Suiza desde un pop-up hotel

Hasta 11 hoteles en otras tantas ciudades abrirán sólo hasta agosto.

Viajar
 | 
Foto: Ivo Scholz

Dormir donde nadie más ha dormido antes. Esta es la filosofía de los once hoteles efímeros -pop-up hotels- que han abierto sus puertas este verano en Suiza. Durante tres meses, once ciudades diferentes de Suiza harán posible que los turistas conozcan estos destinos de una forma diferente.

Esta campaña ha sido elaborada por Suiza Turismo y desarrollado por las 11 ciudades y diversos hoteles de cada ciudad con el objetivo de conocer las tradicionales ciudades suizas desde dentro y desde un punto de vista más inmersivo. Así cada hotel sólo estará disponible hasta finales de agosto y tendrá una solo habitación pop-up.

Seehotel Kastanienbaum en Lucerna. | Ivo Scholz

Los once hoteles efímeros son:

  • Seehotel Kastanienbaum en Lucerna, ubicado en una casa “guardabotes” con vistas al lago.
  • Pop-Up Hotel Basel, situado en las plataformas pesqueras de la orilla del Rín en Basilea, que son de propiedad privada, por lo que no tienen acceso público. Estas casas tienen 14m² y no tienen electricidad ni agua corriente, pero a cambio tienen unas visitas inigualables del Rin
  • El Altes Tramdepot en Berna está ubicado en la que fue una caseta de aduana hasta 1853 en el puente Nydeggbrücke. Este peculiar alojamiento es un edificio proteegido y cuenta con una exclusivo terraza en mejor del  Bärenpark.
  • Milchbar - Peclard en Zúrich es el hotel más pequeño de la ciudad y se ubica en pleno centro. Este hotel ha sido diseñado por el artista Max Zuber, que ha creado una obra de arte habitable.
  • El Astra Hotel en Vevey es un hotel con una historia que se remonta a principios del siglo XX, cuando fue construido el salón de baile en el que se ubica.
  • El Hotel an der Aare en Solothurn ha creado una auténtica torre a lo Rapunzel. La torre Krummturm, la construcción más antigua de la ciudad (siglo XIV), ha sido la elegida para situar este hotel efímero.
  • El hotel Einstein de St. Gallen también está ubicado en una torre, aunque en esta ocasión la habitación es una copia de la torre verde -Gallusturm- que funcionó como puerta de la ciudad y, más tarde, como prisión.
  • Beau-Rivage Palace de Lausanne es en realidad una habitación en medio de un jardín, concretamente el del Beau-Rivage Palace. Esta terraza privada ofrece vistas panorámicas desde el lago Lemán hasta los Alpes.
  • MS Konstanz de Schaffhausen ha creado una habitación efímera en un barco que puede navegar desde barrio portuario de Hafenquartier hasta el histórico centro de la ciudad.
  • Carlo Rampazzi, arquitecto tesinés, ha creado su pop-up hotel en Castelgrande uno de los tres castillos de Bellizona que vigila el acceso a los Alpes desde el siglo XV. Aquí, en una de las torres, es donde se podrán alojar los afortunados
  • Trafo Hotel en Baden ha situado su habitación en una torre del siglo XV -Stadtturm-, concretamente en una celda original, en uso hasta 1984.