Mongol Raid 2019. La mayor aventura del planeta a cuatro ruedas

Un coche pequeño. Una mochila. Y el mundo entero a tus pies. Aquí no hay carreteras ni asfalto. Solo desiertos y montañas. Acantilados y dunas. Ya está todo preparado para la Mongol Raid 2019. La mayor aventura al volante está a punto de arrancar. 

Yolanda Guirado
 | 
Foto: roman giger - switzerland

Fuera tópicos

Buscar tus límites. Luchar contra los imprevistos. Manejar el frío de la noche. El calor extremo. Temperaturas que no soportan ni siquiera los termómetros. En esta locura, lidiaremos con nuestro copiloto. Durante kilómetros, nuestra única compañía. Eso es Mongol Raid. Una carrera sin una ruta establecida. Tú decides. Eliges elegir. Tú marcas el camino. La línea de salida será en Praga el próximo 21 de julio. La meta se abre en agosto en Ulan Ude (Rusia).

Mongol Raid

No hay otra igual. Esta es la mayor aventura de automóviles del planeta. 16.000 kilómetros por recorrer.  Las montañas más inhóspitas son las carreteras que tendremos que atravesar. Los desiertos se convierten en hostiles circuitos. Nuestro vehículo, un coche tan minúsculo con el que no iríamos ni a la ciudad de al lado. Con él nos embarcamos en esta histórica aventura que lleva ya 15 ediciones. Paradojas de la vida.

roman giger - switzerland

En esta carrera lo importante no es ganar. Y no. No es un tópico. A la otra punta del planeta vamos a ponernos a prueba. En cada kilómetro que recorremos. Aquí cuenta seguir vivo en cada etapa. Y llegar sano y salvo al final. Cuando los apoyos desaparecen, afloran los riesgos. Por todas partes. A prueba, la salud de los participantes. La vida, en riesgo. Esto es parte de la aventura. De una verdadera aventura.

La aventura jamás vivida

Dentro del caos, también hay reglas. El motor de los vehículos no puede superar los 1000 cc de cilindrada. La moto es otra opción. El máximo son 125cc. Nadie dijo que la mayor aventura del mundo fuera fácil. La asistencia brillará por su ausencia en estos días. Y como esta es una carrera solidaria, hay que recaudar 1000 libras para asociaciones benéficas. Más difícil todavía. Cuando todo termine, tendremos que volver a casa con el coche. (No está permitido dejarlo en el lugar de destino).

Mongol Raid

Llega el esperado día. El rugir de los viejos motores con una capacidad mínima nos indica que ya estamos en la línea de salida. Seguramente, nuestro coche no aguante la aventura y nos quedemos perdidos en el desierto hasta encontrar la salida. O este sea su último viaje. Cuanto más viejo sea el coche, mayor será la aventura. Es uno de los lemas de este Raid. Lo que cuenta es arriesgar. Morder el barro. Caerse y volverse a levantar. Una y otra vez.

Mongol Raid

No hay refuerzos. No hay ruta establecida. No hay garantía de que lleguemos al final. Y sin embargo, es difícil negarse. Porque Mongol Raid es algo que se cruza en tu camino en un momento de tu vida. Una experiencia que siempre estuvo ahí. Esperándonos. Nunca la buscamos. Aparece en forma de necesidad cuando estamos realmente listos. Y entonces sí. Es nuestro reto.

Ponte a prueba

El primer día es el peor, nos cuentan los pilotos. Y todos se ponen de acuerdo en que hay una pregunta que surge siempre en algún momento: ¿Qué hago yo aquí? (Con lo bien que se está en el Caribe en el mes de julio). Esto no es una playa paradisíaca. Ni se le parece en nada. Pero es una experiencia única. De esas que nos ayudan a vencer el sueño. Los miedos. Un coaching intensivo. 

Mongol Raid

Los mapas no sirven en este mundo prestado por unos días. Tampoco las estrategias. Ni las previsiones. Porque una vez en ruta, todo esto desaparece. Y te encuentras solo. Ante la naturaleza. No sabes dónde está el pueblo más cercano. Ni si esta noche será más dura que la anterior. Porque solo hay un punto de partida y una meta. ¿El resto? Irán. Pakistán. O el Círculo Polar. Todo forma parte del juego.

Mongol Raid

Brillantemente simple. O extremadamente complicado. Según el color del cristal con el que se mire. Un día, la línea de meta aparece en el horizonte. Y entonces todo habrá terminado. Una advertencia: a partir de este momento nada volverá a ser igual.

roman giger - switzerland

https://www.theadventurists.com