El riad de Marrakech en que te querrás quedar a vivir

¿Qué hace un alojamiento famoso? ¿Sus camas? ¿Su servicio? ¿Su ubicación? Ahora también, sus redes sociales. Descubrimos el riad marroquí al que todos quieren ir...

Macarena Escrivá
 | 
Foto: ISTOCK

Marrakech está de moda. En los últimos años se ha posicionado como un destino muy a tener en cuenta en nuestras escapadas. ¿Sus ventajas? Cercanía a la península, vuelos baratos, compras y el poder vivir una experiencia en un mundo distinto a tan solo hora y media de España. Sus calles laberínticas, una Medina Patrimonio de la Humanidad, los jardines Majorelle, el museo Yves Saint Laurent, buenos restaurantes, vida nocturna... Tiene todo lo necesario para triunfar.

Otra de sus claves son los hoteles y riads. De ensueño, con el lujo por bandera, salidos de un cuenta de Las Mil y una Noches. La Mamounia, La Sultana, el Mandarin Oriental, el riad Be, el del Jardin Secret... Todos para soñar y disfrutar. Pero, ¿y si quisieras una casa típica para ti solo?

La Maison Marrakech

Es aquí donde entra La Maison Marrakech, un alojamiento dentro de la plataforma Airbnb que nos ha conquistado. Lo descubrimos en el Instagram de la actriz Troian Bellisario o la cuenta de la viajera australiana Tara Milk Tea y acumula casi 42.000 seguidores en la red social. Desde entonces estamos enamorados de este edén en medio del bullicio de la ciudad.

Ubicado en la parte este de la Medina, y muy cercano a la puerta Bab Aylen, de gran valor histórico porque resistió la invasión de los almohades de 1129, se encuentra este coqueto riad que no te dejará indiferente. La zona se considera como una de las más interesantes y auténticas de la ciudad, donde cada día se reúnen vendedores ambulantes de frutas y verduras.

Nicole Francesca Manfrord, la propietaria, ha dado en el clavo creando el refugio perfecto para viajeros ávidos de tranquilidad y experiencias nuevas. Al igual que el resto de riads que se esconden tras una puerta antigua, traspasar el umbral de La Maison es darte de bruces con un alojamiento fascinante, y lo mejor, privado. No te haces a la idea de la sorpresa que te espera en el interior. ¿Lo primero? Tendrás que dejar el estrés del ritmo frenético de la ciudad colgado y entrar en modo disfrute.

La Maison Marrakech

Fue hace diez años, cuando esta diseñadora neerlandesa, junto a su socia Jasmine Jamed, adquirió la propiedad. En este tiempo La Maison ha ido creciendo, floreciendo, llenándose de vestigios y objetos de artesanía local y renovándose constantemente. Es precisamente de ese amor y pasión por el trabajo local, del que ha surgido un interiorismo digno de las mejores revistas de decoración. Todos y cada uno de los rincones de La Maison son fotografiables, en ellos se agolpan objetos de rafia, cestas, cojines, alfombras, vegetación... En definitiva, un verdadero deleite para los sentidos.

Imagina tener tu propio riad, con tres habitaciones -cada una con baño propio-, terraza, piscina y capacidad para seis huéspedes. Espacios como la terraza en la azotea, cuentan con un enclave perfecto para relajarse al sol, encender la chimenea -al aire libre- los días más frescos y, en los especialmente calurosos, tener la posibilidad de dormir bajo el cielo estrellado de la ciudad. ¡Pide que instalen tu cama bajo las estrellas!

La Maison Marrakech

En cuanto a los servicios dentro del riad, como conocerás, la política de Airbnb es de alojamiento y desayuno. ¡Y qué desayuno! Puedes pedir que te lo monten junto a la piscina o en la azotea. Incluye té a la menta o cafés, yogur, zumo de naranja, fruta recién cortada, dulces típicos, tortitas marroquíes, aguacate, huevos... Pero aquí no queda la cosa, porque si te apetece, también puedes pedir que te preparen una cena allí. ¿Puede haber un plan mejor para después de un día caluroso recorriendo las calles de Marrakech? Dicen que sueñas con el olor a cocina hecha en casa que fluye en el ambiente.

¿Necesitas más razones para visitarlo? Echa un vistazo a su página de Instagram y será el elegido en tu próximo viaje a Marrakech.