Recorrido por la Great Western Greenway

Con 42 kilómetros, es la ruta fuera de pista más larga de Irlanda y transcurre por la costa del Atlántico.

En el condado de Mayo, al oeste de Irlanda, desde Westport hasta la isla Achill, la Great Western Greenway es una ruta ciclista o de senderismo que transcurre por una antigua vía de ferrocarril cerrada desde 1937.

Esta ruta de 42 kilómetros de longitud está dividida en tres etapas que se pueden realizar en un sólo día o en varias jornadas. Y es que la Great Western Greenway pasa por algunos de los paisajes más bellos del oeste de Irlanda por lo que se recomienda tomársela con calma y disfrutar del camino.

La primera de las etapas tiene una longitud de 11 kilómetros y une Westport con Newport. Durante el camino se cruzan ríos y arroyos, prados llenos de ovejas y viejas casas de campo que harán las delicias del visitante.

La segunda etapa va desde Newport hasta Mulranny y cuenta con 18 kilómetros en los que las vistas a la bahía de Clew y la brumosa montaña de Croagh Patrick son las protagonistas. La última etapa es de 13 kilómetros y parte de Mulranny para llegar a la isla Achill. Este camino destaca por sus magníficas vistas al mar.

Con amplios llanos y suaves pendientes, la Great Western Greenway tiene una dificultad leve por lo que es apta para toda la familia y para aquellos que no suelan practicar deporte. Además, muchos de los lugares donde se alquilan bicis -también eléctricas- cuentan con traslados de equipaje o almacenamiento del mismo, lo que elimina peso y facilita los trayectos.