Un paseo de luz por España

El turismo de iluminación se ha convertido en una forma exclusiva de conocer el patrimonio histórico y cultural de las ciudades

VIAJAR
 | 
Foto: pedrorufo/iStock

Más romántico, tranquilo y con un toque de misterio. Cuando cae el sol, y son las estrellas quienes alumbran, las ciudades españolas sacan a relucir sus mejores galas. Miles de bombillas de colores iluminan los edificios, monumentos, avenidas y plazas más emblemáticas dotándolas de un aspecto mágico y ofreciendo estampas espectaculares que bien merecen la pena fotografiar. Si estás planeando una escapada por España y buscas una alternativa a la tradicional para descubrir el país, debes saber que por la noche la luz artificial permite apreciar con mayor detalle su patrimonio histórico y cultural.

Y es que en los últimos años, el turismo de iluminación parece haber cogido protagonismo entre los amantes de la noche. En este sentido firma Philips Lighting propone un itinerario a través de varios enclaves de la geografía española que puedes admirar a luz de la luna.

Como no puede ser de otra manera, la ruta empieza en Madrid donde numerosos rascacielos peinan el cielo que cubre la ciudad. Los más altos se encuentran al norte, en plena zona financiera. Allí el parque empresarial Cuatro Torres Business Area domina el skyline nocturno con espectáculos de luces impresionantes. Estos edificios representan sin duda la parte más moderna y futurista de la capital.

También en Madrid, los turistas podrán  disfrutar de la cuidada iluminación de otro de los lugares emblemáticos de la capital. El Teatro de la Luz Philips Gran Vía, que desde hace 70 años es uno de los edificios más reconocibles del centro, ha equipado su fachada con luces LED que permiten el cabio de color para adaptarse a los distintos eventos del propio teatro o a días especiales, aunque normalmente mantiene una luz blanca.

A pocos kilómetros, en la majestuosa ciudad de Toledo, reposa el histórico Baño de la Cava, un torreón ubicado en las ruinas de un antiguo puente medieval. Con el objetivo de realzar su belleza e impulsar el turismo en la localidad, se instaló hace unos años el mismo de iluminación electrónico que poseen otros enclaves de la ciudad entre los que se encuentran la Catedral o el Alcázar.

Y por último, sin salir de Castilla la Mancha, coronando el Cerro de San Antón, se encuentran los molinos de Alcázar de San Juan (Ciudad Real). Estos edificios del siglo XVI, utilizados para moler el grano y para obtener harina gracias al aprovechamiento del viento, ahora se han convertido en un autentico reclamo turístico. Con la finalidad de poner en valor su identidad cultural, estos enclaves han sido renovados e iluminados con sistemas de última tecnología.