Viaje al mundo de Peter Rabbit

El Distrito de los Lagos es el telón de este cuento infantil convertido en película, que es ya todo un éxito de taquilla

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: acceleratorhams / ISTOCK

Es un conejo travieso y aventurero que tiene la voz del humorista Dani Rovira. Un conejo con chaqueta azul que es el líder del más tierno elenco animal que ha dado la literatura y que ahora podemos ver en la gran pantalla gracias al filme Peter Rabbit, estrenado en España hace poco más de un mes. Una cinta que, en sus diferentes versiones, ha cosechado un éxito fulminante entre los niños (y no tan niños) de todos los rincones del mundo. ¿Su fórmula? Una mezcla de animación y live-action (personajes reales y personajes mecánicos), mucho humor y grandes dosis de sentimentalismo.

¿Pero quién es realmente este conejo tan carismático? Peter Rabbit, muchos lo saben, nació del pincel y la pluma de Beatrix Potter, la autora de cuentos infantiles más leída de todos los tiempos. Sus delicadas acuarelas, alumbradas en los albores del siglo pasado, crearon todo un universo de simpáticas travesuras que trascendieron al éxito de los propios libros. Los niños enseguida sucumbieron al encanto de estos animalitos con ropa, cuyas imágenes siguen vendiéndose en merchandising más de cien años después. Unos dibujos naïf y una prosa dulce pero muy perspicaz son la marca de esta prolífica obra de la que se han vendido nada menos que 45 millones de libros.

Lago Wastwater, Cumbría. | BriBar / ISTOCK

El Distrito de lo Lagos, una bucólica región de Cumbria, al noroeste de Inglaterra, conforma el escenario en el que se gestó este mundo fantástico de entrañables animalitos. Aquí, entre montañas brumosas y valles escondidos, Beatrix Potter comenzó a pintar a sus personajes cuando apenas era una niña. Hoy este enclave es el lugar donde seguir las huellas de la escritora, el rincón donde contagiarse de la magia de sus cuentos, en los que de fondo brilla un bello paisaje que fue su reconocida inspiración.

Peter Rabbit y sus colegas a menudo deambulan por estos rincones dibujados con suaves colinas, dieciséis lagos plagados de nenúfares y encantadoras aldeas trazadas de casitas de piedra y pintorescos cottages de madera. Un lugar ciertamente de fábula que, pese a ser desconocido en nuestro país, constituye uno de los parajes más evocadores de Gran Bretaña y el destino más visitado después de la vibrante Londres. El Distrito de los Lagos es el mayor parque nacional del Reino Unido, allí donde descansa lo más extremo del suelo inglés: Wastwater, el lago más profundo y Scafell Pike, la cumbre más alta. Pero también es el rincón donde reside la más perfecta simbiosis entre actividad y reposo, aire libre y patrimonio cultural.

Wray Castle. | SueBurtonPhotography / ISTOCK

Seguir la pista a estos personajes fantásticos pasa por visitar Wray Castle, en la orilla del lago Windermere, donde transcurrieron los veranos de la autora. Un castillo gótico al más puro estilo de los relatos de terror que esconde, sin embargo, una grata sorpresa para los niños: su interior ha sido reciclado en una especie de parque infantil donde dejar volar la imaginación. Salas plagadas de juegos y disfraces, pantallas donde se proyectan dibujos animados y múltiples actividades para sentirse como un caballero o para meterse en la piel de una princesa.

También pasa por conocer Hill Top, en la aldea de Near Sawrey, que fue la casa que compró Potter en 1905 con las ganancias de sus primeros libros. Una casa que mantiene sus pertenencias y cuyos rincones son reconocibles en muchas de sus obras. Muy cerca, en el idílico pueblo de Hawkshead, la siguiente parada en este tour de cuento será la Beatrix Potter Gallery, donde descansa la única colección de todo el mundo con sus pinturas originales. Los fans disfrutarán de lo lindo: bocetos de sus personajes, paisajes del condado, apuntes a pie de página de la mano de la propia autora…

Pero el rincón más querido de los niños es sin duda The World of Beatrix Potter Attraction en el diminuto pueblo de Bowness-on- Windermere. Un recorrido entre reproducciones tridimensionales de sus personajes, tan logrados que parecen reales. Es aquí donde tiene lugar el esperado encuentro con Peter Rabbit, el protagonista de esta pícara y gamberra aventura por la que se pirran los más pequeños.