Planes perfectos para disfrutar de toda la magia de las "Lágrimas de San Lorenzo" o lluvia de estrellas

Si por algo se caracteriza agosto es por ser el mes por excelencia de las vacaciones de los españoles. Las playas y los pueblos son los mejores destinos para disfrutar del mes más activo a nivel de tiempo libre. Precisamente, una de las citas apuntadas en ese calendario de días para rellenar con planes que no tengan que ver con el trabajo son las perseidas, una intensa lluvia de estrellas fugaces que cada verano se espera con expectación. Las perseidas también son conocidas como lágrimas de San Lorenzo, debido a la proximidad en fecha con las fiestas de este santo, el 10 de agosto.

Redacción Viajar
 | 
Foto: Indie Campers

Bajo un tono religioso, la tradición popular explica que los restos del cometa Swift-Tuttle que las originan son las lágrimas de este mártir que tanto sufrió siendo torturado en una parrilla. La explicación científica es más sencilla; el rastro de pequeñas partículas brilla cuando entra en contacto con la atmósfera y, al calentarse y vaporizarse, se forma el destello del que tanto disfrutamos.

tdub303 / GETTY

Aunque su punto álgido sea del 9 al 15 de agosto, este espectáculo celeste se puede ver desde la segunda mitad del mes de julio hasta finales de agosto.

Desde Indie Campers, la compañía líder de alquiler de autocaravanas y furgonetas campers en Europa, han elaborado  una lista de los mejores lugares para contemplar este fenómeno astronómico, incluyendo uno tan original como hacerlo desde una casa rodante en la que dormir bajo las estrellas.

 Aragón galáctico

Desde Galáctica, el Centro de Difusión y Práctica de la Astronomía de Aragón, se han organizado una serie de actividades para observar el cielo nocturno con guías profesionales el 10 de agosto. Además, se podrán conocer algunas curiosidades celestes y atmosféricas en talleres y visitas guiadas.

Galáctica

 Desde el Teide.

Las Islas Canarias ofrecen varios paisajes para observar la que está considerada la tercera lluvia de estrellas más importante; Aledaños del Parador, Mirador de Masca, Valle de Ucanca y Mirador del Palmar son algunas de las opciones. Además, en el Parque Nacional del Teide, disponen de una ruta la noche del 11 de agosto, que comienza presenciando una puesta de sol y finaliza en noche cerrada.

Czermak_Photography / ISTOCK

La noche más mágica del año en Extremadura

El próximo 12 de agosto, el complejo astronómico Entre Encinas y Estrellas de Fregenal, situado en Badajoz, dará la oportunidad de ver este fenómeno y de conocerlo más de cerca junto a algunos astrónomos. El evento tendrá lugar partir de las 11 de la noche, en la explanada del Santuario de la Virgen de los Remedios.

Jose Luis Quiñón

Ermita de Tiedra.

El Centro Astronómico de Tiedra, situado en Valladolid, propone una observación con la ayuda de varios de sus guías astronómicos y sus telescopios en un emplazamiento tan privilegiado como es la Ermita de Nuestra Señora de Tiedra Vieja del 9 al 12 de agosto.

Indie Campers

 Senderismo nocturno y perseidas; mitos y leyendas

El parque periurbano de Los Villares de Córdoba tiene agendadas cuatro observaciones guiadas de las perseidas del 12 al 15 de agosto, con monitores especializados y con la novedad, este año, de poder acampar en el reinaugurado Camping Los Villares los dos primeros días. Además, tiene programadas una visita al Centro de Especies Irrecuperables y la actividad de senderismo nocturno para completar la propuesta.

Indie Campers

Al aire libre

Cualquier lugar es buena opción ya que lo único que hay que hacer es mirar al cielo y tener paciencia para ver algunas de las más de 100 estrellas fugaces por hora que llegan a cruzar el firmamento. Hay que buscar un lugar oscuro, con poca contaminación lumínica que moleste. Y para ganar comodidad, llevar algo de ropa de abrigo por si refresca, comida y agua y vestimenta y calzado cómodos. Da igual dónde estés porque las perseidas se pueden ver en todo el mundo, incluida una autocaravana, desde la que no sólo elevar la vista sino incluso dormir bajo un escenario estrellado