Siete cosas que no sabías sobre Mónaco

Sumergirse en el fondo del mar para darse el “sí, quiero” o comer ostras cultivadas bajo un palacio. Estas son algunas de las experiencias que ofrece Mónaco a sus visitantes y lugareños

Javier Carrión
 | 
Foto: Damiano_Mariotti / ISTOCK

El Principado de Mónaco es mucho más que lujo, el casino de Montecarlo y los hoteles más espectaculares de Europa. Es un pequeño país en el que residen miles de extranjeros, además, de ser un precioso destino con un casco histórico y unos jardines únicos que te sorprenderán. Así que para conocer el lado ocultos del paí europeo aquí os traemos seis experiencias que no esperabas poder disfrutar en Mónaco.

Una de las callejuelas del centro de la ciudad
Una de las callejuelas del centro de la ciudad | Cristina Candel

1. Experiencia en la bodega histórica del Hotel de París

Tour por la famosa bodega del Hotel de París, que contiene 350.000 botellas en una superficie de 1.500 metros cuadrados situada debajo del jardín. Cinco denominaciones están representadas en este auténtico paraíso del vino: Champagne, Provence, Bordeaux, Burgundy y Rhone Valley. Un sumiller acompaña al grupo para explicar la historia de este lugar y dirigir una degustación de los más selectos grands crus. En el tour conocerán, por ejemplo, las razones por las que los nazis no consiguieron robar el mejor vino del hotel al bloquear el jefe de la bodega varias galerías con botellas vacías.

Una cata de vinos bajo uno de los hoteles más históricos de Mónaco
Una cata de vinos bajo uno de los hoteles más históricos de Mónaco | id-art / ISTOCK

2. Descubriendo un criadero de ostras bajo Palacio

Dos biólogos, Brice Cachia y Frédéric Rouxeville, abrieron en 2011 este bar y criadero de ostras bajo el Palacio de los Príncipes en la punta del muelle del puerto de Fontvieille. Como si estuvieran en Bretaña, la pareja ha logrado cultivar ostras de calidad y servirlas al público con una copa de vino orgánico. El local abre de lunes a sábado y propone otros platos de pescado.

Yates amarrados en el puerto de Fontvieille, el más importante de la ciudad
Yates amarrados en el puerto de Fontvieille, el más importante de la ciudad | Cristina Candel

3. Bodas bajo el agua

Pierre Frolla, director de la Escuela de Buceo y del Centro de Rescate Acuático de Mónaco, es un especialista en el buceo a pulmón y la apnea y ahora organiza bodas bajo el agua cerca de la playa de Larvotto. Su empresa reparte el equipo necesario para sumergirse y una vez en el fondo del mar las propuestas de matrimonio se realizan con un anillo oculto en una caracola sobre la arena. Las ceremonias se filman en vídeo para entregarlas dos horas después del evento.

Bajo estas agua en la playa de Larvotto se casan las parejas más aventureras
Bajo estas agua en la playa de Larvotto se casan las parejas más aventureras | SimonPRBenson / ISTOCK

4. En helicóptero por Mónaco y la Costa Azul

Recorrido en helicóptero durante 20 minutos para sobrevolar Mónaco y la costa hasta Niza pasando por el Cap Ferrat, Menton y algunos pueblos del interior como La Turbie o Roquebrune. Los vuelos arrancan y terminan en el helipuerto de Mónaco. Desde 650 euros (hasta seis personas). Disponible desde las 9:30 hasta el atardecer. 

El helicóptero que recorre el skyline de Mónaco
El helicóptero que recorre el skyline de Mónaco | michelcramer / ISTOCK

5. Cultivando verduras en el centro de Mónaco

La suiza Jessica Sbaraglia, de 31 años, es la única agricultora del Principado y ha creado huertos en las zonas más elevadas del mismo centro de Mónaco. Jessica, que organiza eventos y talleres para cultivar verduras, confiesa que su mejor recuerdo en el Principado fue: “El día que comí el primer tomate que había cultivado bajo el sol de Mónaco”.

Cuidando de un huerto en el centro de Mónaco
Cuidando de un huerto en el centro de Mónaco | Patrick Aventurier / GETTY

6. El chocolate de Mónaco

Merece la pena visitar en la Place de la Visitation la única chocolatería de Mónaco. El maestro chocolatero oficial del Principado vende desde 1920 un surtido de chocolates hechos a mano con lavanda, pistacho y naranja empaquetados en elegantes cajas de porcelana. También puedes probar en la Chocolaterie de Monaco especialidades  provenzales, como los Calissons d’Aix, dulces típicos franceses con pasta de almendras y una fina capa de glaseado.

7. Cerveza artesanal en Puerto Hércules

En este puerto monegasco puedes probar la única cerveza artesanal de Mónaco. Gildo Pallanca-Pastor ha impulsado esta bebida con la colaboración de François Pichon, su maestro cervecero, quien selecciona maltas orgánicas para producir cervezas con sabores auténticos.