En venta un antiguo castillo de la Toscana

El castillo, próximo a Florencia, se construyó en el siglo XV para una noble familia italiana.

VIAJAR
 | 
Foto: Lionard Luxury Real Estate

Este castillo toscano que ahora está en venta debe su nombre a Filippo Brunelleschi, un arquitecto renacentista italiano conocido por ser el autor de la cúpula del Duomo de Florencia.

El inmueble, que está datado en torno a 1424 y es propiedad de la familia Pucci, una estirpe perteneciente a la nobleza italiana, se levanta entre cuatro torreones situados en las esquinas, siendo uno de ellos la Torre del Reloj. Otros puntos de interés son su majestuoso salón principal, el patio interior, la capilla privada ubicada en el bosque y el porche interno, de estilo renacentista.

La confirmación de que fue Brunelleschi quien diseñó el castillo ha llegado gracias a las investigaciones del profesor Massimo Ricci, uno de los mayores expertos del mundo en el trabajo del arquitecto italiano. Fueron los ladrillos utilizados en la fortaleza lo que condujo a Ricci hacia la pista definitiva, pues son del mismo tipo que los usados en la cúpula del Duomo, unos ladrillos tan perfectamente empleados para la época que revelan a Brunelleschi como autor del proyecto.

Un pasado repleto de huéspedes

A lo largo de sus 600 años de historia el castillo ha alojado en su interior a numerosas personalidades relevantes. Ilustres nobles, papas o reyes han dormido entre sus paredes. Los papas Leon X, Clemente VII y Pablo III Franese se hospedaron en la fortaleza; Lorenzo de Médici, conocido como El Magnífico, que fue gobernante de Florencia además de poeta, mecenas de las artes y filósofo, también vivió durante un tiempo en el inmueble; y ya en el siglo XX, fue el Rey de Italia Víctor Manuel III quien se instaló en él.

Lionard Luxury Real Estate

Asimismo, durante la II Guerra Mundial, en 1944, la ciudadela sirvió como base militar para que el general estadounidense Mark Clark lograra liberar a la península itálica de las Potencias del Eje.

Posicionada encima de una colina y bien protegida por fosos, murallas y torres, el territorio de esta residencia toscana se extiende entre bosques, olivos y viñedos, lo que permite a la finca producir aceite extravirgen y vinos de gran prestigio. Además, 25 caseríos se encuentran repartidos entre las tierras de la gran parcela.

La tranquilidad y el silencio que rodean al castillo es una de sus más valoradas virtudes. Sin embargo, y a pesar de su ubicación retirada, se encuentra a tan sólo 45 kilómetros de la monumental ciudad de Florencia y a 50 kilómetros de Siena. El castillo de Brunelleschi funciona, a día de hoy, como finca agraria donde elaborar cuidados productos de la Toscana y como lugar de referencia para organizar eventos elegantes y originales.