¿Es el Tuschinski el cine más bonito del mundo?

Hay quien dice que el cine Tuschinski es el más impresionante de todo Ámsterdam; otros van más allá y aseguran que es el más bonito del mundo

María Escribano
 | 
Foto: ivotheeditors / ISTOCK

A escasos pasos de la plaza dedicada a Rembrandt en Ámsterdam, la Rembrandtplein, se encuentra el llamado Pathé Tuschinski (Pathé es el nombre de la distribuidora francesa a la que pertenece), un cine que recibe el nombre de quien mandó construirlo, el empresario de ascendencia polaca Abraham Icek Tuschinksi.

Cine Tuschinski Ámsterdam
La impresionante fachada del cine Tuschinski.  | ivotheeditors / ISTOCK

Tuschinski fue propietario de varios cines en Róterdam antes de emigrar a Estados Unidos y en 1921 decidió abrir su primer cine en la ciudad de Ámsterdam. Y lo hizo a lo grande. En aquel momento, el cine Tuschinski era el más grande de todos los Países Bajos y también el más especial, arquitectónicamente hablando. Su diseño, iniciado por el arquitecto Hijman Louis de Jong y completado por D. C. Klaphaak, mezcla tres estilos: art déco (el principal), modernismo y las ideas de la Escuela de Ámsterdam, del mismo modo que las películas que se exhiben en él mezclan éxitos comerciales con otros más de autor.  

Cine Tuschinski Ámsterdam
Escalera interior.  | Martin Kuijper/©2013 interieurfotograaf.com

El destino fue cruel con Tuschinski. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, fue capturado y trasladado a un campo de concentración en el noroeste de los Países Bajos y de allí fue mandado a Auschwitz, donde murió asesinado.

Cine Tuschinski, Ámsterdam
'Hall' del cine Tuschinski.  | Martin Kuijper/©2013 interieurfotograaf.com

Tuschinski no llegó a ver que el único de sus cines (en época de guerra cambió su nombre a Tivoli) que había sobrevivido a las bombas (los de Róterdam fueron destruidos) ha llegado a nuestros días y se ha convertido en un icono de la arquitectura, el cine y la cultura.

“Ámsterdam tiene muchos teatros, pero si construyo uno, tiene que superar a todos los demás por mucho. Grande como un templo y hermoso como un palacio, un teatro que aún no ha tenido igual en Europa, y hasta el público consentido de Ámsterdam quedará asombrado” (Abraham Icek Tuschinski).

Cine Tuschinski Ámsterdam
Pasillo del cine.  | Martin Kuijper/©2013 interieurfotograaf.com

Una de las recomendaciones al comprar una entrada para este cine, que en 2021 celebró su centenario, es llegar con antelación, sobre todo para poder admirar antes de que se apaguen las luces el gran salón principal del teatro, que cuenta con un techo ornamentado espectacular. En las habitaciones laterales se ubicó un cabaret, llamado La Gaité, un salón de té japonés y varias suites, una de ellas en estilo morisco. Un elegante ascensor llevaba a los invitados al piso superior.

Cine Tuschinski Ámsterdam
Entrada del cine.  | minemero / ISTOCK

Otro detalle curioso del Tuschinski es que sus pasillos se construyeron no solo para conectar las distintas salas, sino que hacían las veces de un laberinto que ofrecía privacidad a los invitados. En su día, el teatro actuaba también como recinto de conciertos por el que pasaron desde Judy Garland hasta Dizzy Gillespie, Maurice Chevalier y Edith Piaf.

Fuera, su imponente fachada coronada por dos grandes torres deja boquiabiertos a los cinéfilos antes incluso de entrar en el salón.

Interiores 'art déco'

Los interiores fueron diseñados por Pieter den Besten y Jaap Gidding siguiendo esa línea art déco, con grandes lámparas, muros cubiertos por tallas de madera, azulejos vidriados y elementos en bronce. En 1936 llegaría su primera renovación, época de la que data la famosa alfombra de lana de colores que vestía el hall de entrada. Hoy, la alfombra es una réplica pero no tiene los patrones originales, ya que estos se perdieron. 

Cine Tuschinski Ámsterdam
Bar del cine.  | Martin Kuijper/©2013 interieurfotograaf.com

Más renovaciones tuvieron lugar en los años 80 y a principios del siglo XXI. En esta última restauración, entre 1998 y 2002, se descubrió un antiguo mural original y se llevó a cabo una minuciosa renovación de los interiores, se modernizó el equipamiento técnico del cine y se agregaron tres pantallas más.

Cine Tuschinski Ámsterdam
Techo ornamentado. | Martin Kuijper/©2013 interieurfotograaf.com

Hoy, el Tuschinski, lugar de excepción para los estrenos de cine en Ámsterdam, cuenta con tres salas de proyección en su parte antigua y tres en su ala nueva. La sala principal incluye sillas de lujo, sofás de dos plazas y palcos privados, en los que se puede tomar comida y cócteles inspirados en las películas elaborados en el Bar Abraham, localizado dentro del Tuschinski. Además, todas las salas se pueden alquilar para eventos. A los que acuden con la tarjeta de la ciudad, la I Amsterdam City Card, les obsequian con un bol de palomitas gratis.