Mar Menor. Es decir, no solamente declarar el Mar Menor como zona protegida, sino que hay que mirar más allá de lo que es la laguna y buscar el origen de las causas de ese problema. Y así podremos tener una oportunidad para para tratar de recuperarlo, pero la verdad es que está bastante deteriorado.

Algunas casas de Formentera tendrán las paredes hechas con posidonia

6. ¿Qué importancia ambiental tiene el ecosistema del Mar Menor?

El Mar Menor no tiene solo importancia a nivel regional, sino que es una zona que es muy importante a nivel internacional, de hecho, tiene varias figuras de protección internacional, como son RAMSAR por Naciones Unidas o el estar incluido dentro de las directivas Aves y Hábitat de la Unión Europea. Luego también tiene asegurado protección a nivel nacional y a nivel regional. Pero todo esto no se ha gestionado adecuadamente.

kamira777 / ISTOCK

7. ¿Y además de valor ecológico?

La zona cuenta con un gran valor ecológico, biológico y natural, pero también social, cultural y tecnológico. Es una laguna que tiene mucha historia, desde la época de la prehistoria hay asentamientos humanos en la zona. También del tiempo de los romanos, que era cuando la llamaba la Belich, hay registros de la actividad humana como las vías romanas que pasaban bordeando la zona. Luego llegaron los árabes e instauraron sistemas de pesca que todavía se usan desde entonces y que son únicos a nivel mundial, como por ejemplo las encarnizadas, que son zonas de trampas para los peces. Y es que el Mar Menor es una zona donde vienen muchos peces a criar y a poner huevos, porque está protegida de depredadores, con lo que se criaban aquí y luego salían por los puntos que tiene de conexión con el Mediterráneo. Por lo tanto, la zona, a nivel cultural e histórico, tiene un valor que es excepcional y que, si esto no cambia, se puede perder.

8. ¿Las personas están dejando de visitar la zona?

OlafSpeier / ISTOCK

Vemos que mucha gente que venía al entorno del Mar Menor está saliendo, porque están viendo la situación de la laguna. Esto tiene también una pérdida económica, social y etnográfica muy grande, porque el Mar Menor no es solamente agricultura. De hecho, en la agricultura por lo que se ha apostado en los últimos años es por hacer un cambio de usos de suelo y pasar de una ciudad de secano a una ciudad de intensiva a costa de otras actividades más tradicionales de la zona, como son la actividad pesquera o el turismo, que viene ya desde el siglo XIX con las zonas de segundas residencias con personas de Murcia pero también de fuera. Por lo tanto, los valores que tiene no solamente son ambientales y naturales, sino que es una zona perfectamente equiparable a Parques Nacionales, pero lo que pasa es que se ha hecho una mala gestión y al final se ha traducido en esto.

9. ¿Qué incidencia ha tenido el turismo en este problema?

El turismo como causa del problema ha tenido una incidencia más indirecta. Es algo que pasa en muchas localidades, que las infraestructuras que soportan a la población como las depuradoras de agua, se quedan infradimensionadas cuando llega el verano y la población se multiplica. Muchas veces revientan o no se depuran adecuadamente las aguas, y esto también hace que se produzcan vertidos a la laguna. Pero esto es algo bastante extendido en el Mediterráneo, donde hay un turismo muy estacional en verano, cuando se viene la avalancha de turistas. Así, a veces esas infraestructuras no soportan la presión, con lo que creo que también es muy importante saber crecer en ese sentido y tratar de gestionar adecuadamente el turismo para que no comprometa los valores por los cuales la gente va a visitar estas zonas.

10. ¿Es posible mantener un equilibrio entre el turismo y el medio ambiente?

Muchas veces se ha pensado solamente en ganar dinero con una mirada a corto plazo y no en un turismo de calidad. Creo que no solo se puede, sino que se debe mantener un equilibrio entre el turismo y el medio ambiente, pero es algo que requiere de la implicación de toda la sociedad: las propias empresas que se dedican al sector, las administraciones públicas, los turistas, los gobiernos, etc. Yo creo que al final todos demandamos y queremos ir a sitios que nos den un valor añadido, para tener otros puntos de vista, para practicar deportes acuáticos, para pasear… Tenemos que conservar estos lugares para para el disfrute de todos.

amoklv / ISTOCK

Pero el turismo no es el principal problema ahora mismo, de hecho, la falta de turistas puede ser algo que complique todavía más la vida de mucha gente que dependía del entorno de la laguna, porque tenían hoteles o restaurantes, por ejemplos, y ven comprometidas esas actividades por una mala gestión y una dejación de funciones por parte de las administraciones.