Mercadillos que transportan a la época prerromana

Las culturas de los pueblos que habitaban la península antes de la llegada de los romanos se apoderan de las calles de estos municipios durante sus famosos mercados temáticos.

Miryam de Muro
 | 
Foto: ManuelVelasco / ISTOCK

En casi todos los pueblos de España se celebran ocasionalmente mercadillos medievales, sin embargo, cuesta toparse con un mercado íbero o celta. Antes de la romanización de la península ibérica, numerosas culturas convivían en el territorio denominado “Iberia” por los griegos, y que actualmente ocupan España y Portugal. Para honrar las tradiciones ancestrales de los pueblos prerromanos, en algunos municipios españoles se programan ferias con actividades y mercados que recrean la cultura de sus antepasados.

Luna Celta de Solosancho, Ávila

El pueblo de Solosancho reúne anualmente a todos sus habitantes, y a centenares de curiosos, en torno a la festividad de la Luna Celta, a finales del mes de agosto. Las gaitas animan las calles de Solosancho, que se llenan de puestos ambulantes de temática vetona. Todos los vendedores y participantes en las actividades oficiales se visten con pieles y telas holgadas para recrear el pasado celta del territorio. La Luna Celta finaliza con dos espectáculos de teatro en el altar de sacrificios, en lo alto del castro de Ulaca.

 

Una publicación compartida de Maisci (@maisci) el

Festival Inercéltico de Avilés y Comarca, Asturias

La cultura celta invade a los avilesinos durante el mes de julio, cuando se convoca el Festival Intercéltico y la música folklórica se apodera de las calles gracias a las bandas locales. Grupos nacionales e internacionales de música celta también se dan cita en la ciudad asturiana, donde se convocan conciertos multitudinarios. Los ciudadanos se ponen el kilt y acuden al mercado celta, donde se puede degustar buena gastronomía tradicional al tiempo que se disfruta de los espectáculos callejeros. También se celebran numerosos espectáculos, exposiciones y jornadas gastronómicas en torno a la cultura celta, por lo que ha sido declarada de interés turístico por el Principado de Asturias.

 

 

Una publicación compartida de julian (@yoncoo) el

Feria Íbera Lakuerter de Andorra, Teruel

El parque arqueológico de El Cabo, en el cerro de San Macario, da origen a esta feria de la localidad turolense. Más de 2.000 personas participan en este evento que honra los clanes íberos del siglo V a.C., denominados con especies diferentes de animales como el buitre o el toro.  Con vino, meriendas y danzas junto al fuego se honra a la diosa Epona, divinidad celta de los caballos, la naturaleza y la fertilidad. Pero uno de los eventos que más turistas atrae es el mercado íbero, repleto de elaboraciones artesanas de todo tipo, desde quesos y cecinas hasta abalorios con cuero y tejidos de lana.

Fiestas de Viriato de Guijo de Santa Bárbara, Cáceres

En honor a Viriato, líder del pueblo lusitano nacido en Guijo de Santa Bárbara, el ayuntamiento de dicha localidad convoca el mercadillo vetón, un evento gastronómico y cultural celebrado durante un fin de semana del mes de mayo.

Los habitantes de esta localidad extremeña participan en actividades como el concurso de decoración de viviendas -acorde a la cultura vetona- o los pasacalles. Los conciertos de folklore y música celta invitan a saltar a los turistas que pueden completar su experiencia con una visita al poblado celta de Pimesaíllo.

Estellez / ISTOCK

Mercado de la Prehistoria de Antequera, Málaga

Desde 2015, Antequera acoge el primer mercado prehistórico de España. El conjunto arqueológico de los Dólmenes de Antequera fue declarado en 2016 Patrimonio Mundial de la UNESCO. Para ensalzar este maravilloso legado, los antequeranos se cubren con pieles y acuden al mercado prehistórico en el que se ofrecen productos andaluces artesanales, joyería y objetos de decoración que imitan los motivos empleados por nuestros antepasados, como cenefas en colores negros y ocres, o la representación de animales bidimensionales con los que pedían una caza provechosa a los dioses.

Este evento se celebra un fin de semana de de octubre y dedica cada día a uno de los períodos en los que se dividen las tres edades (Edad de Piedra, de Bronce y de Hierro).