Riads en Esauira

Íntimos, contemporáneos, románticos o sofisticados. El interior de la medina de Esauira esconde preciosos riads para todos los gustos y presupuestos, verdaderos oasis de tranquilidad que se ofrecen al viajero como el mejor refugio donde descansar del ajetreo de esta encantadora ciudad portuaria.

Nuria Cortés

En verano, Esauira se convierte en uno de los destinos marroquíes más apetecibles. Es cierto que durante los meses estivales sopla el charki, el famoso viento alisio que atrae a aficionados al windsurf y el kitesurf, pero precisamente el charki y el frescor propio del Atlántico le quita al viajero el sofoco que trae del interior del país. También ayuda a ello el riad, la vivienda tradicional marroquí cuya construcción favorece el aislamiento natural frente al calor y la fuerza implacable del sol estival. Como en otras ciudades del país, en Esauira el viajero encuentra una buena oferta de antiguos riads transformados en preciosos hoteles boutique.

Tradicionalmente el riad luce modesto en la fachada, cuyos gruesos muros carentes de ventanas y balcones poco hacen presagiar lo que se esconde detrás de ellos. Los hay lujosos, románticos, señoriales, de estilo contemporáneo, económicos, con piscina o con hammam. Aunque, independientemente de su estilo, todos suelen tener un característico ambiente íntimo por su reducido número de habitaciones. En Esauira, además, cobran especial protagonismo las azoteas, pues muchas tienen vistas al océano y reciben el frescor de la brisa marina. Un ejemplo de ello es el Villa Maroc (www.villa-maroc.com), un riad que comenzó alojando a los primeros surferos que llegaban a Esauira para acabar convirtiéndose en un hotel chic con marcado acento mediterráneo. Además de su fabulosa terraza, cuenta con un hammam donde el viajero puede relajarse y recibir masajes.

Otro riad que se asoma literalmente al mar es el Perle d''Eau (www.riad-essaouira-perledeau.com), un cuidado establecimiento que presume de amplias habitaciones con vistas sobre el Atlántico. Con un estilo decorativo más occidental, sus dobles y suites son perfectas para el viajero que busca estancias amplias con vistas. También incluye un Spa donde disfrutar de un tradicional masaje marroquí con aceite de argán. También cerca del antiguo muro defensivo conocido con el nombre de la Skala se encuentra el riad Al Zahia (www.riadzahia.com). Este acogedor alojamiento regentado por una pareja española es una de las mejores direcciones si se viaja con la familia, pues sus 10 amplias habitaciones incluyen dos estancias con capacidad para 4 y 5 personas. Cerca de él se encuentra el riad Baladin (www.riadbaladin.com), cuya sencilla pero estilosa decoración enamora al primer vistazo. Rústicos postes de madera, mantas bereberes, doseles de lino y lámparas caladas convierten sus estancias en espacios realmente acogedores y relajantes. Los toques femeninos de Nicole, su dueña, continúan en los espacios comunes, que incluyen tres agradables salones y terrazas.

El buen gusto es también protagonista en el riad Chbanate (www.riadchbanate.com), cuyas ochos suites muestran un equilibrio perfecto entre el estilo marroquí y el europeo. Entre ellas, las más solicitadas son la Chbanate, con terraza privada y unas estupendas vistas sobre la medina, y la suite Hayate, una de las más románticas, gracias a su chimenea y su enorme bañera redonda. A caballo entre el estilo contemporáneo y el tradicional se encuentra el riad Malaika (www.riad-essaouira-malaika.com), un oasis en pleno corazón de la medina. Sus estancias aún conservan algunos de los elementos típicos de la arquitectura marroquí, como paredes revestidas de yesos, maderas policromadas, azulejos tradicionales y puertas labradas artesanalmente, además de preciosos muebles del país. La mayoría de la decena de habitaciones y suites del encantador riad Lila (www.casalila-riad.com), situado cerca de la Puerta de Marraquech, también mantienen en sus paredes coloridos azulejos, lo que le da al establecimiento un alegre toque marroquí. Por su parte, tanto las cinco habitaciones como los espacios comunes del Dar Maya (www.riaddarmaya.com) destilan puro estilo contemporáneo, pero diseñado pensando en los materiales tradicionales, que asoman en las amplias chimeneas y los muros con yesos.