Mejor 'viaje relax' que 'viaje exprés': retiros de yoga en la naturaleza

Recuperar energía es más fácil si a nuestro alrededor la tierra ejerce todo su poder de atracción. Alejados de las ciudades y escondidos entre montañas y valles existen auténticos santuarios para la paz, hoteles y casas rurales donde algo tan sencillo como respirar es lo más importante. 

Silvia Roba
 | 
Foto: olegbreslavtsev / ISTOCK

El invierno es una buena época para pensar en preparar y reparar cuerpo y mente. La clave está en desconectar para reconectar, y si es en medio de la Naturaleza, mucho mejor. En Vió, una pequeña aldea situada a las puertas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, en la comarca del Sobrarbe (Huesca), abre sus puertas Casa Cuadrau (casacuadrau.org), uno de los lugares favoritos de la comunidad yogui, ya que aquí se realizan retiros durante todo el año.

DAVID VIÑUALES FOTÓGRAFO

Meditación y senderismo, alimentación consciente, jornadas de zen y té y, principalmente, yoga, concebido como estilo de vida, están siempre presentes en su programa. Para dormir hay dos tipos de habitaciones, compartidas y privadas, estas últimas con nombres evocadores. Así, es posible pasar la noche en Chandra (luna), Surya (sol), Bhumi (tierra) o Brahmanda (paraíso), decoradas todas en madera, material predominante en esta casa que promueve también el detox electrónico. 

DAVID VIÑUALES FOTÓGRAFO

Para recuperar la calma y el bienestar, las Casas de Zapatierno (casasdezapatierno.com) organizan retiros de yoga, relajación y desarrollo personal de forma habitual. El entorno no puede ser más apropiado. Estamos en Estierba, un pequeño pueblo del valle de Pineta, al este del macizo de Monte Perdido, que se contempla nevado, en todo su esplendor, desde las buhardillas de Las Tucas y Los Astazu, dos de las cuatro viviendas que ofrece este complejo rural. Las otras son Montinier, con vistas al bosque, y Casa Carmen, un antiguo pajar hoy transformado en agradable casita con cocina tradicional de leña.

D.R.

También en Huesca, en el valle de la Guarguera, La Bardana (labardana.com) ofrece un descanso muy especial a todos aquellos que quieren renovar la energía perdida. La idea que inspira a sus propietarios es “hacer la vida más humana”. ¿Y cómo se consigue? Con largos paseos por senderos donde parece que el tiempo se ha detenido y practicando actividades como yoga, chi kung –terapia medicinal de origen chino basada en el control de la respiración– y talleres de cocina macrobiótica. El hotel, una borda aragonesa de piedra de mediados del siglo XIX, tiene salón con chimenea, huerto, dos habitaciones compartidas y cinco dobles.

D.R.

Un eco-hotel con encanto. Así es La Garriga de Castelladrall (masialagarriga.com), una masía de origen medieval a solo una hora de Barcelona, con vistas a la montaña de Montserrat. Disfrutar de un paseo por el bosque, conocer cómo se producía el vino o desayunar un bizcocho recién salido del horno son algunos placeres que ofrece este precioso hotel, con 20 habitaciones (Trigo, Miel, Semilla...) y un Spa con tratamientos realizados con piedras calientes, pindas y cañas de bambú. Durante todo el año realizan diferentes retiros de yoga y clases de meditación, chakra yoga, talleres de cocina y nutrición.

olegbreslavtsev / ISTOCK

La naturaleza es también la protagonista en Tierra del Agua (tierradelagua.es), en la aldea de Caleao, en el Parque Natural de Redes (Asturias), Reserva de la Biosfera desde 2001. Un alojamiento rural en el que es posible disfrutar del murmullo del agua del río y de atardeceres de ensueño, para lo que cuenta con once apartamentos de diseño nórdico y una terraza panorámica. Concebido como un oasis de relajación, el hotel ofrece a sus clientes un programa de experiencias que incluye desde caminatas en silencio al aire libre hasta Hatha Yoga para grupos a partir de cuatro personas (relajación inicial, pranayamas, asanas, relajación final).

Victor J. Frances Belda

Alejado de todo, en plena sierra de Mariola, entre Alicante y Valencia, MasQi, The Energy House (masqi.es), una masía del siglo XIX totalmente restaurada, es el sitio adecuado para quienes buscan ideas y fuerzas para cambiar su forma de vida. Aquí tientan a sus huéspedes con un novedoso concepto de vacaciones de relax y experiencias inolvidables, basado en una filosofía con dos pilares esenciales: una alimentación equilibrada, con comidas elaboradas con ingredientes frescos, y el crecimiento interior que aprovecha la energía natural del entorno. A esto contribuyen sus programas de yoga, que tienen lugar en un domo instalado en el bosque desde el que se escucha el canto de los pájaros. 

D.R.

En el interior de Castellón hay rincones como el Parque Natural de Penyagolosa, donde encontramos otro reducto para la calma, Mar de la Carrasca (mardelacarrasca.es), especialmente pensado para aquellas personas que valoran el tiempo y el silencio. Los clientes pueden alojarse en las habitaciones de la masía original o en casas de piedra y madera con distintas capacidades. Apetece, y mucho, no salir de ellas... Pero habrá que hacerlo si lo que se quiere es practicar un poco de yoga. Quizás al amanecer, cuando la energía empieza a moverse, tras la quietud y la regeneración de la noche, o tal vez cuando cae el Sol, en el tránsito crepuscular.

D.R.

Nuestra última recomendación nos lleva hasta Monda (Málaga), junto al Parque Natural de la Sierra de las Nieves. Ahí se alza todo un santuario de paz, el Shanti Som (shantisom.com), construido siguiendo las pautas del Feng-Shui. Arquitectura balinesa y exóticos jardines orientales recrean un ambiente plácido, idóneo para retiros de yoga de seis días de duración. Un lugar donde solo se escucha un sonido tranquilizador: Om.

D.R.