Tres alojamientos privados de lujo para unas vacaciones es esquí

Con el comienzo de noviembre se inaugura oficialmente la temporada de ski. Para aquellos que les apasiona la aventura y la adrenalina se convierte en el deporte estrella  que durante estos próximos meses se convierte en el gran protagonista y en la excusa perfecta para viajar y conocer las pistas más exclusivas y divertidas del mundo.

Cayetana Vela Sánchez-Merlo
 | 
Foto: Fotograf: Gasser Hermann Maria

Y es que no se entiende este deporte sin su fiel acompañante, el “après ski”, ese momento en el que recuperarse de una agotadora jornada. Un evento social apto para profesionales y amateurs que hacen de paisajes idílicos de nieve el mejor escenario para pasar un buen rato.

Las pistas de ski se han convertido en el eje principal alrededor del cual el lujo se ha asentado consiguiendo crear auténticos destinos donde prima la exclusividad en su máxima expresión. Restaurantes, hoteles, boutiques…. Una oferta única a la que se le suma un nuevo tipo de alojamiento: los lodges.

 

White Deer San Lorenzo Lodge

En las montañas de los Dolomitas se encuentra esta espectacular casa del siglo XVI propiedad de Stefano Barbini que ofrece una combinación sublime de elegancia y encanto para que sus huéspedes se sientan como en casa disfrutando de un ambiente relajado y embaucador.  Con capacidad para 10 personas, el ambiente es cálido gracias a una decoración ad hoc al lugar en el que se encuentra y cuya belleza la corroboran las espectaculares vistas.

Fotograf: Gasser Hermann Maria

Sauna, baño turco e incluso una piscina exterior con vistas panorámicas que ocupan parte de los 300 m2 con los que cuenta este lodge. La oferta gastronómica viene de la mano de su prestigioso chef que prepara especialidades locales que se acompañan de su exclusive bodega y que te adentra a través de los cinco sentidos en este idílico paraje.

Además, no solo el ski reina, para los huéspedes amantes del golf, cerca de White Deer San Lorenzo Lodge, se encuentra una auténtica joya, un campo privado creado por el reconocido diseñador de campos de golf Ron Kirby y que ha sido bautizado como Hole in Heaven.

 

Chalet 1551

Una de las propiedades más espectaculares y exclusivas del continente europeo. En Austria, concretamente Lech, una pequeña localidad que ve como a sus población crece de manera asombrosa durante la época de esquí en busca de experiencias de lujo y jornadas de esquí únicos. El Chalet 1551 se mantiene fiel al estilo austríaco, su interior diseñador por CasusCasa es espectacular y se cuida cada detalle: telas de Etro y sábanas de Leitner con los que asegurar dulces sueños. Además en el baño las amenities la exclusive marca Sodashi 100% natural y que se encuentran en los spas más exclusivos del mundo.

D.R

Un chef y un mayordomo atienden a los huéspedes con el fin de que vivan una experiencia para no olvidar. A ello contribuirá un área de masaje con iluminación tenue para relajarse y evadirse por unos momentos, así como con las sesiones de yoga personalizadas.

Se encargan personalmente de organizar actividades para toda la familia, eventos y traslados en limusina e incluso helicóptero.

 

Chalet Beat

Por último, nos trasladamos a Klosters (Suiza), un lugar cosmopolita que respira glamour y donde es muy común ver a miembros de la realeza británica o sueca, que a diferencia de otros enclaves de ski de lujo cautiva por la autenticidad de sus farmacias de época, anticuarios y pequeñas tiendas.

D.R

Chalet Bear, un exclusivo refugio invernal para 8 personas, con cuatro habitaciones tan acogedoras como elegantes y 3 chimeneas que crean un ambiente propio de un cuento de hadas. A pesar de las bajas temperaturas que se alcanzan en invierno es una tentación y una obligación salir a su terraza y disfrutar de las espectaculares vistas. 

D.R

A apenas 5 minutos andado de las pistas, se convierte en el alojamiento perfecto para aquellos que buscan aprovechar al máximo su escapada de ski. Chalet Bear es uno de chalets más antiguos y prestigiosos de la zona (construido antes de la II Guerra Mundial), que fue restaurando en 2005 con el objetivo de garantizar un confort y un servicio adecuado a las demandas de los huéspedes más exigentes manteniendo la esencia clásica y tradicional de este tipo de alojamiento.