¡Que viva "La Pepa"!... y la ciudad donde nació

Cádiz reclama su protagonismo al celebrarse durante este año el bicentenario de la aprobación de la Constitución de 1812. En torno al oratorio de San Felipe Neri, lugar donde se gestó esa ley de leyes, se puede disfrutar de un puñado de nuevas propuestas de ocio, compras, gastronomía...

Alfredo G. Reyes

El 19 de marzo de 1812, los 300 diputados que conformaban las Cortes de Cádiz aprobaron su proyecto de Constitución, la primera de las que ha tenido España y conocida por todos como La Pepa. Lo hicieron en una pequeña iglesia, el oratorio de San Felipe Neri?, que, restaurada ex profeso con motivo de la efemérides, se ha convertido en el epicentro de las celebraciones. La visita al museo anexo supone una más que recomendable forma de entender la importancia de aquella Constitución y su repercusión en nuestra historia y en la de numerosos países del continente americano.

Junto al oratorio se encuentra la Torre Tavira (www.torretavira.com), parte de un antiguo palacio y el lugar donde se instaló, en los años 80, la primera cámara oscura del país. En ella, un juego de espejos proyectados sobre una pantalla parabólica permite dominar todo Cádiz en tiempo real.

Muy cerca, en torno a la calle Valverde se concentran algunas de las tiendas más originales, como Filigrana, que está especializada en complementos para fiesta, o Diferente?, con propuestas de moda urbana de marcas como Custo, Armani Jeans, Amaya Arzuaga, Galliano, Karl Lagerfeld... En esa misma zona se sitúa, además, una deliciosa tienda gourmet, Gades Beer?, en cuyas estanterías se puede elegir entre una ingente variedad de cervezas y de etiquetas especiales de vinos de Jerez.

Para tapear o comer, probablemente el restaurante con más éxito y estilo (y por eso conviene llegar pronto, o bien reservar con antelación) sea Balandro (www.restaurantebalandro.com). No resulta nada extraño teniendo en cuenta su ubicación -frente a la bahía y la Alameda Apodaca-, su elegancia, un servicio muy eficiente y la cuidada carta, que reinterpreta de una forma realmente apetitosa las recetas tradicionales andaluzas.

Por su originalidad también destaca La Teta de Julieta (www.facebook.com/latetadeJulieta). La decoración de este restaurante, un recién llegado a Cádiz que ocupa la totalidad de una antigua vivienda a espaldas de la iglesia de San José, no deja indiferente a nadie gracias a su colorido y a una curiosa combinación entre lo clásico y lo moderno. Y la fórmula de carta, basada en las cocinas italiana y mediterránea, resulta muy divertida: a base de platos compartidos. Si se viene a cenar, este mismo establecimiento ofrece también una agradable terraza chill out con vistas a los tejados y el mar.

Para continuar la noche, muy agradable es Nahu?, un local frecuentado por una clientela ecléctica (es el lugar de quedada habitual para los Erasmus). La misma parroquia que, con la llegada del buen tiempo, se traslada a Nahu Beach, junto a la carretera que conecta Cádiz con San Fernando.

Los más noctámbulos se dan cita en Imagina Jardín Bar?, un club que, tanto en temporada invernal como en verano, ofrece un interesante calendario de actuaciones y, por supuesto, buena música para escuchar, bailar y recibir el amanecer.

Llegada la hora del sueño, y sin perder de vista La Pepa, una buena recomendación, en la que se aúnan las esencias principales de esta ciudad, es el Hotel Las Cortes de Cádiz (www.hotellascortes.com). Situado muy próximo a la céntrica Plaza de España, con el monumento a aquellas Cortes, se trata de una antigua casa de vecindad del siglo XIX que conserva ese estilo arquitectónico que muchos confunden con lo colonial (incluso con lo caribeño). En el interior, este alojamiento ofrece una decoración y unas comodidades muy propias del siglo XXI.