¿Qué modelo Seiko Prospex encaja contigo?

Capturar el instante perfecto tras lograr la cima de la montaña más alta del mundo es posible gracias a una cámara de fotos y tener el recuerdo de la hora, el minuto y el segundo exacto se puede saber si en la muñeca se viste un reloj Seiko.

Bego Contreras para Seiko
 | 
Foto: Seiko

Desde la creación de su reloj de buceo, la marca de relojería japonesa ha comenzado a elaborar piezas con la resistencia necesaria para las condiciones más extremas del planeta. De hecho, el rendimiento ha sido probado en algunas de las condiciones más duras y por muchos aventureros. Naomi Uemura, en 1970 no solo desafió a la fuerza humana, tras conquistar la cima más alta de cada continente, sino también, fue un visionario que lo hizo bien acompañado por un reloj de buceo Seiko 6105.

Después, en 1975 se lanzó el primer reloj buzo de 600M del mundo con caja de titanio y protector de caja exterior, resistente al agua y a los golpes. Todo un desafío para que los buzos profesionales pudieran conocer el tiempo exacto de inmersión. La fiabilidad a grandes profundidades ha sido comprobada en ensayo por JAMSTTEC, la Agencia Japonesa para Ciencia y Tecnología Marítimo-Terrestres. Llegando así, a convertirse en el reloj de buceo de Seiko estándar global como resultado de 50 años de innovación.

Seiko

‘Keep going forward’, sigue adelante en inglés, ha definido toda su trayectoria en el diseño excelente por naturaleza e impulsado por la pasión, la innovación, la precisión y el lujo en su máxima espiritualidad.

Hoy, Seiko muestra en la colección Prospex reinterpretaciones modernas de tres relojes de buceo legendarios de 1965, 1968 y 1970, estimulados por el diseño de los glaciares que aventuraron estos pioneros y que dan forma a los paisajes terrestres y marinos del Ártico y la Antártida.

Modelo SPB297J1

La delicada herencia del reloj de buceo de 1965 está representada en el color azul intenso de la esfera, con matices plateados para indicar el paso del tiempo. El poder y la belleza de los glaciares polares se cautivan a la perfección en las esferas con patrones intrincados. Es una reinterpretación Save the Ocean 1965 para los amantes del riesgo y buscadores de aventuras en el agua, en el cielo o en tierra que quieran disfrutar de un 40.5mm automático de acero.

Seiko

Modelo 299J1

Los colores de la esfera y el bisel recuerdan el magnífico paisaje de la Antártida.


Una esfera azul claro y un bisel azul más oscuro embellecen la nueva reinterpretación moderna del emblemático reloj de buceo de 1968 Seiko que tenía una resistencia al agua de 600m y un movimiento automático de 10 alternancias. Igual que el modelo de 1968, la caja también es monobloque, y está equipado con un bisel giratorio unidireccional y una corona de protección atornillada, ideal para buceadores profesionales y recreativos.

Seiko

Modelo 301J

Una esfera blanca que captura el paisaje marino glacial del Ártico está colocada en la misma caja que el clásico de 1970 que demostró su fuerza y ​​resistencia cuando lo usó el aventurero japonés Naomi Uemura en los años 1974 a 1976 durante la carrera de 12 000 km en un trineo tirado por perros desde Groenlandia hasta Alaska. Además, recordamos que el reloj de buceo cuya forma asimétrica de caja protegía la corona en la posición de las cuatro horas. Su sólida construcción, sus manecillas e índices luminosos y su resistencia al agua hasta 150 metros generaban las mejores condiciones para una resistencia y visibilidad excepcionales.

Seiko

Seiko Prospex no solo fabrica relojes ideales para los vividores, sino también se preocupa en conservar los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible. Para ello, apoya diversas actividades de conservación marina mediante su iniciativa "Save the Ocean" con el objetivo de preservar y proteger los océanos para las generaciones futuras y recompensar a la comunidad de buceadores.

Tags:

seiko