Lago termal de Alhama de Aragón: baño de salud en un lago único en Europa

Es uno de los lugares de interés geológico de Aragón y el manantial originado por la aparición de agua subterránea mesotermal con mayor caudal de la Península Ibérica

María Escribano
 | 
Foto: jarcosa / ISTOCK

A 32 grados de temperatura brotan las aguas de este lago único en Europa todo el año. El lago de Alhama de Aragón es, sin duda, la estrella de esta localidad a algo más de una hora de Zaragoza y dos de Madrid. Y lo era ya en época romana y más tarde musulmana (estos son los que bautizaron la población con el nombre de Alhama, que significa “fuente termal”).

Lago de Alhama de Aragón
Lago de Alhama de Aragón. | jarcosa / ISTOCK

Emplazada a 664 metros sobre el nivel del mar, con el río Jalón cruzándola, Alhama de Aragón está situada sobre una línea de fracturas tectónicas por las que manan aguas termales, hecho que propició que a finales del siglo XIX y principios del XX se abrieran glamurosos balnearios. Además, la localidad dispone de un microclima mediterráneo, cálido y seco a pesar de estar en zona de clima continental.

El lago

Con una profundidad media de 1,5 metros y con una renovación de todo el agua que se produce cada 32 horas, el lago de Alhama de Aragón, que pertenece al complejo de Termas Pallarés, se presenta al viajero como un remanso de aguas cristalinas. Tiene un diámetro mayor de 140 metros y un diámetro menor de 80.

Además de nadar en el lago, uno puede dirigirse a la zona de los manantiales para probar directamente los chorros terapéuticos de agua o a la zona de las burbujas, ideal para relajar las piernas. También hay una zona de fangos termales en la que se pueden meter los pies.

Acceder a él cuesta 21 euros por persona y día y es gratis para los niños menores de cuatro años y para los alojados en los tres hoteles que gestiona Termas Pallarés, que pertenece a Relais Termal, la primera cadena de balnearios de España. Las aguas medicinales de este balneario se declararon de utilidad pública en 1860.

Alhama de Aragón
Alhama de Aragón. | jarcosa / ISTOCK

Además del lago hay diversas fuentes que ofrecen también sus aguas termales en Alhama de Aragón. La más famosa es la del Chorrillo, un caño de agua al pie de la Torre del Castillo.

Aguas mineromedicinales

Del lago brotan aguas de mineralización media, bicarbonatadas, sulfatadas, cálcico-magnésicas y ligeramente radioactivas, con propiedades terapéuticas. Están recomendadas para dolencias articulares, afecciones respiratorias, contracturas musculares y aumentan el flujo sanguíneo a la vez que actúan como analgésico.  

Balnearios

En Alhama de Aragón se han concentrado desde hace siglos varios balnearios y hoteles centrados en las aguas mineromedicinales del lago.

Balneario Termas Pallarés
La vida en albornoz.  | Termas Pallarés

A finales del siglo XX estaban en funcionamiento unos cinco y en la actualidad se concentran en dos complejos termales: el Hotel Balneario Alhama de Aragón (que agrupa a los antiguos Baños de San Roque y Balneario de Cantarero) y el complejo Termas Pallarés, con tres hoteles (El Parque, Termas y Gran Hotel Cascada).

Las Termas Pallarés cuentan con otros tesoros además del lago, como un antiguo Casino, hoy convertido en cafetería con terraza y sala de reuniones que incluye un teatro del siglo XIX en proceso de rehabilitación. En cuanto a su oferta gastronómica, las termas cuentan con un restaurante y con la cafetería del lago, esta última para comer a orillas del mismo. 

¡Se rueda!

El balneario Termas Pallarés y el lago han sido protagonistas de multitud de películas, desde Los jueves, milagro, rodada por Berlanga entre junio y octubre de 1957, hasta cintas más recientes, como Villaviciosa de al lado, de Nacho García Velilla y con Carmen Machi como protagonista.

Balneario Termas Pallarés
El balneario Termas Pallarés desde el aire.  | Termas Pallarés

Un poco de turismo por la zona

Cerca de Alhama se encuentran otros puntos de interés turístico, como el Parque Natural Monasterio de Piedra (fundado en 1194 y rodeado de un parque natural insólito en la península, con cascadas y saltos de agua espectaculares) o las ciudades históricas de Calatayud (la ciudad mudéjar en la que destaca el recinto fortificado de la época árabe del siglo XI) y Medinaceli (con el convento de Santa Isabel, sus casas y palacios blasonados… ) y que bien merecen una visita.

Cascada en el Monasterio de Piedra Zaragoza
Cascada en el Monasterio de Piedra. | AlbertoLoyo / ISTOCK