El tren de cristal: la experiencia definitiva de los viajes sobre raíles

No, no estamos en el futuro. Estamos ante uno de los trenes más lujosos de todo el mundo, el Rocky Mountaineer, que nos deja deleitarnos la vista con los paisajes gracias a sus paredes y techos transparentes.

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: D.R.

Nos desplazamos a Canadá en busca de uno de los viajes en tren más bonitos de todo el planeta. Un viaje que es, literalmente, un homenaje a la belleza y que se enmarca en diferentes paisajes que prometen dejarnos con la boca abierta.

Concretamente tenemos que dirigirnos hacia el oeste de Canadá, donde nos encontramos con un paisaje que deslumbra por sus bosques profundos, lagos cristalinos y por ser el hogar de más de 60 especies de mamíferos.

Rocky Mountaineer ©

Pero no lo vamos a hacer de cualquier forma, lo vamos a hacer con uno de los trenes más lujosos del mundo, el Rocky Mountaineer, una ferroviaria que en 2020 ganó el título a Tren de Lujo Líder en el mundo en los World Travel Awards.

Estos trenes, que recorren tranquilamente el entorno, tienen una gran peculiaridad que los hace únicos y lujosos: su forma de cúpula de cristal para que no pierdas detalle del impresionante paisaje que se va descubriendo a tu alrededor.

Laara Cerman

Y es que este tren nace de la peculiaridad de que tanto sus paredes como el techo de los vagones están hechos de vidrio resistente a través de los cuales irán apareciendo montañas, animales, plantas y un imponente cielo que nos sirva de una romántica bóveda para una cocina de categoría.

Laara Cerman

No es lo único que tiene, porque si hablamos de disfrutar de los imponentes paisajes… necesitamos una bocanada de aire fresco. Es por eso que en estos trenes encontramos el sueño de todo pasajero, un área de observación al aire libre. El lugar perfecto para deleitarse con las increíbles vistas y olores durante el trayecto.

También, durante el viaje, nos podremos deleitar con una gastronomía de cinco estrellas. Y es que a bordo nos ofrecen una cocina de inspiración local en la que podemos probar desde salmón del río Fresser hasta vinos de Okangan, todo ello en una cocina completamente inspirada en la costa oeste de Canadá.

Laara Cerman

Diferentes rutas, diferentes sensaciones

A pesar de que la ruta más famosa de estos trenes es la que envuelve el paisaje de las Montañas Rocosas no es la única experiencia que podemos encontrar en estos lujosos y acristalados trenes, que ofrecen cuatro experiencias diferentes.

Rocky Mountaineer ©

De Vancouver al Lago Louise

La primera de las rutas que ofrecen viaja a través de los legendarios túneles en espiral canadienses, atraviesa la división continental para dar paso a un recorrido de montaña plagado de cañones espectaculares.

Rocky Mountaineer ©

Durante esta experiencia podremos deleitarnos con las impresionantes vistas al lago de Shuswap, en Kamloops, pasaremos por Castle Mountain, uno de los hitos más memorables entre Banff y Lake Louise y llegaremos a Banff, donde nos encontramos con una deliciosa combinación de montañas escarpadas, parques exuberantes y una increíble vida silvestre.

De Vancouver a Jaspe

El conocido como “Viaje a través de las nubes” nos deleita con el poderoso río Fraser, a través de Hell’s Gate, para luego descubrirnos las magnificas Pyramid Falls.

Este viaje comienza en dirección a Kamloops, donde nos encontramos con un paisaje desértico que deja atrás la selva tropical costera que nos encontrábamos al principio. Pero es solo por un momento, porque al llegar a Kamloops podremos deleitarnos con su precioso río.

Laara Cerman

Es desde este momento en el que el tren empezará a ascender, y con el nuestro asombro. Y es aquí, rodeado de montañas, donde podremos sentir que estamos surcando los cielos y disfrutando de sus imponentes vistas gracias a sus techos acristalados.

De Vancouver a Jasper, pasando por Whistler y Quesnel

También llamado el viaje “de la selva tropical a la fiebre del oro”. Este es, sin duda, el trayecto perfecto para ser testigo de la verdadera naturaleza salvaje. Exploraremos la meca de la montaña de Whitler, descubriremos lagos y cañones ocultos que solo se pueden ver a través de este tren y podremos maravillarnos con el monte Robson, el pico más alto de las Montañas Rocosas canadienses.

Rocky Mountaineer ©

De Moab a Denver

El conocido como “viaje a las rocas rojas”. Aquí nos encontramos con un paisaje dominado por los vastos cañones que irán apareciendo entre Moab, Utah y Denver. A nuestro paso irán apareciendo desiertos inspiradores, arcos naturales y encantadores lugares que nos deleitaran con su belleza intacta.

Laara Cerman

Es uno de los trayectos más demandados, porque recorre una infinidad de lugares destacados como el Ruby Canyon, el Mount Logan y el cruce de Continental Divide. Aunque, sinceramente, en estos trenes acristalados… todo es impresionante por sí mismo.

¿Te subirías?