Así son los nuevos hoteles de Nueva York que han abierto este 2019

¿Planeando un viaje a la Gran Manzana? Estos son los hoteles más interesantes que han abierto sus puertas este 2019.

Macarena Escrivá
 | 
Foto: David Mitchell

Con 2019 a punto de terminarse, ha llegado el momento de recapitular. De ver qué ha sido lo mejor de este año y qué nos deparará el siguiente. Y por ello, hacemos el balance de lo mejor en materia hotelera que ha abierto sus puertas en Nueva York. Por su originalidad, por su calidad, por su belleza... Estos son nuestros elegidos:

TWA Hotel

D.R.

¿Un hotel de aeropuerto? Sí, pero no uno cualquiera, porque TWA ha llegado para revolucionar el concepto que teníamos hasta ahora. Abrió sus puertas nada menos que en el aeropuerto de JFK, centrándose en una cuidadísima restauración de la histórica terminal Trans World Airlines, que en 1962 proyectó el arquitecto Eliel Saarinen, adalid del diseño de la época y creador de mobiliario como la icónica silla Tulip. Esta terminal, que estuvo en funcionamiento hasta 2001, era sinónimo de lujo y glamour, ya que estaba destinada a los usuarios de jet privados. Con su cierre, pasó a ser considerado como un edificio histórico de la ciudad y hoy ha vuelto a la vida en forma de hotel.

David Mitchell

La arquitectura ya de por sí es impresionante, donde reinan el blanco impoluto con detalles en rojo. El check-in se hace en mostradores iguales a los de facturación de un aeropuerto y cuenta con 512 habitaciones, totalmente insonorizadas y algunas de ellas con vistas hacia la pista de despegue del aeropuerto. Pero hay más, porque han transformado un avión Lockheed Constellation en una coctelería y dispone de una piscina infinity en la azotea con vistas sobre las pistas del aeropuerto. Además podrás visitar su museo, con mobiliario vintage, amenities para el avión y una extensa colección de uniformes de época de las aerolíneas.  

David Mitchell

Hendricks Hotel

David Mitchell

Ubicado a escasos metros de Bryant Park y la Quinta Avenida, el hotel Hendricks abrió sus puertas a mediados de 2019, en pleno corazón del Midtown. Su impresionante arquitectura corre a cargo de la firma neoyoquina Nobutaka Ashihara Architect PC. Mientras el exterior es moderno e industrial, el interior es de lo más cálido, gracias a los detalles con los que cuenta cada espacio, ideados por el diseñador Marcello Pozzi, de Beverly Hills. 

David Mitchell

Te sorprenderán sus 176 habitaciones eclécticas, con numerosas referencias a un safari urbano con animal print, con estampados de cebra o jirafa en los detalles, la madera caoba y el cobre, que traspasan los elementos decorativos y llegan hasta los amenities. Tienes que explorar sus espacios comunes, desde el bar del lobby, hasta su rooftop. En el lobby te espera Paloma, un restaurante de fusión entre cocina argentina, mexicana y peruana, concebida por el célebre chef PJ Calapa. Su propuesta se puede disfrutar, tanto en la sala, como en una terraza presidida por un mural inca del peruano Julio Granados. Triunfan platos como su aguachile de pargo rojo, la tostada de atún o los tacos. Otra de las sorpresas espera en su rooftop, un animado cocktail-bar con vistas sobre Manhattan y con el Empire State como telón de fondo. 

David Mitchell

Moxy East Village

D.R.

Si hay un barrio irreverente y audaz en Nueva York, ese es su icónico East Village. Allí se daba -y da- una mezcolanza de locales de rock and roll, punk y tribus urbanas, que hicieron de él uno de los más populares de la ciudad. Sin duda, este epicentro alternativo sigue más vivo que nunca. Muchos lo conocen como el Williamsburg de Manhattan, porque allí conviven boutiques, galerías de arte, locales underground y estudios de tatuajes. Y precisamente haciendo honor a ese pasado, nace el Moxy East Village, el nuevo hotel del barrio dispuesto a seguir ensalzando ese espíritu de rebelión. 

D.R.

Sus 286 habitaciones de diseño, repartidas en 13 pisos, ofrecen la posibilidad de adaptarse a lo que cada viajero busque, sin perder un ápice del hygge que destilan, convirtiéndose en el perfecto lugar de descanso en tu visita a la Gran Manzana, donde no faltan, toneladas de luz natural que entran por sus grandes ventanales, las fotografías time-lapse de Xan Padrón... Y, entre otras cosas, la posibilidad de pedir un tocadiscos para reproducir los vinilos que encontrarás en los espacios comunes. 

D.R.

Precisamente en los espacios comunes es donde se ve el espíritu millenial y divertido de Moxy. Por su parte, Alphabet Bar & Café, se compone de bar, terraza y zona lounge, donde disfrutar del corazón social del hotel, comer algo de manera informal o tomar un cóctel tras un largo día por la ciudad. Además, podrás probar Cathédrale, su restaurante franco-mediterráneo, inspirado en las décadas de los 60 y los 70. Sígueles la pista, porque en primavera del 2020, van a abrir las puertas de su rooftop, que promete ser uno de los más demandados del East Village. 

Sister City

D.R.

El Bowery neoyorquino ha sido el elegido para abrir las puertas de Sister City, el nuevo hotel hipster de The Ace, que ya cuenta con hoteles en Londres o Palm Springs. Y tiene todo lo que nos gusta de los hoteles de nueva hornada. El exterior nada hace presagiar lo que vamos a encontrar en su interior. Apenas un luminoso nos señala la entrada a Sister City. Nada más entrar, nos topamos con la primera de sus genialidades, una recepción inteligente en la que hacer tú mismo tu check-in, coger la tarjeta de tu habitación y dirigirte a ella. Claro está, que cuentan con personal para ayudarte en el proceso. 

D.R.

La estética de todo el hotel es minimalista. Mandan las maderas y los elementos naturales y todo está donde tiene que estar. Sus 200 habitaciones, son funcionales y confortables, con camas súper cómodas y mobiliario de cerezo italiano, que invitan a la calma y relajación. En la planta baja, encontrarás Floret, su restaurante capitaneado por el chef Joe Ogrodnek, que ofrece un menú de temporada, ejecutado con ingredientes de proximidad y de productores locales. La joya de la corona te espera en el piso 11. Allí se encuentra Last Night, su bar rooftop, abierto para huéspedes y público de fuera, con vistas al skyline de Nueva York y una carta de cócteles de lo más apetecible, creada por Josh Hanover. Tiene una zona cerrada y dos espacios al aire libre, desde donde apreciar los impresionantes atardeceres sobre la ciudad de los rascacielos. 

D.R.