La vegetación regresará a la Plaza Mayor de Madrid

A finales de septiembre la Plaza Mayor recobrará su aspecto de hace un siglo gracias a 1.100 plantas y pequeños árboles.

Ignacio Romo
 | 
Foto: miralex / ISTOCK

El final del verano vendrá acompañado de un cambio sustancial en uno de los lugares más míticos y visitados de Madrid, la Plaza Mayor. Y es que la famosa plaza madrileña, inaugurada en 1580, modificará su imagen gracias a la instalación de 1.100 plantas y pequeños árboles.

A mediados del siglo XIX, la Plaza Mayor de Madrid gozaba de un aspecto ajardinado, repleto de grandes árboles y otras plantas, haciendo de ésta algo así como un pequeño parque. La vegetación se colocó allí para otorgarle al recinto un aspecto más moderno, afrancesado. Sin embargo, años más tarde, 1920, se decidió devolver a la plaza su aspecto anterior de lugar dominado por el asfalto y el ladrillo.

Ahora, casi dos siglos después de aquello, el Ayuntamiento de la capital y el gremio de restauradores se han propuesto poblarla otra vez de plantas. No es posible acometer la misma reforma que en el siglo XIX, pues ahora hay un aparcamiento subterráneo justo debajo que impide la disposición de árboles de mayor tamaño, pero van a realizarse modificaciones basadas en el espíritu de aquellos años.

Ayuntamiento de Madrid

El plan consiste en instalar, a partir de la última semana de septiembre, 1.100 plantas y pequeños árboles. En concreto, 1.000 plantas con flor y 100 coníferas, árboles de unos dos metros de altura similares a los árboles de Navidad.

Asimismo, el Ayuntamiento y el gremio de restauradores han acordado renovar el mobiliario de las terrazas de bares y restaurantes. Los locales tendrán todos el mismo diseño de sillas y mesas para así dotar a la plaza de un aspecto más uniforme y coherente. En total, se utilizarán 2.000 sillas y 700 mesas nuevas.

Por otro lado, también se instalarán separadores entre terrazas, de un metro de altura y adornados con una decena de plantas en flor, y maceteros cuadrados de gran tamaño para las coníferas. Ambos, separadores y maceteros, poseerán el mismo diseño que las mesas y sillas.

Desde 2017 se han ido realizando diferentes proyectos en la plaza con motivo de su IV centenario. Hace más o menos un año se instaló un enorme círculo de césped natural sobre los adoquines del lugar, y el pasado febrero la plaza albergó una escultura flotante sobre la estatua ecuestre de Felipe III. Ahora, también aprovechando la efeméride, se realizará esta reforma que comenzará a finales de septiembre, tendrá un carácter permanente y que pretende proveer al recinto de un aspecto más moderno y acogedor.