De Venecia a Sorrento: un festín en alta mar

Un viaje mágico por el Mediterráneo a bordo de la naviera con la mejor gastronomía del mundo

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: piola666 / ISTOCK

La mítica y decadente Venecia; la bella Dubrovnik, perla del Adriático; las blanquiazules islas de Mykonos y Santorini. También la desconocida Gythion, un tesoro oculto de Grecia; la polifacética Corfú y la romántica Taormina. Y todo para acabar en Sorrento, con una visita a Capri, y llegar al fin a Roma, donde da fin esta tentadora travesía de once días. Así es el programa que propone Oceania Cruises en el llamado Medieval Mediterraneam. Un viaje único y exclusivo por las maravillas del Mare Nostrum. 

Isla de Capri | Janoka82 / ISTOCK

A su itinerario, cuajado de encantadores destinos, se une la magia del viaje en sí mismo. Porque el trayecto se hace a bordo del renovado Sirena, el barco al que se ha efectuado una reforma integral para mostrarse al mundo más completo y mejorado que nunca:

342 camarotes y suites completamente nuevos junto con espacios comunes totalmente remozados, en los que se incluyen elementos únicos de la multimillonaria colección de arte de la naviera. 

Oceania Cruises

No hay lujo mayor que el de alojarse en sus espaciosas cabinas decoradas con estilo contemporáneo de colores claros y agraciadas con todos los detalles: Wifi gratis, balcones, espejos de cuerpo entero, enchufes de 100 voltios a cada lado de la cama y amenities de Bvlgari como en un hotel flotante de cinco estrellas. 

Oceania Cruises

Pero eso no es todo. Porque Oceania Cruises ha sido nombrada la compañía con la Mejor Gastronomía a Bordo en la XII Edición de los Premios Excellence de Cruceros, lo que confirma que la excelencia culinaria está presente en todo el itinerario. Su programa gastronómico, diseñado por el famoso chef Jaques Pépin, cuida la elección de materias primas y los ingredientes artesanales de primera calidad: desde el preciado azafrán de Castilla-La Mancha hasta la mejor harina francesa pasando por las langostas de Maine, sólo por poner unos cuantos ejemplos. Un auténtico festín en alta mar al paso de estos lugares incomparables: 

Oceania Cruises

Venecia melancólica 

Venecia | RudyBalasko / ISTOCK

Deslizarse en góndola por sus canales con el Oh, sole mío de fondo, pasar bajo el Puente de los Suspiros donde aún se escucha el eco de los reos antes de morir, detenerse en la Plaza de San Marcos y contemplar la basílica en uno de los escenarios más carismáticos del mundo, el mismo al que el propio Napoleón cuentan que llamó “el más elegante salón de Europa”. Descubrir Venecia es admirar su luz única, adentrarse en un cuadro de Veronés, Tiziano o Canaletto, cumplir el sueño de pisar esta bella ciudad al menos una vez en la vida. 

Dubrovnik, de piedra y mar

stocklapse / ISTOCK

De la perla del Adriático se ha hablado tanto, que casi uno cree conocerla antes de llegar a destino. Pero nada más lejos. Porque esta ciudad de gruesas murallas bañada por aguas cristalinas no deja nunca de sorprender ni de enamorar. Su paisaje, su armoniosa arquitectura renacentista, sus iglesias y palacios y sus tejados son atractivos inigualables de esta joya suprema de Croacia.

Mykonos, fiesta asegurada

tepic / ISTOCK

La más divertida de las Islas Cícladas no sólo ofrece un paréntesis de frivolidad con sus playas atestadísimas, su exhibición de gente guapa y su ambiente cosmopolita de desenfrenada fiesta. También regala la magia de su pueblo encalado de corte cubista, sus callejones cubiertos de buganvillas y su selección de restaurantes refinados, bares de diseño y fascinantes boutiques de moda. 

Santorini, belleza irreal

Allard1 / ISTOCK

Imposible no sucumbir al encanto de esta isla, pese a sus trilladas imágenes y su inevitable carácter turístico. Nada prepara al viajero para esta irresistible belleza con sus oscuros acantilados verticales de piedra volcánica sobre los que se asienta el pueblecito blanco. Fira, con las vistas desde el borde de la caldera, o la aldea de Oia, con su conmovedora panorámica desde la punta más septentrional, son dos animados centros urbanos donde se asiste al espectáculo de unos atardeceres que se cuenta entre los más impresionantes del mundo. 

Gythion

Voyagerix / ISTOCK

El que fuera un importante puerto comercial para los fenicios es hoy un encantador pueblo griego a la orilla del mar, que cae abruptamente sobre la bahía de Lakonia. Un lugar virgen, todavía por explotar y con un entorno paisajístico maravilloso.

Corfú

Vladimir_Timofeev / ISTOCK

La gran isla de las Jónicas es verde y ondulada, exclusiva y sofisticada, plena de tesoros naturales y arquitectónicos. Por algo la llaman la Isla de la Felicidad. Un lugar para para pasear y perderse por los vericuetos de la historia, nadar en aguas cristalinas y seguir la pista de Ulises y otros héroes de la mitología. 

Taormina, perfume mediterráneo

Starcevic / ISTOCK

Es el más bello balcón sobre el mar Jónico y se encuentra en la siempre fascinante Sicilia. Taormina fue uno de los rincones que quedaron en la retina de Goethe en su viaje de inspiración por Europa. La panorámica del teatro grecorromano bajo la sombra de los cipreses y las higueras, y con el Etna humeante en el horizonte, es una postal que no se olvida. 

Sorrento, con un salto a Capri

piola666 / ISTOCK

La última de las escalas (antes de llegar a Civitavecchia, en Roma) depara el disfrute de las vistas al Golfo de Nápoles y ofrece los mejor de la Campania: buena gastronomía, un pintoresco centro histórico y todo el sabor mediterráneo en sus puertos y playas. Si, además, la visita se completa con una escapada a la isla de Capri, el colofón a esta travesía no puede ser más perfecto.