Los seis jardines más románticos de la campiña inglesa

Los jardines británicos son el máximo exponente en geometría, equilibrio y delicada riqueza floral. 

VIAJAR
 | 
Foto: david010167 / ISTOCK

El siglo XVII vio el nacimiento y expansión del jardín inglés. Los británicos desarrollaron un nuevo concepto en la ornamentación de zonas verdes y parques, en contraposición a los excesos barrocos del jardín francés. Así, abogando por la vuelta hacia lo medieval, en los jardines se levantaban castillos y hasta falsas ruinas en un conjunto botánico que armonizaba las variedades de plantas autóctonas con las exóticas. En las laderas y colinas, árboles y arbustos crecían con una apariencia natural, sin ser domesticados. El resultado fueron elegantes zonas verdes, donde la sobriedad se vestía de los tonos multicolor de las flores y las herbáceas. Los jardines ingleses, envueltos en un áurea de romanticismo, invitan al paseo, a la lectura o a la reflexión frente a una humeante taza de Earl Grey. Desde VisitBritain, conscientes de la belleza de los jardines de las islas británicas, han elaborado un listado con seis idílicos jardines de la campiña inglesa: 

RHS Wisley, Surrey

DonaldMorgan / ISTOCK

En el corazón de Surrey, la Royal Horticultural Society se vanagloria de sus jardines en Wisley. En el interior de este pulmón inglés, se disponen bonitas combinaciones de parterres de temporada, así como las apasionantes y coloridas muestras del campo de pruebas Trials Field, diseñadas para concienciar sobre las buenas prácticas medioambientales. Las abundantes rosas de Wisley se muestran en todo su esplendor en el mes de agosto, a la par que lo hace el agapanto con su azul intenso. Además, entre el 4 y el 9 de septiembre se celebra el RHS Wisley Flower Show, acogiendo la exposición de arte floral de Anita Nowinska y más de 100 expositores de dalias. Además, se acondicionará un curioso jardín nada menos que en el interior de un autobús. Los jardines de Wisley se componen de una rica variedad de áreas verdes en constante evolución. El año pasado, se inauguró su jardín exótico, un fastuoso despliegue de plantas de aspecto tropical capaces de adaptarse al clima de los veranos británicos.

National Trust Cliveden, Berkshire

La National Trust es una fundación británica encargada de proteger lugares de interés histórico y de belleza natural. Los bellos y numerosos jardines de Cliveden, como Water Garden, Walled Garden, Round Garden, Long Garden, the Parterre y sus magníficas esculturas, están apadrinados por la fundación. Los últimos coletazos del verano favorecen especialmente a estos jardines como, por ejemplo, al Rose Garden, cuyas más de 900 rosas floreciendo son un embriagador festival de colores y aromas. El Rose Garden cobró una nueva vida hace cuatro años, cuando se dio forma a la recreación del Rose Garden inspirado en el diseño de los años 50 de Sir Geoffrey Jellicoe, al que se incluyeron elementos del salvaje paisaje de los jardines originales del siglo XVIII. Coronando los vastos jardines, la histórica Cliveden House ha sido reconvertida en un hotel de lujo, pero ofrece visitas guiadas tres días a la semana hasta finales de octubre.

En una típica excursión a Cliveden no puede faltar el picnic. Desde los jardines, organizan distintos eventos a los que se puede acudir- habiendo realizado una reserva previa de las entradas- con una cesta de picnic, para disfrutar en directo de representaciones de todo tipo, que van desde obras de David Walliams hasta Arthur Conan Doyle. 

Hatfield House & Gardens, Hertfordshire

Carausius / ISTOCK

De la Hatfield House se desprende la esencia pura de la Historia de Gran Bretaña. Durante más de 400 años fue el hogar de los séptimos marqueses de Salisbury. Icono de la arquitectura británica del siglo XVII, sus jardines resultan igual de impresionantes. Las rosas y las plantas herbáceas del West Garden, germinadas hace un siglo, enmarcan un jardín salpicado por esculturas de arte contemporáneo, entre las que destaca la escultura acuática Renaissance, obra de la célebre escultura Angela Connor. Merece la pena darse un paseo también por el Sundial Garden, en cuyo centro se realizó un gigantesco astrolabio para celebrar el 400 aniversario de Hatfield en 2011. Otro gran reclamo de los jardines es su programa de teatro de verano, que este año acogió, entre otros artistas, a la Urban Soul Orchestra de Ibiza. 

Castillo de Leeds, Kent

stockcam / ISTOCK

Considerado por muchos el castillo más bello de Inglaterra, la estética de sus jardines no se queda atrás, con sus más de 200 hectáreas de jardines ornamentales y parques. Culpeper Garden —bautizado en honor a los propietarios del jardín durante el siglo XVII— es un buen ejemplo de jardín campestre inglés; un despliegue informal de rosas, amapolas y lupinos que conforman una maravillosa paleta de colores. Woodland Garden se extiende a lo largo del río Len y, actualmente, está siendo rediseñado para crear seis magníficos jardines independientes. Entre el 15 y 20 de septiembre, se celebra el Festival de las Flores, un evento floral en el interior del castillo y en sus alrededores, todos con la temática del Ladies Day de 2018. También es posible admirar la creatividad de galardonados diseñadores florales, participar en talleres de arreglos con flores y asistir a charlas y exposiciones de especialistas. Además, la entrada incluye el regreso a la experiencia tantas veces como se quiera durante los siguientes 12 meses.

Jardines y palacio de Eltham, Londres

Otro insigne lugar inglés que es Historia viva es el palacio de Eltham, que nació como palacio medieval, para después convertirse en residencia real de la dinastía Tudor y acabar como mansión art déco concebida por los millonarios Stephen y Virginia Courtauld en la década de los treinta. Las más de 7 hectáreas de jardines que rodean el palacio se presentan una variopinta mezcla de características medievales en el paisaje. El final del verano también es generoso con los jardines, momento en el que destaca su largo parterre de herbáceas que rodea el palacio medieval, conformando un concierto de violetas, amarillos, azules y cobres. Asimismo, es la época perfecta para ver las praderas de flores silvestres y las coloridas dalias. También acoge 18 variedades diferentes de amapola oriental, además de un amplio despliegue de peonías y clemátides. Los rosales han adquirido un espacio propio en el Rose Garden y el Rose Quadrant, donde es posible disfrutar del aroma y de los colores de variedades de rosas históricas.

RHS Garden Hyde Hall, Essex

tottoto / ISTOCK

El RHS Garden Hyde Hall fue donado a la Royal Horticultural Society en 1993 por los reconocidos jardineros Helen y Dick Robinson. Sus 145 hectáreas se localizan en una de las zonas más secas de Reino Unido, con una media de pluviosidad de apenas 600mm, un factor climático bastante poco habitual en el archipiélago. Hyde Hall's Clover Hill se presenta como una explosión de colores, con amplias franjas de hierba y herbáceas perennes decorando todo su paisaje. La horticultura está muy presente en este lugar. Así, mientras el Hyde Hall contiene un colección de 250 especies de plantas del género Viburnum, el Dry Garden destaca por su imponente belleza, aun cuando las lluvias escasean. Por otra parte, resulta imprescindible el Global Growth Vegetable Garden, inaugurado el pasado verano y lugar de exhibición de extraordinarias frutas y verduras del mundo entero. Para el año que viene, se prevé incluir el Big Sky Meadows, un ambicioso proyecto de plantación con el propósito de crear hasta 20 hectáreas de praderas perennes.