12 posadas reales de Castilla y León para revivir el pasado

Estancias con mucha historia. Son bodegas, palacios, casas de labranza, edificios que ayudan a entender el rico patrimonio cultural y artístico que atesora esta Comunidad. Transformados en hoteles, hoy operan bajo un sello que garantiza un turismo rural de calidad. Y también un entorno privilegiado. Cuesta decidir: revivir el pasado en sus estancias o descubrir paisajes fascinantes a su alrededor.

Silvia Roba
 | 
Foto: D.R.

Diseminados por toda Castilla y León es posible encontrar más de cuarenta edificios singulares que, bajo el nombre de Posadas Reales, hoy disfrutan de una segunda vida transformados en alojamientos con encanto. Algunos invitan no solo a traspasar sus puertas sino a repasar la historia. 

Así ocurre en la Cabaña Real de Carreteros (posadacarreteros.com), en Casarejos (Soria), llamada así por lo que en su día fue: la casa de los transportistas oficiales del Reino. Su rehabilitación se ha realizado con materiales de entonces (barro, piedra y madera) y se ha respetado la estructura original. Hay que cerrar los ojos e imaginar que la sala de estar y el restaurante eran el lugar donde antaño dormían los bueyes. En total cuenta con catorce habitaciones, distribuidas en dos plantas, o, lo que es lo mismo, en las antiguas cocinas y el pajar. Del corral tampoco queda nada. Su espacio lo ocupa el jardín, con mesas y sillas de forja desde las que apetece trazar sobre el mapa alguna excursión.

La Mula de los Arribes, Villardiegua de la Ribera (Zamora) | D.R.

Quizás al Cañón del Río Lobos... En La Rasa, también en tierras sorianas, a 7 km de El Burgo de Osma, se puede revivir otras épocas en El Lagar de La Navazuela (lanavazuela.com), construido sobre una bodega de finales del siglo XVIII que es visitable. Variedades de uva (Garnacha Tinta, Mencía, Tinta de Toro, Verdejo y Tempranillo) dan nombre a sus cinco habitaciones, cálidas y acogedoras, como el comedor, en el que las mañanas comienzan ante un contundente desayuno casero.

Finca Fuente Techada, Sotosalbos (Segovia) | Finca Fuente Techada

Las Posadas Reales son centros de operaciones perfectos para descubrir entornos únicosy para sentirse como un rey, que es lo que se puede experimentar en El Rincón de Babia (elrincondebabia.com), una vivienda de patín en el pueblo más alto de León, La Cueta. ¡Montaña pura! Para los que les gusta ir por libre cuenta con una casita con chimenea, El Calecho, término que hace referencia a las tertulias que surgían en invierno al calor de la cocina de carbón. Visitar el centro expositivo ROM, que gira en torno al románico palentino, es algo que ningún huésped de la Posada Santa María La Real (posadasantamarialareal.com), en Aguilar de Campoo, quiere perderse. Arte e historia se funden en este lugar: un antiguo monasterio cuyas habitaciones mantienen los suelos de terracota y las vigas de madera de las que siglos atrás fueron celdas. 

El Lagar de la Navazuela, La Rasa (Soria) | D.R.

A unos pasos de Portugal, en pleno Parque Natural de los Arribes del Duero, la posada La Mula de los Arribes (lamuladelosarribes.com), en Villardiegua de la Ribera (Zamora), recuerda en su nombre al verraco de la segunda Edad del Hierro que es icono del pueblo. El hotel está formado por dos casas de labranza. La primera, de 1869, dispone de cinco habitaciones y salón con chimenea. La segunda, con solo dos estancias, conserva un horno de leña original. 

El Rincon de Babia, La Cueta (León) | D.R.

En el mismo Parque Natural, pero ya en Salamanca, en la confluencia de los ríos Huebra y Duero, se alza, entre naranjos y olivos, la Quinta de la Concepción (quintadelaconcepcion.com). Desde sus habitaciones, unas con terraza y otras con porche, se contemplan los viñedos del país vecino. De más lejos, Brasil, volvió a su pueblo, Saucelle, el primer propietario del edificio que es hoy La Casa del Brasileiro (casabrasilero.com), cuyo espíritu parece decir desde algún remoto lugar: “Disfruta de mi morada, tú que llegas de un largo caminar, que estás en casa indiana, donde siempre añoré descansar”. Construida en cantería con sillares de granito, la casa cuenta con nueve habitaciones, restaurante y sala de exposiciones. 

Posada Santa María la Real, Aguilar de Campoo (Palencia) | D.R.

Muy cultural es también la propuesta del Hotel Rural Musical (ruralmusical.es), en Puerto de Béjar, aún en Salamanca, que hace doscientos años era una fábrica de chocolate. Para dormir, cinco opciones: la habitación Rock, Pop, Blues, Jazz o Tango.

A los pies del Parque Nacional de Guadarrama, a dos kilómetros de Sotosalbos, preciosa aldea medieval segoviana, espera a los viajeros la Finca Fuente Techada (hotelfincafuentetechada.com), una casa de campo familiar rodeada de fresnos y robles. Aquí se viene a descansar. Para eso está el patio cubierto, el salón con biblioteca y chimenea, el porche de madera... y sus habitaciones, seis en total, hasta donde llega el sonido del agua de los arroyuelos que cruzan la finca. 

Cabaña Real de Carreteros, Casarejos (Soria) | D.R.

Para disfrutar de la gastronomía de Segovia una buena dirección es El Señorío de la Serrezuela (elseñoriodelaserrezuela.com), con un restaurante en el que nunca falta el lechazo asado. Esta posada es una casa del XIX compuesta por un edificio principal, la Casa del Señorito, y diez construcciones más. Para los que busquen acción nos dirigimos a Ávila. 

Hotel Rural Musical, Puerto de Béjar (Salamanca) | Hotel Rural Musical

Desde la Posada del Infante (posadadelinfante.es), en Arenas de San Pedro, se pueden hacer rutas a caballo y en bici por los alrededores: solo estamos a cinco minutos de la Sierra de Gredos. Observar avutardas en la Laguna de los Lavajares es una de las actividades preferidas de los huéspedes de La Casa de las Manuelas (lacasadelasmanuelas.com), en La Moraña, con más de dos siglos de historia. En la rehabilitación del edificio se han conservado las vigas de madera que sujetan los techos y el adoquinado y ladrillo de las paredes.