San Valentín a la portuguesa en 2011

Tan cerca y tan diferente, Portugal ofrece a los enamorados toda su geografía para disfrutar de unos momento muy especiales con la persona amada.

Foto: www.visitportugal.com

El país luso pone a disposición de los amantes todo tipo de escapadas y escondites; para los más clásicos enamorados noches con vistas al mar, para los más curiosos ciudades llenas de magia y para los estresados paz y relax que les evada de la dura rutina.

Noches de Évora
Romanticismo de siglo XVI es lo que encontrarán las parejas en este ciudad del corazón del Alentejo. Calles medievales, exhuberantes palacios, monasterios y sus iglesias es lo que conforman el encanto propio de ciudades antiguas que posee Évora.

Aqui los enamorados se podrán alojar en hoteles como M''Arde AR o el Convento do Espinheiro, ambos con spa y con un programa muy especial para San Valentín.

Amor en las aguas de Alqueva
Para un encuentro diferente La Marina, una empresa de servicios náuticos del lago de la Alqueva, ofrece "A-Ride for Two", que consiste en pasar un día y una noche en una casa flotante y una cena muy especial en el restaurante de la azotea.

Para las parejas que deseen vivir la pasión del lago, también se dispone del paquete "Sobre as Águas Calmas do Amor": un paseo en barco-casa por el gran lago. Así, se podrá disfrutar de la cena romántica con una botella de champán a la luz de las velas y al ritmo del agua.

Romántico recorrido por las "Aldeas Históricas"
Castillos, murallas y capillas que recogen el legado cultural de Portugal pueden ser el escenario perfecto para los enamorados más clásicos. Así, se puede disfrutar de un recorrido por doce aldeas encantadas de tamaño ideal para conmemorar el día de San Valentín: pequeñas, absolutamente singulares y con el mayor encanto del mundo. Marialva y Castelo Rodrigo destacan por su envoltorio histórico y Penhas Douradas por el espectacular entorno que la rodea. Todas ellas suponen una alternativa perfecta para una escapada romántica ya que se encuentran a tan sólo unas 4 horas de Madrid.

El encanto de Madeira
La isla de Madeira es uno de los puntos más románticos del país vecino y cómo no, uno de los destinos preferidos por los amantes. Dos hoteles ofrecen sendos paquetes para las parejas enamoradas. Uno de ellos es Meliá Madeira Mare que propone una velada única a través de una cena romántica con vistas al mar y el alojamiento de tres noches en una de sus fantásticas habitaciones. Las parejas que deseen relajarse, también podrán disfrutar de la entrada gratuita al Spa del hotel. Y para los que únicamente dispongan de un día y no quieran renunciar a la seducción de la isla, Monte Mar Palace Hotel, ofrece una noche encantadora junto a una inolvidable cena romántica.