¿Por qué el Parador de Córdoba no se parece a ningún otro Parador?

Nos acercamos a uno de los Paradores más singulares: de entrada parece un moderno hotel, pero esconde unas cuantas sorpresas

Luis García
 | 
Foto: Paradores

Para empezar, no te dejes engañar por su moderna fachada: el Parador de Córdoba está construido sobre las ruinas del palacete de verano de Abderramán I. Quienes lo regentan lo describen como “un elegante y fresco edificio con magníficas vistas a la ciudad, con piscina y rodeado por un jardín” al que llaman Los Naranjos.

Parador de Córdoba
Vista aérea | Paradores

Y aquí aguarda la segunda sorpresa: el jardín atesora las palmeras más antiguas de Europa.  Cuando se cruza el umbral, en su interior aparecen estancias luminosas y espaciosas, decoradas con sencillez y gusto tan exquisito como el salmorejo cordobés, el gazpacho blanco de almendras, o el churrasco en salsa verde que sirven en su restaurante.


Entre barrotes de lujo: durmiendo en una prisión centenaria de Berlín, hoy hotel boutique

Otra sorpresa... para el paladar

“Nuestra cocina se ha ido enriqueciendo con los diferentes pueblos que nos habitaron; romanos, visigodos, judíos, árabes…”, explican desde la dirección. “Además del famoso salmorejo, plato insignia de Córdoba, nuestras tapas de rabo de toro, el flamenquín de cerdo ibérico o las berenjenas con miel de caña  son el resultado de esta amalgama cultural y gastronómica”. 

Paradores

Y advierten de que no puedes marcharte sin probar nuestra repostería, “en la que encontrarás recetas tradicionales de la cocina arábigo-andaluza, como el pastel cordobés, un dulce a base de hojaldre y cabello de ángel”. 

¿Cómo se llega al Parador?

Emplazado en las faldas de la sierra de Córdoba, el Parador se encuentra en el barrio residencial del Brillante, al que se accede desde el desvío Córdoba Norte, siguiendo las avenidas Agrupación Córdoba y Ollerías. 

Paradores

Una vez allí podrás elegir entre 87 habitaciones dobles y siete suites, 

Y ya que estamos en Córdoba…

Los responsables del Parador nos recomiendan qué ver durante una estancia en la legendaria Ciudad de los Califas: “Córdoba, ciudad Patrimonio de la Humanidad, es un tesoro de fascinante belleza. Su Mezquita es el monumento más importante de todo el Occidente islámico, y uno de los más asombrosos del mundo”. 

Y prosiguen: “Los emblemáticos patios de Córdoba son una explosión de color inigualable, con sus macetas y cuidadas flores fascinarán todos tus sentidos. Viven su máximo esplendor durante el Festival de los Patios, cuando la ciudad se convierte en una fiesta y las calles bailan a ritmo de flamenco y huelen a jazmín y azahar”.

Córdoba
syolacan / ISTOCK

También nos recomiendan acercarnos a “la fabulosa y misteriosa ciudad que Abd-al Rahman III mandó construir a los pies de Sierra Morena, la bella Medina Azahara, con nombre e historia de leyenda”. Queda muy a mano, a solo ocho kilómetros de Córdoba.