Viajar en el tiempo es posible en Dinópolis

El parque temático turolense ofrece un divertido recorrido por el mundo de los dinosaurios e invita a meterse en él de lleno.

Sara Acosta Díaz

Con siete sedes satélites y una sede principal - todas en la provincia de Teruel- Territorio Dinópolis se autodefine como un innovador parque cultural, científico y de ocio, dedicado a la Paleontología en general y a los dinosaurios en particular.

Pero Territorio Dinópolis no sería lo que es sin la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis (Fundación Dinópolis), formada actualmente por nueve paleontólogos y un restaurador y que se encarga de es investigar, conservar y difundir el patrimonio paleontológico de Teruel que es mucho y variado.

La sede principal, Dinópolis, se encuentra en la ciudad de Teruel y es la más grande y completa. Aquí pequeños y mayores disfrutarán del mundo de los dinosaurios de una forma educativa y divertida a la vez. El viaje comienza en Tierra Magna, una zona temática donde esperan una réplica del "Gigante Europeo", el Turiasauris riodevensis -30 m de largo y de 30-40 toneladas de peso- y una del Allosaurus, un dinosaurio carnívoro que pudo rondar entre los siete y diez metros de longitud y de cuya familia se han encontrado dientes y huellas de terópodos. Esta zona de 3.000 m² se irá llenando de más réplicas de dinosaurios en función de los hallazgos de los paleontólogos de la Fundación.

El Último Minuto es un recorrido , primero a través de paneles y luego en barca, por la evolución de la humanidad desde la época de Lucy -un homínido perteneciente a la especie Australopithecus afarensis que data de hace 3,2 millones de años- hasta la actualidad. El nombre de esta atracción hace referencia a que si la vida del universo se extrapolase a un reloj, la historia de la humanidad sería tan sólo el último minuto de ese reloj.

La parte más importante de Dinópolis es sin duda su Museo Paleontológico. Dividido en tres zonas -Mundo Acuático, Dinosaurios y Mamíferos- cuenta con recreaciones virtuales, juegos o imágenes en 3D entre otras atracciones para mejorar la comprensión de toda la información. Una de sus características principales es que el visitante está acompañado constantemente por un guía que va explicando cada una de las muestras que se va viendo. Además, si el guía no sabe responder alguna pregunta el visitante podrá, a través de internet, trasladársela al equipo de paleontólogos que se la responderán con gusto.

La pieza más importante del museo es un ejemplar original (el primero de España) del Proa valdearinnoensis encontrado en la localidad de Ariño, así como los dos grandes esqueletos auténticos de un Mamut y de un Oso de las Cavernas. Además, cuenta con otras muchas reproducciones a tamaño natural de otros ejemplares como el T-Rex o el Brachiosaurus, en el caso de los dinosaurios o una tortuga gigante y un Elasmosaurus en el caso del mundo acuático.

Ya fuera del museo, lo más pequeños -y no tan pequeños- se pueden entretener en la Paleosenda, pionera en Europa, que combina juegos de madera y agua y circuitos de habilidad con zonas especialmente tematizadas y ambientadas como si de un campamento paleontológico se tratara. También para los niños, el SaurioPark es una zona de ocio al aire libre donde esperan atracciones como Troncopista, el Iguanodon, el Brincosaurio y el Dinovivo.

Otras atracciones dentro de Dinópolis son el simulador 4D Tierra Colossus, el espectáculo Cara a Cara con tecnología Avatar Live, el espectáculo T-Rex donde se explica cómo vivían estos ejemplares de dinosaurio americano y el cine en 3D White Tiron.

Y si toda esta experiencia sabe a poco, Territorio Dinópolis cuenta con otras siete sedes repartidas por toda la provincia de Teruel. Estas sedes son más pequeñas y tienen la forma de museo. La visita siempre se hace acompañada por un guía y tiene una duración de una hora aproximadamente. Las sedes son:

Inhóspitak, inaugurado en 2003 en Peñarroya de Tastavins, muestra los fósiles originales de un Tastavinsaurus así como su réplica completa. Este dinosaurio fue encontrado en 1997 y durante la visita se explica, además del origen del dinosaurio, el proceso de excavación de los restos.

Legendark, inaugurado en 2003 en Galve, tiene como protagonista al Aragosaurus, un saurópodo único en el mundo y el primer dinosaurio definido en España, además de los restos originales de Hypsilophodon e Iguanodon, también se han encontrado restos en Galve, asó como una representación de otras ocho especies de animales definidas allí por primera vez. La visita se completa en un laboratorio en el que se puede comprobar cómo se restauran estos restos.

Región Ambarina, inaugurada en 2003 en Rubielos de Mora, basa su exposición en la Paleobotánica y en restos originales y réplicas de Morophus, un mamífero ya extinto que vivió en aquella zona. Además cuenta con una muestra animales fosilizados que quedaron atrapados en dentro de la resina de grandes árboles (convertida en ámbar rojo) en el fondo de un Konservat-Lagerstätten, un lago fosilizado cuya excepcional de conservación hace que sea uno de los pocos que quedan en el mundo. Además, se explica a través de la muestra las técnicas utilizadas para la clasificación de fósiles.

Bosque Pétreo, inaugurado en 2006 en Castellote, también tiene a la Paleobotánica como hilo argumental. Aquí se muestran los cambios en la distribución de las áreas emergidas a lo largo de los últimos centenares de millones de años. Además, fósiles de dinosaurios y mamíferos del Meszoico ayudan a desvelar algunos misterio s de la Paleogeografía.

Mar Nummus, inaugurado en 2008 en Albarracín , cuenta cómo se forma un fósil y cómo son las herramientas utilizadas por los paleontólogos para investigar la vida en el pasado. Esta zona estaba cubierta por el Mar de Tethys hace 150 millones de año y de esa época forman parte de la muestra cocodrilos, esponjas, braquiópodos, ammonites, bivalvos, gasterópodos y equinodermos, entre otros. Llama la atención la exposición de la "Albarracinites albarracinensis", un ammonites exclusiva de esta zona, y una réplica a tamaño real de un Liopleurodon, un gigantesco reptil acuático.

Titania, inaugurado en 2012 en Riodeva, se centra en el Turiasaurus riodevensis, -El Gigante Europeo- encontado en 2003 y cuya reproducción a tamaño natural domina la exposición en la que también se encuetran réplicas de huesos de otros dinosaurios encontrados en la provincia de Teruel como diplodócidos, estegosáuridos, ornitópodos y dinosaurios carnívoros.

Valcaria, inaugurada en 2015 en Ariño, es la última de las sedes abierta. Aquí se explica el trabajo realizado en el yacimiento de la mina de carbón de Santa María de Ariño así como la vegetación y la fauna de 111 millones de años (Cretácico). Además, se comparan los restos encontrados en Ariño con los de la Formación Cedar Mountain de Utah-Colorado, en Estados Unidos, cuya relación es estrecha. La muestra se completa con un documental de Javier Trueba.

La visita a Territorio Dinópolis se puede realizar de marzo a octubre en el caso de las sedes en un horario de 10:30 a 14:00 horas y de 16:00 a 19:00 ó 20:00 horas -depende del día-. Por su parte, Dinópolis Teruel tiene un horario de 10:00 horas a 19:00 ó 20:00 horas, también en función del día, y abre desde marzo hasta diciembre.