Ve al Algarve para vivir Castro Marim, la fiesta más medieval

La localidad algarvía, muy próxima a Huelva, celebra del 28 de agosto al 1 de septiembre la XXII edición de sus Días Medievales, una de las citas más famosas del verano en el sur de Portugal.

Redacción Viajar
 | 
Foto: Redacción Viajar

Del 28 de agosto al 1 de septiembre, Castro Marim emprende su particular viaje al pasado. Como cada verano, durante los Días Medievales la localidad algarvía se transforma en una ciudad medieval y su castillo se llena de personajes históricos venidos de los siglos XIII y XIV.

Redacción Viajar

Reyes, caballeros, nobles, clero, burguesía y pueblo comparten protagonismo en estas jornadas donde se suceden desfiles históricos, torneos, banquetes y demostraciones de los oficios de antaño, además del mercado medieval. Todo, en un enclave único: el castillo de Castro Marim.

Redacción Viajar

Uno de los puntos fuertes de los Días Medievales son los desfiles en los que participan decenas de vecinos que se visten acorde a la época y a la clase social que representan; también hay torneos donde los caballeros demuestran sus habilidades en el manejo de las armas y no faltan las recreaciones históricas y las exposiciones.

Telma Veríssimo

Los antiguos oficios, como herreros, zapateros, vendedores de sal, hortelanos o vendedores, también tienen su espacio y, además de ver cómo trabajan, es posible adquirir algunos de sus productos en el mercado medieval. En los siglos XIII y XIV los euros no existían así que el pago se efectúa con reales.

La inmersión histórica se completa con los banquetes medievales, organizados en el interior del castillo. Ambientadas con antorchas y música, estas cenas reúnen a decenas de personas en torno a platos de antaño donde predomina la carne y los suculentos postres.

Telma Veríssimo

Unas jornadas tanto para adultos como para niños. Los pequeños disfrutarán con el ambiente y las actividades pensadas para ellos como fabricación de escudos, mini torneos y juegos. Todo en un entorno mágico: Castro Marim. Toda la información sobre adquisición de entradas y el programa de animación en la página web.

Un municipio para descubrir despacio

El enclave donde se celebran los Días Medievales no podía resultar más adecuado. Castro Marim es una preciosa localidad medieval, ubicada muy cerca de la provincia de Huelva, junto al río Guadiana.

Gracias a su situación estratégica y fronteriza, sus pobladores han levantado diferentes construcciones defensivas en diferentes momentos históricos como el fuerte de San Sebastián, erigido durante la Guerras de Restauración o el castillo del siglo XIII que guarda en su interior la iglesia de Nuestra Señora de los Mártires o el Castillo Viejo, todavía más antiguo.

Telma Veríssimo

Esta fortaleza permite observar, durante todo el año, la localidad y sus alrededores. Un entorno que guarda tesoros naturales como la Reserva Natural de las Marismas de Castro Marim y Vila Real de Santo António, ideal para observar aves (hay alrededor de 150 especies diferentes), el río Guadiana, su desembocadura y las salinas.

Telma Veríssimo

Y es que la sal de Castro Marim es famosa. La extracción artesanal de este producto resulta clave para la economía del municipio y se ha convertido, a su vez, en un atractivo turístico. Desde hace unos años, existe un spa en una de las salinas que permite relajarse en un espacio singular y vinculado con la tradición.

Y otro lugar ideal para disfrutar del tiempo libre es la playa. El municipio cuenta con diferentes arenales entre los que destaca la playa Verde. Los pinos y arbustos que hay junto a ella le confieren un aspecto característico y su oferta de ocio y restauración permite disfrutar de un día sin preocupaciones.

Redacción Viajar

Para aquellos que prefieran el interior, el municipio de Castro Marim cuenta con varias parroquias que esconden secretos arquitectónicos, culturales y gastronómicos. Entre los bocados más sabrosos de la zona destacan el queso de cabra, los caracoles o la caldereta de pescado, pero tanto los restaurantes como los diferentes mercados y mercadillos de Castro Marim permiten saborear otras delicias.