Paradores inaugura en Corias su tercer establecimiento en Asturias

El Parador Monasterio de Corias integra en sus instalaciones los restos arqueológicos de una iglesia fundacional del siglo XI, descubiertos durante las obras de adaptación del monasterio. El establecimiento, uno de los más grandes de la red de Paradores, consta de 86 habitaciones, Spa, zona de relax y salones.

Regina Buitrago

Ubicado en Cangas del Narcea, uno de los municipios más extensos de España, el que fuera monasterio benedictino de San Juan Bautista de Corias, y posterior convento dominico, acoge en sus espaciosas dependencias al tercer Parador Nacional en Asturias (que se añade a los de Gijón y Cangas de Onís), y que hace el número 94 de la Red. El nuevo edificio, de más de 22.600 metros cuadrados construidos, es uno de los más grandes de toda la red de Paradores y tiene categoría de 4 estrellas, con 86 habitaciones repartidas en tres plantas y distribuidas alrededor de claustros de estilo neoclásico. Actualmente se han abierto al público 43 habitaciones distribuidas entre la primera y segunda planta.

El Parador de Corias se ubica en un impresionante monasterio fundado en 1032 y ocupado por monjes benedictinos. El Parador se asienta íntegramente en las instalaciones de este monasterio. Entre los siglos XII y XIII alcanzó su máximo esplendor, llegando a poseer tierras en la mayor parte del occidente de Asturias e incluso de la vecina provincia de León. Aunque sus trazas originales datan del siglo XI, la edificación del monasterio adquirió transformaciones renacentistas, de gusto herreriano, y desde el siglo XVIII luce un estilo neoclásico. Las obras de restauración y adecuación del Monasterio de San Juan de Corias para convertirlo en Parador comenzaron en 2006 y han sido dirigidas por el arquitecto José María Pérez González, Peridis. La obra ha sido llevada a cabo por Turespaña y ha supuesto una inversión total de 29 millones de euros.

Declarado Monumento Histórico- Artístico Nacional, la planta describe un rectángulo de ocho mil metros cuadrados que engloba dos patios. El claustro se desarrolla en torno al patio principal, mediante siete arcos de medio punto en cada ala. Este gigante monumental, cuya fachada es de mármol de la cantera local de Rengos, está rodeado de un entorno asombroso, en plena Reserva Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias. Las 86 habitaciones del Parador han sido decoradas teniendo en cuenta las impresiones sobre la zona de cinco periodistas internacionales que viajaron hasta el Principado de Asturias y descubrieron diferentes rutas de la Comunidad, que describieron luego en varios reportajes. Estas narraciones han sido utilizadas por los decoradores como documentación y apuntes para sus trabajos de decoración. Así, todas las estancias del nuevo Parador reflejan distintos lugares y ambientes de la cultura asturiana: hay habitaciones con nombres de reyes, de personajes ilustres, de villas marineras... Las estancias se complementan con otras dependencias originales del cenobio, como la majestuosa iglesia y su maravilloso retablo barroco, su sólido claustro, su regia biblioteca, los cimientos del monasterio primitivo museizados y las instalaciones más actuales para el relax, como la piscina cubierta y el Spa, integrados en la arquitectura del monasterio, además de los salones para reuniones de trabajo. www.paradores.es

Gastronomía y rutas cerca del Parador

La gastronomía tiene, como es habitual en la Red, una importancia destacada en este nuevo Parador. No en vano Cangas del Narcea es una tierra rica en agricultura, viñedos, pesca de río y reservas de caza. La amplia y espectacular comarca de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, situada en el suroccidente asturiano, reúne un rico conjunto de peculiaridades y una importante oferta de naturaleza y rutas. Su generosa naturaleza es uno de sus puntos fuertes, con el maravilloso bosque de Muniellos al frente (Reserva de la Biosfera por la Unesco y mayor robledal de Europa), que forma parte de la Reserva Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, y que constituye la morada de especies únicas en la península, como el urogallo y el oso pardo. Otro de sus atractivos es la llamada "Ruta del Oro", basada en los vestigios de una explotación de época romana, que nos lleva a asomarnos a las galerías excavadas por los romanos y sus canalizaciones de las aguas. El municipio de referencia del nuevo Parador, Cangas del Narcea, es el único de Asturias que produce vino con Denominación de Origen, una tradición que se remonta también a la época romana. Se puede realizar su "Ruta del Vino" y en octubre los visitantes pueden participar de la vendimia en sus viñedos de alta montaña.