Navidad entre cocoteros

Es el sueño de muchos mortales: al menos una vez en la vida pasar estas fiestas en una idílica playa, al ritmo cadencioso de una hamaca y brindando con piña colada. Éstas son algunos paraísos en los que puedes cumplir tu deseo.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: EM_prize / ISTOCK

Seychelles

Con unos benignos 28 grados y un seductor ramillete de más de cien islas cargadas de exotismo, la palabra invierno en este archipiélago africano sonará a fenómeno extraño. Aunque playas hay para dar y tomar, nadie se perderá la isla de Mahe, la más grande, donde se encuentra la capital, Victoria, protegida por un pico de mil metros… Tampoco Praslin, que además de su coco de mer (una especie de semilla única que puede pesar 20 kilos) presume también de albergar los mejores arenales del mundo. Ni La Digue, famosa por sus formaciones rocosas. Nuestro consejo es sin embargo que te pierdas por sus islas menores.

Jan-Otto / ISTOCK

Samaná (República Dominicana)

El rincón menos explotado de República Dominicana encarna la típica imagen de paraíso tropical, en el que convergen todos sus puntos fuertes: laderas suaves, vegetación lujuriosa, pueblos pintorescos... y playas, faltaría más, un buen puñado de playas salvajes y solitarias, ideales para estas navidades soñadas. Las de Cosón, Frontón, Rincón o el idílico Cayo Levantado se cuentan entre las mejores. Pero también Samaná da para bonitas excursiones como la de salir al encuentro de las ballenas jorobadas o la visita al Parque Nacional de los Haitises.

dibrova / ISTOCK

Isla Mauricio

Esta isla del Índico disfruta ahora del mejor clima del año, así que lo de unas navidades playeras está más que servido. Pero además, aguardan joyas como las cascadas como Chamarel, la rareza geológica de la Tierra de los Siete Colores, el volcán extinto de Troux aux Cerfs... Y ello por no hablar de la lección de convivencia que supone su visita: una población multiétnica (musulmanes, indios, chinos, africanos…), especialmente en Port Louis, que pone la nota de color a estas fiestas.

ISTOCK

Ko Samui (Tailandia)

En la más grande de las islas del golfo de Tailandia, excelentemente conectada con Bangkok, no sólo se puede practicar submarinismo o recibir un tratamiento de belleza oriental sino que además se permite (y esto es lo más tentador) disfrutar de un relajado estilo de vida en sus playas resguardadas por la selva. Nada como este país asiático para unas fiestas diferentes. Además, si coincide en luna llena, la magia estará asegurada.

iSctok

Maldivas

En las antípodas de la tradicional estampa navideña están estas 1200 islas posadas sobre el Índico, al sur de La India, donde la naturaleza está pintada con todos los matices del azul y el lujo con mayúsculas queda materializado en sus resorts. Nadie en su sano juicio podrá acordarse de los polvorones cuando se puede estar plácidamente tomando el sol en este escenario o leyendo un libro desde la habitación mientras los peces de colores desfilan por debajo de tu suelo acristalado.

7Michael / ISTOCK

Islas Fiyi

La arena blanca que las rodea y los atractivos marinos son la faceta más reconocible de este archipiélago de los Mares del Sur. Además, estos parajes cuentan con el añadido de lo remoto y desconocido, con lo que la fiesta también tendrán su toque de escapismo. Para disfrutarlas no hay nada como alojarse en uno de los mejores resort de la isla, donde incluso la cena de Nochevieja tiene, cómo no, ciertos toques exóticos. Las Fiyi son ese lugar que querríamos en algo más que en nuestro salvapantallas.

Cenote Ecoturistico Ik-Kil | Elis_Blanca / ISTOCK

Riviera Maya (México)

Para escapar a la tradicional estampa navideña de nieve y chimenea, es ideal este enclave turístico de la península de Yucatán, famoso por extender, entre Cancún y Punta Allen, un deslumbrante litoral dibujado por arrecifes de coral, aguas de transparencia turquesa y blanquísimos arenales tan suaves como la harina. Pero también por concentrar, a veces sin demasiada mesura, algunos de los mejores hoteles de playa del mundo. Con tales ingredientes, la Navidad en estos parajes sólo puede garantizar un sofisticado relax, con impagables chapuzones en el Caribe.

Jules93/iStock

Bahamas

Su carta de presentación, como buena sucursal del edén, es un mareante laberinto de islas, con un catálogo de playas despampanantes bendecidas por aguas templadas. Así es este archipiélago del Caribe desplegado en forma de arco desde las costas de Florida. Un rincón codiciado en su día por piratas y bucaneros, y donde también la colonización británica ha dejado su huella indeleble.Esto y las compras suntuosas que propicia su capital, Nassau, supone que también deba incluirse en esta lista de playas donde soñar las fiestas.