Ruta romántica por los palacios y castillos de Sintra

Desde el Castillo de los Moros hasta el Palacio de la Pena, descubre algunos de los enclaves más impresionantes de Sintra.

VIAJAR
 | 
Foto: chechele/iStock

Romántica, medieval y pintoresca. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995 y ubicada en medio de la naturaleza entre colinas cubiertas de pinos, la villa de Sintra es un lugar encantador y una excursión indispensable desde Lisboa, de la que la separan tan sólo 30 kilómetros. Sus impresionantes palacios y jardines se han convertido en un imprescindible si se viaja a la capital portuguesa. Si te apasiona la arquitectura y la historia y además estás planeando una escapa al país vecino, no puedes dejar de visitar el Palacio de la Pena, el Castillo de los Moros, el Palacio Nacional de Queluz o el de Regaleria, entre otros. 

Palacio Nacional de Sintra

La ruta comienza en el Palacio Nacional de Sintra, un edificio construido por los monarcas portugueses a mediados del siglo XVI, pero que todavía a día de hoy conserva gran parte de su encanto de antaño: patios a suelo abierto, ventanas de arco peraltado y azulejos geométricos. Sus prominentes chimeneas cónicas permiten ver el palacio casi desde cualquier punto de la ciudad.

Castillo de los Moros

El Castillo de los Moros, restaurado en el año 2013, es una fortificación militar edificada por los musulmanes en el siglo IX y conquistada, más tarde, por el rey Alfonso Henriques. Erigido sobre un macizo rocoso y asilado en una de las cumbres de la sierra de Sintra, desde sus murallas se disfruta de una vista privilegiada de la zona y del océano Atlántico.

Castelo dos Mouros  | ISTOCK

Palacio de la Pena

Es el más icónico de la villa y sus alrededores. Situado en lo más alto de la sierra de Sintra, fue una de las principales residencias de la familia real portuguesa durante el siglo XIX y constituye una de las máximas expresiones del estilo romántico en Portugal. Sus tonos rojos y amarillos se funden con el verde del monte y el azul del cielo, concibiendo un pasaje de lo más colorido.

Palacio de Queluz

El Palacio Nacional de Queluz, conocido como el Versalles portugués, es una de las principales atracciones del país y todo un referente de la arquitectura palatina del siglo XVIII. El edificio de estilo barroco, rococó y neoclásico, está rodeado por diferentes espacios verdes, decorados con estatuas de piedra y plomo que representan figuras mitológicas.

Palacio de Regaleira

Los lagos, estatuas ,misteriosos jardines de grutas y túneles en forma de espiral (con una profundidad de 27 metros), concierten al Palacio de Regaleira, ubicado muy cerca del Palacio de Seteais,  es uno de los lugares más enigmáticos de toda Portugal. 

Pozo iniciático de la Quinta da Regaleira con la cruz templaria al fondo.  | ISTOCK

Palacio de Monserrate

Considerado como una de las más bellas creaciones de la arquitectura romántica del país vecino, el Palacio de Monserrate se encuentra a cuatro kilómetros del centro histórico del municipio. Posee un espectacular jardín botánico donde se conviven las especias locales con las más exóticas.

// Outbrain