Nos vamos de excursión: 3 rutas poco trilladas para gastar suela por España

Al borde del mar, a la orilla de un río o en un paisaje kárstico, estos senderos son una delicia para los caminantes

Noelia Ferreiro
 | 
Foto:

El camino de las Gracioseras (La Graciosa, Islas Canarias)

Trazada sobre rocas volcánicas que se asoman al mar, esta ruta de trekking que enlaza Lanzarote con La Graciosa (reconocida como la octava isla del archipiélago canario) consta de cinco escénicos kilómetros ambientados por la banda sonora que compone el rompiente de las olas al estallar contra la roca. Una ruta que desciende por el Risco de Famara, con la impresionante visión de los islotes que conforman el Archipiélago Chinijo, y que no sólo permite admirar la valiosa fauna del lugar (aves marinas y rapaces que sobrevuelan entre los acantilados) sino también descubrir las salinas más antiguas de Canarias, que mantienen su traza original.

RobertSchneider / ISTOCK

Pero más allá de su belleza, el valor del sendero es el de recoger una parte importante de la historia y las tradiciones de la menor de las Afortunadas. Este trayecto era el que, en los albores del siglo XX, las mujeres recorrían a diario con cestas de pescado sobre sus cabezas para intercambiar por productos del campo y otros enseres necesarios. Fueron ellas, con este tesón, quienes rompieron el aislamiento y a las que se debe la supervivencia del pueblo graciosero.

dacilrodp / ISTOCK

La Senda de las Pesquerías Reales (Segovia)

Es una de las rutas de senderismo más accesibles de la Sierra de Guadarrama. Un camino fácil que, siguiendo el curso del río Eresma, transcurre desde La Granja hasta el Puerto de Navacerrada, al paso de puentes, pozas para el baño y agradables praderas enmarcadas por los montes de Valsaín. Más allá de la naturaleza, también la historia desfila por esta senda, que fue ordenada construir por Carlos III para dar rienda suelta a su pasión por la pesca.

Raul Ortega Marinas / ISTOCK

Su deseo era poder subir cómodamente con su caña desde La Granja hasta la cabecera del río, para lo que necesitaba de un camino a lo largo de la orilla izquierda, bajo la sombra de los robles y los pinos. Así se emprendió esta obra por aquel entonces asombrosa, que se remató con represas, saltos y todo cuanto daba de sí la ingeniería hidráulica del siglo XVIII. Cientos de canteros se emplearon a fondo, entre 1767 y 1769, para lograr alicatar unos nueve kilómetros que partían del embalse del Pontón Alto (antes Puente de Segovia) y llegaban al nacimiento fluvial, allí donde confluyen los arroyos de Minguete y del Telégrafo. Nacía así la Senda de las Pesquerías Reales.

DanielPrudek / ISTOCK

Ruta de los Ammonites (El Torcal de Antequera, Málaga)

Raro y majestuoso es este paisaje de la provincia de Málaga que está considerado único en el mundo. Por ello, y porque es también uno de los más espectaculares ejemplos de relieve kárstico de toda Europa, fue declarado en 1929 Sitio de Interés Nacional. En realidad se trata de una estructura laberíntica de 1.171 hectáreas, que toma su nombre de sus formas más comunes: las torcas o dolinas, pequeñas depresiones circulares y planas que se van rellenando con los residuos más resistentes a la erosión del agua.

elroce / ISTOCK

Una de sus rutas es la que discurre en busca de los ammonites, que son unos moluscos cefalópodos extintos desde hace millones de años, cuyas huellas de caparazón continúan impresas hoy en día en forma de fósiles en las rocas. Un sendero cuyo interés no sólo radica en las características geológicas y naturales que ofrece, sino también en las impresionantes vistas de los cuatro puntos cardinales: la Costa del Sol al sur, Sierra Nevada al este, Antequera al norte; y al oeste, el laberinto karsiástico.

Estellez / ISTOCK