El secreto mejor guardado de los Montes de Toledo

La estación invernal en Cabañeros ofrece uno de los paisajes más espectaculares de las tierras manchegas. Sierras nevadas, arroyos y saltos de agua con espectaculares caudales conjugan con castillos, molinos de viento y mil leyendas. 

Irene González
 | 
Foto: Freeartist / ISTOCK

Es paisaje de llanuras y bosque abierto, es horizonte infinito cuajado de aromas, olores y condimentos. Es una tierra que acoge grandes mamíferos donde destacan la cabra montesa, el águila imperial ibérica, el buitre negro y el magnífico ciervo ibérico. Sus más de mil especies vegetales, sus fósiles y sus cabañas de carboneros, son únicos, y tan solo una pequeña parte del enorme atractivo de los Montes de Toledo.

Es tierra rica en gastronomía, donde destacan la perdiz escabechada, las judías con liebre, las patatas con conejo, el venado en salsa, el jabalí y deliciosos asados de cordero. Es una comarca bañada por el rocío, donde la hoja de olivo y la hierba fresca se combinan con otras plantas aromáticas tan ricas como el tomillo, el romero, la jara y la albahaca. Un lujo para los sentidos, donde el aceite de oliva con Denominación de Origen Aceites Montes de Toledo, su vino, su queso, su azafrán o sus mazapanes son regalos de la tierra mimada por la mano del hombre.

Aquí sobrevive intacto el gran bosque mediterráneo de Europa, donde aún se puede ver la fauna ibérica más amenazada y fósiles de más de 500 millones de años de antigüedad. Su excepcional conservación la ha convertido en una impresionante reserva natural ibérica. Castillos, molinos de viento y olivares son los únicos testigos del paso del tiempo en esta ruta que recorre una hermosa zona de Castilla-La Mancha. En la comarca de los Montes de Toledo, nos acercaremos a La Puebla de Montalbán, Castillo de Montalbán y Santa María de Melque, al Parque Nacional de Cabañeros, Orgaz, Consuegra, y  Almonacid de Toledo.

Un paisaje revalorizado por personajes de leyenda, como El Quijote y El Cid Campeador, cuya esposa, Doña Jimena, nació en Orgaz. Pero esta comarca también es un monumento de naturaleza mediterránea, enmarcada por el Parque Nacional de Cabañeros. Un paseo por un ecosistema soberbio y una historia interesante a rabiar donde, con orígenes íberos, llegó a su máxima gloria con la orden de los Templarios. Entre vegas, huertos, meseta, olivos y cereal, en plena tierra manchega, recorremos los mejores enclaves de esta ruta toledana.