VÍDEO | Objetivo: alcanzar la playa… desde el mar

Recorrer la costa en un barco con patrón vuelve a ser posible. Las empresas náuticas toman las medidas necesarias para adaptarse, con seguridad, a la nueva normalidad

Ulises Guixeras / Jaime Velázquez
 | 
Foto: Ulises Guixeras

Aún miramos hacia las finas arenas de las playas con recelo, seguramente no porque las veamos como una amenaza, pero sí porque es muy probable que este año se controlen y restrinjan los aforos. Ante ésta nueva normalidad aún por definir, muchos medios de comunicación han reflejado un pico en las reservas de turismo rural para este verano, especialmente a partir del 1 de julio.

La otra alternativa es seguir disfrutando del mar, pero no exactamente desde la playa, sino desde la perspectiva de un barco privado o de alquiler. A vela, o a motor. “En estas últimas semanas estamos notando una demanda importante en lo que se refiere al turismo náutico”, nos informa Carlos Sanlorenzo, secretario general de la Asociación Nacional de Empresas Náuticas.

Ulises Guixeras

Puede ser normal: “la navegación de recreo es una opción de ocio segura muy a tener en cuenta, ya que permite cumplir con los requisitos que exige la OMS para evitar contagios”, continua. “Nosotros somos optimistas. Esperamos que la gente se anime porque al fin y al cabo en un barco el distanciamiento social existe por sí mismo, es una actividad al aire libre y navegas con tu círculo íntimo o tu núcleo familiar. Es como si estuvieras en casa”, apunta Laura Moya, socia de Sailways, una empresa de turismo náutico en Pontevedra a la que la pandemia ya le ha pegado un bocado de dos meses del inicio de la temporada.

Ulises Guixeras

Pero a pesar de esos dos meses que pueden echarse de menos, parece que realmente existe un cambio de tendencia. Y aunque el turismo extranjero aún llega con cuenta gotas hasta que la apertura total de fronteras sea un hecho el 1 de julio, lo cierto es que cada vez más empresas están notando este cambio de actitud: según la plataforma de chárter náutico online Nautal, “desde principios de junio se están multiplicando las reservas online de embarcaciones de recreo en alquiler para los meses de julio, agosto y septiembre”, asegura Rodolfo Küstermann, director de Marketing de dicha plataforma. Posiblemente ha ayudado el hecho de que la Secretaría de Estado del Ministerio de Turismo haya publicado ya una guía higiénico-sanitaria frente a la covid-19, dedicada a las actividades náuticas y a las instalaciones náutico-deportivas. 

Ulises Guixeras

La oferta es variada y generalmente puede hacerse a medida, tanto del bolsillo como las necesidades o ganas de aventura de cada uno. “Si tienes el título puedes alquilar el barco sin patrón y si careces de él o no quieres responsabilidades, puedes alquilarlo con patrón profesional”, explica Laura Moya. “Uno puede contratar un viaje a las Azores, pero lo normal aquí es que los clientes opten por navegar la costa que comprende las Rías. En Galicia tenemos la ventaja de contar con costas poco saturadas y explotadas”, especifica. 

Ulises Guixeras

Küstermann, en cambio, cuya empresa opera también en el Mediterráneo, asegura que los destinos favoritos de sus clientes son Ibiza y Formentera. Ambos coinciden en que sus clientes nacionales proceden fundamentalmente de Madrid y Barcelona. Hablamos de un sector que aporta en España 12.000 millones de euros sobre la producción efectiva total y que genera 82.345 empleos directos e indirectos.

Ulises Guixeras

Un sector que hasta hace muy pocos días veía su actividad muy comprometida, a pesar de que muchos integrantes, como Laura, se han mostrado bastante optimistas teniendo en cuenta las condiciones óptimas que supone el mar: “al fin y al cabo, es ir confinado con tu propia gente”, nos cuenta mientras nos enseña uno de los 14 barcos de su empresa en Pontevedra. Escapar al mar nunca pareció una opción tan segura. Y no hay que olvidar que en España, nos recuerda Carlos Sanlorenzo, contamos con 8.000 kilómetros de costa por explorar y descubrir.