Seis escapadas perfectas para disfrutar del "Veranillo de San Miguel"

Los anglosajones le llaman "Indian Summer", nosotros "veranillo de San Miguel". Dícese de esos gloriosos días de verano que suceden ya empezado el otoño y que casi todos aprovechan para realizar escapadas o darse los últimos chapuzones en el mar. Te proponemos seis escapadas perfectas, todas con algo de playa, para decir adiós a nuestro querido verano.

Sibila Freijo
 | 
Foto: ISTOCK

Aveiro

Aveiro es una escapada perfecta de fin de semana en la que podremos disfrutar también del “Veranillo de San Miguel”.  Sitiuada muy cerca de Oporto, en la costa oeste de Portugal, es una ciudad pequeña y agradable en la que su mayor atractivo son sus canales, lo que le ha valido el apodo de “la Venecia del norte”. En vez de góndolas tienes moliceiros, los barcos que antiguamente se usaban para transportar las algas. Además la ciudad tiene espléndidos edificios modernistas de colores, por lo que es también conocida. Pero no solo eso, si no que apenas unos pocos kilómetros en coche encontramos algunas de las mejores playas del norte de Portugal como la Playa de Barra y la Playa de Costa Nova, con sus célebres casas de rayas de colores, para darse el último chapuzón del año.

En la costa oeste de Portugal se sitúa la ciudad de Aveiro. Sus edificios coloridos y modernistas, sus canales y sus barcos son algunas de las cosas que más caracterizan a este enclave.  | Acnakelsy / ISTOCK
Aveiro es conocida como la Venecia de Portugal gracias los canales que atraviesan el centro de la ciudad. | Julian Castle/LOOP IMAGES/Loop Images/Corbis

 

Burdeos

A 50 minutos de avión o unas seis horas de coche, Burdeos se impone como otra escapada idílica para disfrutar de lo que aún  queda de buen tiempo. Un par de días o tres son suficientes para recorrer la ciudad de cabo a rabo, algunos más si además quieres adentrarte en sus viñedos o descubrir las localidades del vino como Saint-Emilion. Es una ciudad por la que es una delicia pasear, llena de ambiente y de lo más animada, repleta de vinotecas y restaurantes en donde comer y beber como reyes y a precios algo más razonables que en otras ciudades francesas. El vino allí es más que una bebida, un estilo de vida. Las atracciones más visitadas de la ciudad son el célebre “Espejo del Agua” y el nuevo “Cité du Vin”, el único museo del mundo íntegramente dedicado al vino.

Además no olvides que las idílicas playas de Cap Ferret o Arcachon están a menos de una hora en coche, lo que convierte a la ciudad francesa en un destino de lo más apetecible y a “tiro de piedra”.

En unas siete horas de coche podemos también llegar hasta Burdeos. La capital de Aquitania no sólo es la capital del vino, si no que es una de las ciudades más importantes (y bonitas) de Francia, y muestra de ello es el Espejo del Agua, que aparece en la foto. Además de visitar la ciudad podemos hacer alguna escapada a los precios pueblos de Aquitania o visitar las zonas vinícolas como Saint-Emilion. | Leonid Andronov / ISTOCK
Leonid Andronov / ISTOCK
Esperanza33 / ISTOCK
legna69 / ISTOCK

Islas Atlánticas gallegas (Cíes y Ons)

Ya sean las Cíes o la isla de Ons, finales de septiembre, justo el Veranillo de San Miguel, parece un momento idóneo para visitarlas con menos gente ya que es bien sabido los problemas de aforo que siempre tienen en temporada alta. Calificadas por The Guardian poco menos que como un paraíso en la tierra, las Cíes, uno de los primeros reductos del eco-turismo en España, llevan ya tiempo siendo uno de los destinos más deseados. ¿Qué hay? Pues todo lo que podemos desear para despedir el verano: senderos de cuento al borde de acantilados por los que pasear, playas perfectas (de aguas heladas, algo malo tenían que tener) buen tiempo casi todo el año en un entorno completamente virgen y alejado del "postureo".

Travelsewhere / ISTOCK
arousa / ISTOCK

Parque Nacional de Calblanque

Muy cerca de La Manga del Mar Menor y del Cabo de Palos se haya el Parque Nacional de Calblanque, uno de los sitios más vírgenes que aún se pueden encontrar en las costas españolas y que une en un mismo destino todos los atractivos del mar y la montaña. Ideal para los que quieren sitios tranquilos y salvajes donde huir de las masas. Hay larguísimas playas de arena blanca y  su famoso Pico del Águila, que sirve de entrenamiento a escaladores y desde cuya cima se ve toda la costa.

kamira777 / ISTOCK
ISTOCK
Jose Palanca / ALAMY

Vejer de la Frontera

Ir a Cádiz fuera de temporada puede ser delicioso. Y Vejer es un sitio ideal porque une todo el encanto de los pueblos blancos de Cádiz con la cercanía de playas como Los Caños de Meca o El Palmar,  ideales para darse los últimos baños de la temporada. Además  de perderte por sus encaladas callejas y disfrutar con sus tapas, puedes alojarte en alguno de los nuevos hoteles como  Casa la Siesta, un auténtico paraíso donde olvidarte de todo.

Vejer de la Frontera, Cádiz. |
El otoño parece una época bastante ideal para perdernos por las blancas calles de Vejer y disfrutar del silencio y la tranquilidad alojados en alguno de sus pequeños y encantadores hotelitos. También podemos acercarnos a la cercana Caños de Meca y al Faro Trafalgar si tenemos "mono" de mar. | kiko_jimenez / ISTOCK
Luis Jimenez Benito / ISTOCK

Tánger

La ciudad más decadente y literaria de Marruecos es otro planazo para finales de septiembre y siempre resulta tentador cambiar de cultura en tan solo una hora de avión.  Tánger te lo recomendamos no solo para que te pierdas en su Medina y disfrutes de sus célebres cafés si no para que explores sus alrededores (Las cuevas de Hércules) o te vayas a pasar un día al encantador pueblo marinero de Assilah con sus estupendas playas como la playa de Munir o Las Palomas

Christophe Boisvieux/Corbis
El cementerio musulmán y mausoleo de Sidi Ahmed El Mansur. Sobre el cementerio se encuentra la Krikia,  el mirador de Asilah, muy popular y turístico,donde es posible contemplar las puestas de sol más bonitas. | cineuno / ISTOCK