Tucumán: itinerario de aventuras por el norte argentino

Protagonista de valles, ríos y senderos de montaña, el Jardín de la República invita cada temporada estival a desafiar aventuras en plena naturaleza.

Foto: Hubert Stadler/CORBIS

La provincia de Tucumán es una de las más verdes y pequeñas del territorio argentino. De muy fácil acceso y clima subtropical, hace las veces de anfitrión del norte de Argentina. Y es aquí donde cada verano (invierno español) se celebran numerosas competiciones deportivas, torneos y donde se puede disfrutar de los deportes de aventura además, todo ello acompañado por una arraigada gastronomía tradicional y una cultura con fuertes raíces aborígenes.

La capital de la provincia, San Miguel de Tucumán, también conocida como "cuna de la libertad" por ser donde se realizó la declaración de independencia de la corona española, puede ser un perfecto punto de partida para la práctica de todos los deportes que ofrece la zona.

Ideal para los amantes de la naturaleza, el territorio tucumano propone a los viajeros disfrutar unas vacaciones diferentes. Algunos de los puntos estratégicos son Tafi del Valle, Raco o El Cadillal donde se puede contratar actividades en grupo por horas o varios días, que incluso combinan varias disciplinas de acuerdo a las preferencias, el estado físico y posibilidades económicas de cada visitante.

Entre las propuestas clásicas encontramos excursiones a caballo a través de circuitos guiados. Esta actividad no requiere de experiencia previa, y permite al viajero el reconocimiento de la cultura local desde el camino, en sitios como Raco, Villa Nougués, San Pedro o El Cadillal.

Mención aparte merece la excursión a caballo en Tafí del Valle, con una combinación justa de sol y vegetación, es uno de los circuitos más elegidos de Tucumán. Una villa veraniega para el relax que ofrece rincones de belleza natural como el dique La Angostura, el Pelao, el cerro Muñoz y el Mala Mala.

Durante los meses de enero y febrero, en Tafí del Valle, el turista cuenta también con excursiones a caballo nocturnas los días de luna llena. Una travesía de altura que sale desde la villa y llega hasta la Primera Mesada. Una vez allí, se podrá degustar un típico asado criollo alrededor del fogón y disfrutar la actuación de un grupo folclórico, entre historias y anécdotas del lugar.

Otras de las actividades típicas de esta región norteña es el parapente, perfecta para los amantes del vértigo y las alturas. Esta actividad se realiza en la reserva natural Loma Bola, sobre la Sierra de San Javier, a una media hora de San Miguel de Tucumán.

Los aficionados al trekking también tienen su oportunidad en la Región de Tucumán y es que está llena de cerros, ríos y cascadas que harán las delicias de todo tipo de senderistas ya que hay caminos para todos los niveles.

Los más aventureros podrán disfrutar en esta región norteña argentina de la práctica de kayak y rafting a través de ríos, diques y paisajes autóctonos. Además hay agencias que ofrecen excursiones de rappel y canyoning, que consiste en ascender y descender de precipicios rodeados de montañas, mediante un sistema de cuerdas especiales. Los sitios ideales para estas prácticas -habituales en la escalada en roca o el barranquismo-, son las cascadas de Agua Chiquita y Los Alisos, así como el viaducto El Saladillo.

Y los que prefieren la aventura sobre ruedas podrán realizar travesías de mountain bike a través de senderos naturales entre los cerros, en los que cada participante mide fuerzas y destrezas. Una forma atractiva y diferente para descubrir la flora y fauna local. Pero si lo que se prefiere es llegar a terrenos inexplorados, la mejor opción es una travesía en vehículos 4x4, de la mano de profesionales preparados para recorrer dificultosas rutas.

Otras actividades complementarias e imprescindibles durante una visita a la región de Tucumán es un circuito por la capital, San Miguel de Tucumán, en la que no se puede perder la Casa Histórica, el Museo de Bellas Artes, el Museo de la Industria Azucarera y el Instituto Miguel Lillo. Y, siguiendo con la cultura, es más que recomendable la Ciudad Sagrada de Quilmes, uno de los yacimientos arqueológicos más extensos del país.